ERASE UNA VEZ, QUE SE ERA…

 

….” Erase una vez en un hermosos paraje, donde en el agua cristalina del lago siempre se reflejaba la Luna, un día una triste dama se acercó a la orilla del lago y viendola reflejada le dijo…

_¡Qué hermosa eres, siempre tan gallarda, siempre tan segura de ti misma, das luz al que lo necesita y cobijo a los enamorados!

Pero la Luna viendola tan triste y apagada, se acercó a ella y le dijo.

_Mi querida dama, yo también me apago y me hago pequeña, yo también dejo de lucir y decaigo como crepúsculo en la noche y los enamorados no me cobijan en su seno, y no puedo alumbrar a quien me necesita…Yo también me hundo en mis pesares, me quedo triste y desolada.

La dama se queda perpleja y no entiende el por qué de sus palabras; ¿cómo es eso? ¿cómo una luna tan expléndida puede quedar triste y sola?.

La Luna vio que no comprendía, así que con su luz rodeó el cuerpo de la dama y la cobijó contra sí, y en susrurros le dijo.

_Mi querida niña hermosa.

No siempre lucimos igual, cuando somos grandes y poderosos y nos sentimos así  nuestra luz es enorme y plena, alumbramos a quien nos necesita, damos cobijo a quien nos lo pide, alegramos los corazones apagados por el desamor y aportamos belleza y tranquilidad con nuestra presencia.

Pero no siempre somos así.

Perdemos nuestro poder cuando nos dejamos abatir, nos hacemos más pequeños porque no lucimos como antes, no estamos plenos de energía y no nos prestan atención cuando perdemos nuestra belleza y fulgor.

Pero mi niña hermosa, aunque te sientas desolada y creas haber perdido tu explendor, mira dentro de tu pecho, porque ahí siempre habrá una luz incandescente que te alumbrará siempre y hará que nunca estés sola, porque volverás a ser como antes, bella, grande y explendorosa, desbordando luz y candor allá por donde pases.

 

La dama, resbalándole una lágrima por su mejilla le dijo.

_Luna, eres lo más bello y puro que hay, tus palabras me dan tranquilidad y entereza para seguir, me he dado cuenta que aunque mi luz se apague, siempre estará dentro de mi la misma luz que he perdido por fuera.”

 

No es solo un cuento, algo narrado y nada más, quiero con esto, llegar a expresar el sufrimiento que cada uno de nosotros pueda tener cuando algo dentro de nosotros se apaga.

A veces pensamos que estamos solos, que nadie nos comprende y que apartándonos del camino encontramos el nuestro.

Pero no siempre es así, en cada paso que damos, sea bueno o malo para nosotros, es un paso para ver más allá de lo que és.

Siempre hay alguien que te extiende esa mano que te haga sentir otra vez que ese eres tú, que dentro de tí eres el mismo, la misma persona fuerte y con luz propia.

No hay que dejarse vencer por las muchas vicisitudes de ésta, nuestra vida, porque cada una de ellas es una más para demostrar que tú estás aquí y ese eres tú.

Que nada ni nadie haga que apague esa luz que perennemente luce en tu corazón.

 

_Luna___Sol__ERNESTO_Luna____Sol__Luna___SolAnimadas_419526387_HbJXfBvuFTHw

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: