El borracho.

Charles Henry Bukowski: Apuntes sobre la sinfonía del asco

Una poesía digna de ese nombre comienza
por la experiencia de la fatalidad.
Sólo los malos poetas son libres.
­E. M. CIORAN

Bukowski, el llamado último escritor maldito de Estados Unidos, está sentado
entre varios escritores(as), personalidades e intelectuales famosos. Entre
ellos está el psicoterapeuta que trató a Antonin Artaud hasta la locura
­literalmente­. Bukowski lo mira con horror. Estira las piernas. Lleva
varias horas de beber incansablemente. El moderador de la charla luce
ansioso e incómodo. El viejo Bukowski pide una botella de vino y convida a
su anfitrión un poco. Este lo rechaza. Comienza la charla.
¿Considera que el trabajo literario de X ­una escritora presente­ es bueno?
Bukowski responde a lo solicitado dirigiéndose a la aludida. Déjame ver tus
piernas y lo sabré. El moderador luce irritado. Bukowski no deja hablar a
nadie. Se burla de los presentes y hace ruidos y señas de variopinta
confección. El moderador le pide, intentando ser discreto, que se calme.
Bukowski responde poniéndose de pie y desapareciendo de la cargada escena.
Los insultos salen de su boca con ferocidad. Otra tarde normal para el gran
escritor y poeta estadunidense Charles Henry Bukowski; pero no para los
millones de televidentes franceses que, entre divertidos y horrorizados,
contemplan todas las escenas como si en sus abúlicos aparatos algo se
hubiera echado a perder. La solemnidad y el buen juicio habían sido
destrozados durante unos instantes preciosos. Sus vidas ascépticas y
mortalmente aburridas podían respirar de nueva cuenta.
Charles Henry Bukowski, el legendario borracho creador de buena parte de la
prosa más directa y cruda que jamás se haya escrito en la literatura, ha
fulminado la noche de gala literaria en vivo, planeada ex profeso para
comentar frente al exigente público europeo la importancia de su obra. En
las puertas de la estación de televisión Bukowski saca la navaja que trae
consigo y grita como poseído: Déjenme salir. Déjenme salir, malditos.
Consternados, los empleados de la estación televisiva y los serviciales
guardias de seguridad lo ayudan a salir. Y lo adoran. Después de todo, sólo
alguien como él podía pasar en segundos de invitado de honor a invitado de
horror. Esta es una típica escena de la vida de cualquier borracho, dijo
Bukowski más tarde, al ser cuestionado por la naturaleza de sus actos en
aquel celebérrimo programa literario, lo que pasa es que no a todos los
borrachos los persigue una cámara y un público; ya ni recuerdo qué pasó. Al
otro día, los principales diarios de Francia y buena parte de Europa
comentaron maravillados el hecho. El muy popular pero adormecedor programa
de televisión cultural había sido revivido por un huracán de carisma
inobjetable. Un huracán fabricado con los vientos reconfortantes y
destructivos del alcohol.
El infame horror de la sobriedad
En una ocasión un extraño conocido que me regaló la novela Hollywood de

Bukowski, me dijo ­y lo pude comprobar en los garabatos de la tarjeta que
transportaba entre las hojas del libro funcionando a manera de breve
separador­ que le divertía enormemente estar llevando la cuenta de cuántas
veces y cómo ante cualquier razón o pretexto salía a relucir el tema del
alcohol en dicho libro, sea que lo estuviera consumiendo o compartiendo o
extrañando, o todo a la vez. En menos de cien páginas de lectura llevaba ya
una cuenta de más de 40 momentos alcohólicos de diversa manufactura. La
compleja presencia del alcohol en el trabajo literario de muchos de los más
grandes escritores y poetas es un hecho fundamental. Hemingway, Céline,
Dostoievsky, Morrison, Miller, etcétera, etcétera. Según diversos
especialistas en el tema ­doctores, psiquiatras y alimañas similares­ el
escritor destaca entre los artistas como un ente de sensibilidad exacerbada
que se atreve a no tolerar la crudeza cotidiana de la vida; al menos no sin
recurrir a la droga legal, favorita de la hipócrita sociedad actual. Basados
en la errónea concepción de que el alcohol es un excitante ­como sí lo son
en cambio la cocaína, el café, el cigarro y hasta el té­, olvidamos el
poderoso relajante-deshinbidor que es en realidad el alcohol, un adormecedor
que altera los sentidos a fuerza de entumirlos. En la vida descaradamente
expuesta del alma creadora ­especialmente en la vida de la literatura y de
sus esclavos­ un continuo analizar, teorizar y retratar la patética raíz de
la existencia ­suponiendo que se sea un escritor real, es decir uno que no
escriba sobre ensoñaciones mentales­. Requiere fuerzas más allá de lo
normal, escudos emocionales no aptos para cualquiera y que, si no se
adormecen de vez en vez, llevarán muy probablemente al manipulador del
alfabeto a la locura, o peor aún, a una agregaduría cultural de una
embajada. Según los especialistas y los psicólogos ­esos orates titulados
que pretenden dominar los entresijos de la desesperación­ tal es el casi
incaptable destino del que opta por escribir los detalles de la farsa
existencial. Es muy interesante saber entonces que, al comentar sobre su
alcoholismo feroz, Charles Bukowski decía sin ambages que sólo era una
manera de pasar el tiempo.
La muerte, el dinero, las apuestas, las mujeres y otros engaños
¿Qué otra cosa hacemos los habitantes de este sanguinario planeta que jugar

a matar el tiempo, mientras el tiempo hace exactamente lo propio, resultando
además y siempre el único triunfador? A través de su narrativa truculenta y
exquisitamente baja ­y también de su poesía frenética­, Bukowski halla el
peso neto de la vida: siempre se pierde, sin importar las ganancias
económicas o la fama o los logros y el éxito. Al final del camino sólo nos
espera un cadáver trasquilado por la dureza del camino, una tumba abierta
para la engorda de los gusanos, y para mayor mala suerte, hasta con la
presencia de familiares y demás fantasmas que sólo remarcarán nuestra
soledad amortajada. Pero claro, siempre existirá la esperanza de morir ante
el contacto liberador de un estúpido balazo. Morir antes de que nos
convirtamos en caricaturas fosilizadas. Bukowski analiza a fondo la materia
sucia de la vida, sin teorizar ni filosofar, sin la necesidad de la agresión
del pensamiento. Bukowski descubre a la vida básicamente como un mal viaje,
un mal pasón experimentado por los humanos idiotizados ante el paso
enajenante de la rutina y de sus demonios disfrazados de progreso, moral y
superación. En el cuento Un mal viaje que se puede leer en el libro de
relatos La máquina de follar (Anagrama 1999), escribe lo siguiente ­se
refiere evidentemente a las drogas llamadas fuertes:
…en el fondo, la mayoría de los malos viajes se deben a que el individuo
ha sido moldeado y envenenado previamente por la sociedad misma. Si un
hombre está preocupado por la renta, las letras del coche, los horarios, una
educación universitaria para su hijo, una cena de doce dólares para su
novia, la opinión del vecino, levantarse por la bandera o qué va a pasarle a
Brenda Star; una pastillla de LSD probablemente lo vuelva loco, porque, en
cierto modo ya lo está…, ¿un mal viaje? Todo este país, todo este mundo,
es un mal viaje, amigo. Pero te meterán en la cárcel por tomarte una
pastilla.
Bukowski emplea su inteligencia desolada para detenerse en la consideración
de los hechos tangibles de la vida; no en las taimadas y falsas esperanzas o
en las sórdidas ilusiones que a diario se venden en el mercado de los
ingenuos. Bukowski sabe que el paso del humano por la Tierra es, a fin de
cuentas, una cruenta comedia que se alimenta día a día con los nuevos
humanos que en cantidades nauseabundas llegan a cada segundo a nuestro
enfermo planeta. El humor mordaz y las pinceladas negras en la escritura sin
concesiones de Bukowski desnudan de manera precisa el cadáver apestoso del
Rey de la Creación. Un rey leproso mejor representado en el macho, en ese
varón enclenque que vive sometido a los designios volubles de la mujer y de
su jefe; un fulano que añora abandonar el anonimato a través de una familia
que lo atrapará por el resto de sus días; un animal acomplejado que tragando
los orines del amor hallará el veneno que satisfará su ego y su necesidad de
cadenas. Es en ese marco de cosas que no existe nada como el dinero para
catalizar la basura existencial, la necesidad patética de complacer a los
demás a través del despliegue de una cartera bien nutrida. La lucha de
Bukowski por el dinero es la lucha del perdedor, la lucha del negado al
triunfo, la lucha del forajido que cree en las apuestas de caballos como en
la redención del orgullo hecho jirones.
Bukowski, quien experimentó al final de sus días la extática amargura de
verse obligado a manejar un Mercedes Benz y a vivir en una casa con jardín,
denuncia en sus libros, con habilidad y entereza no exenta de
contradicciones, todos los engaños de la vida, y en esa denuncia cava su
propia tumba. La tumba del renegado holgazán. La tumba del nihilista que va
al circo sólo para ver morir a los equilibristas.
La vida, consternación y risas
La escritura de Bukowski se alimenta de una elocuente y desenfrenada

experiencia de vida, marcada desde su nacimiento en Alemania, que toca fondo
en un cúmulo de historias que se antojan exactas y faltas de tontas
pretensiones literarias y de trascendencia, que se perciben como el corazón
de un deleite liberador por contar historias, por hablar de la vida y de sus
gajes, por vaciarse vomitándose saludablemente sobre el lector para
contaminarlo con la sabiduría que sólo da la práctica. Bukowski se divirtió
indudablemente al escribir y también se convirtió en un asesino virtual que,
sin empacho ni trabazón, escribió sobre el sexo, el aburrimiento, la mugre,
los traseros apestosos, los impuestos, las carreras de caballos, los viajes,
los filósofos, los miserables estadunidenses, los ricos estupidizados a
fuerza de hundirse en su bonanza, las mujeres y sus trucos letales, los
engreídos artistas, la ausencia de Dios, los intelectuales que publican
revistas que nadie lee, etcétera, etcétera. El consabido fraude de la vida,
pero escrito y descrito de manera impecable y sin mayores adornos. Textos
escritos con filo y sin depuraciones preciosistas. Carne arrancada de las
vísceras aplastadas de un humano cualquiera. Humano primero, borracho
después, escritor en las últimas, Bukowski fue una portentosa y muy
afortunada aparición en el mundo de la delicadeza literaria: en sus excesos
vivenciales hay verdades que queman cauterizando lo falso, en sus gráficas
descripciones sexuales hay una desacralización cálida de la vida que sólo
admite consternación y risas. A pesar de esto, Bukowski sin ser en manera
alguna un escritor elitista ­su prosa es fresca, innovadora, sin
rebuscamientos tediosos y además, por si fuera poco, terriblemente
divertida­ no es para cualquiera. Se requiere una mente en óptimo estado
desencantado, en franca rebeldía neuronal; un corazón no mojigato y una
necesidad de ver más allá de lo que todo el sistema ­englobado en la tríada
del infierno de infiernos: familia, religión y sociedad­ quiere que se vea.
Cuatro libros en contra
Los libros de Bukowski pueden servir, entre otras cosas, para darnos cuenta

de que sí hay una vida más allá de las manos incestuosas de los padres, más
allá de la esclavitud quincenal controlada por un reloj checador y más allá
de un Dios que, seguramente, después de mil intentos por enmendar Su error
al habernos fabricado, nos ha abandonado hasta nuevo aviso. La partitura de
la sinfonía del asco ­ese hato de flatulencias, excrecencias, impulsos,
tonterías y credulidades de la cotidianidad reflejadas en la narrativa de
Bukowski­ quedó vilmente interrumpida el 9 de marzo de 1994, pero hay más de
6 mil millones de razones para que se siga interpretando día a día. Aquí hay
un breve resumen de algunos de sus mejores libros (desafortunadamente
traducidos por españoles, pero absolutamente conseguibles gracias a la
fuerza de Editorial Anagrama):
La senda del perdedor ­Palizas, abusos, decepciones, hipocresías y todas las
clásicas joyas familiares que provocaron la furia básica de Bukowski, están
aquí en la forma de una punzante novela que, enmarcada en una Norteamérica
orgullosa de irse a morir en una guerra, conmueve y desgarra más allá de lo
concebible.
Mujeres ­A Bukowski siempre se le tachó de misógino ­honor que él rechazaba
frecuentemente­ simplemente por retratar a las mujeres tal y como son. La
polémica arrecia en este soberbio libro desde su premisa inicial: tenía 50
años y no me había acostado con una mujer desde hacía cuatro. Indispensable
preparar los pañuelos para los frecuentes ataques de risa, y de ira.
Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones ­Libro de cuentos saludablemente
maniáticos que lo mismo obsesionan que humillan, lo mismo acaban con las
seguridades emocionales que se pudieran conservar, que lo obligan a verse en
espejos multiformes embarrados con sangre y estiércol que ocultan oro puro.
Apto para leerlo en voz alta a abuelitas descocadas.
Escritos de un viejo indecente ­Experimentación pura. Dolor y muelas
partidas. Cero signos de puntuación. Historias absolutamente concebibles si
se ha visitado el hospital para morir a los 33 años. En este libro de
relatos no hay reglas preconcebidas ni hay manera de saber qué demonios
sigue. Fuerza brutal cincelada con diamantes, la narrativa de Bukowski
eclosiona hasta el punto de hacernos desear ver a la noche fornicando con el
día y sin red de seguridad.

 El borracho

TITULO ORIGINAL Barfly
AÑO
1987  
DURACIÓN 97 min.
PAÍS   
DIRECTOR Barbet Schroeder
GUIÓN Charles Bukowski (Biografía:  Charles Bukowski)
MUSICA Jack Baran & Varios (W.A.  Mozart, Händel,

 Gustav Mahler, L.V. Beethoven)

FOTOGRAFÍA Robby Müller
REPARTO Mickey Rourke, Faye Dunaway,  Alice Krige, Jack Nance

, Frank Stallone, J.C. Quinn,

 Sandy Martin, Pruitt Taylor Vince

PRODUCTORA The Cannon Group / Zoetrope Studios

 

 

 
 

GÉNERO Y CRÍTICA

 

Drama biográfico / SINOPSIS:  Joven escritor alcohólico y genial,

 Henry Chinaski pasa su vida

 en los bares. Su preferido

 es el “Golden Horn”, frecuentado

 por un variado grupo de vagabundos,

 prostitutas y otros desechos de

 la sociedad. Henry se lleva muy

 bien con Jim, el barman de día,

 pero discute frecuentemente con

 el barman de noche, Eddie,

 iracundo y fanfarrón. Sus peleas

 son objeto de apuestas por parte

 de sus clientes. Cuando gana,

 Henry gasta su dinero recorriendo

 el resto de bares del barrio.

 Así es cómo encuentra a Wanda,

 una mujer todavía bella y tan

alcohólica como él. (FILMAFFINIT

Hank Chinaski es escritor.

 Crea poemas y relatos que

 luego envía a revistas literarias,

 pero éstas siempre rechazan su

trabajo. Para pagar las pensiones

 baratas en que malvive y su

 adicción al alcohol, acepta trabajos

 temporales como obrero, portero

 o taxista, aunque nunca dura

 demasiado en ellos. Sus motivaciones

 vitales no pasan por trabajar para

 tener dinero con el que comprar

 cosas caras; a él le gusta apostar

 en el hipódromo, amar

apasionadamente

 a dos mujeres, Jan y Laura,

 a quienes

 les gusta tanto la bebida

 como a él,

 observar las pequeñas

 cosas y escribir,

 siempre escribir. Hank

 piensa que

 sólo se puede vivir de

 verdaes

i uno está dispuesto a

 llegar hasta

 el final, arriesgándolo todo sin saber

 si te vas a quedar solo y sin nada.

 Después de que Jan, su gran amor,

 le abandone por otro hombre,

 Hank recibe una inesperada llamada

 de una prestigiosa revista literaria.

 (FILMAFFINITY

“Posiblemente una de las mejores

adaptaciones de un trabajo

 de Bukowski, incluso comparable

 a su propio guión de ‘Barfly’

(El borracho, 1987) (…)

 de humor taciturno y

sorprendente

calidez” (Leslie Felperin: Variety)
—————————————-
“Una película honesta y limpia,

 un poco académica para contar

 historias tan tortuosas, es cierto,

 pero no menos efectiva.

 El borracho

Charles Bukowski (1920-1994)

fue el último escritor “maldito”

 de la literatura norteamericana.

 Ha sido comparado con

 Henry Miller, Céline y Hemingway

, entre otros autores, y ha inspirado

numerosas películas como

 Barfly de Barbet Schroeder y

Ordinaria Locura de Marco

Ferreri. Durante cinco décadas,

 sus libros fueron mordientes

 crónicas del lado salvaje de la vida,

 y le ganaron millones de devotos

 lectores en todo el mundo.

 Pero como él mismo indica

 en alguno de sus libros

 autobiográficos (como en su

 diario o en el relato de su gira

 europea) fue en Europa donde

 lo descubrieron. Los lectores

 americanos siempre tuvieron miedo.

En un artículo publicado en el

 periódico californiano San Francisco

 Chronicle se puede leer

 la siguiente reseña:

“Ningún escritor norteamericano

 contemporáneo ha descalificado

 el sueño americano con tanta

perseverancia como

 Charles Bukowski.”

Seguramente fue por la osadía

 de Buk que surgieron sus lectores

 en América: murió en una gran

casa de Hollywood a los 73 años

. Vivía con una hermosa mujer

 y estaba rodeado de gatos.

 

POEMA DE CHARLES BUKOWKI.

pájaro azul

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quédate ahí dentro, no voy
a permitir que nadie
te vea.
hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo le echo whisky encima y me trago
el humo de los cigarrillos,
y las putas y los camareros
y los dependientes de ultramarinos
nunca se dan cuenta
de que esté ahí dentro.
hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quédate ahí abajo, ¿es que quieres
hacerme un lío?
¿es que quieres joder
mis obras?
¿es que quieres que se hundan

las ventas de mis libros
en Europa?
hay un pájaro azul en mi corazón
que quiere salir
pero soy demasiado listo,

 sólo le dejo salir
a veces por la noche
cuando todo el mundo duerme.
le digo ya sé que estás ahí,
no te pongas
triste.
luego lo vuelvo a introducir,
y él canta un poquito
ahí dentro, no le he dejado
morir del todo
y dormimos juntos
así
con nuestro
pacto secreto
y es tan tierno como
para hacer llorar
a un hombre, pero yo no
lloro,
¿lloras tú?

 RECOMIENDO QUE LA VEAIS

 YO LA TENGO

Y LA HE VISTO INFINIDA

 DE VECES.

ERNESTO.

Anuncios

IMAGENES

 
 
 
 
ERNESTO.

CARAMELOS DE MENTA.

CARAMELOS DE MENTA”El calor del sol

vespertino acariciaba

 su tierna piel acunándola en

un dulce adormecer, alejándola de los ecos de las voces que la

llamaban. Era feliz. Su felicidad se podía atrapar en sus sonrientes

y rosados labios, en su negro cabello ensortijado liberado de unas

perfectas trenzas, en sus brazos y sus pies refrescados por la húmeda

hierba… Inocencia. ¿Era feliz o inocente? Ambas cosas. La inocencia

es felicidad cuando tan sólo se tiene 8 años, como ella, pero aún es

pequeña para saberlo y sigue disfrutando del placentero sueño que le

proporciona los rayos del sol hasta que, la sigilosa brisa susurra

con mimo su rostro, despertándola cariñosamente con un mensaje un

tanto incomprensible: caramelos de menta. -”¿Caramelos de menta?”-

pensó para sí y, sin saber porqué se levantó de un respingo, dejó que

sus pequeños pies caminaran por la vereda hasta llegar a la alameda,

donde se sentó en una cómoda piedra bajo la frígida sombra. Recogió

con sus manos un puñado de piedrecitas, lanzando una a una al río,

intentando romper el silencio de las rumorosas aguas con el chapoteo.

      -¡Eh! ¡Me vas a sacar un ojo!-exclamó una voz desde la

indivisable orilla del río. Era él, otro feliz inocente que

disfrutaba del arrullo del sol.

      -¡Perdona, no era mi intención molestarte! ¡Tan sólo

descansaba un rato antes de seguir buscando!-gritaba desde lo alto la

niña.

Él, aún adormecido, se levantó con torpeza y corrió hasta ella:

      -¿Qué buscas? Por aquí no hay nada que encontrar, nada

interesante que buscar.

      -No sé que busco, tan sólo sé que me he despertado con la

necesidad de buscar caramelos de menta.

      -¿Caramelos de menta? ¡Qué cosa más extraña! Si dijeses que

buscabas el jardín secreto…Me lo creería, porque yo busco uno.

      -¿El jardín secreto? ¿Por qué buscas uno?

      -No me gusta lo que veo y siempre he soñado con encontrarlo,

para colgarme en sus ramas, oler sus flores y bañarme en su

lago…Para escapar de lo que no me gusta y ser un poco más feliz-

confesó el risueño niño de ojos verdes.

      -Mmmmmm…-pensó ella mientras sus negras pupilas miraban la

expectante mirada de manzana- ¡Ven conmigo!

Cogió su mano tirando de él mientras corrían por el resplanceciente

verdor de la hierba. Ella sabía donde iba, él no, pero un sentimiento

de miedo, sorpresa y alegría le inundaba el corazón; no sabía porqué

se dejaba llevar por aquella niña que acababa de conocer, pero su

deseo de encontrar el jardín secreto le hizo arriesgar.

Se pararon en seco ante un gran muro invisible por el tapiz de yedra

que lo adornaba. Ella, segura de lo que hacía, levantó una cortina de

enredadera descubriendo una pequeña puerta. Abrió la puerta y, un

lugar de fantasía real se abrió para ellos: los árboles frutales

llenos de frutas; los rosales, azaleas y campanillas les daban la

bienvenida con sus tintineantes aromas; el lago, límpido y cristalino

albergaba los nenúfares mas bellos y, los majestuosos cisnes bailaban

entrelazando sus cuellos. El placer de haberse realizado sus deseos

se tranformó en brincos, risas y sonrisas:

        -¡Guau! ¡Es el jardín secreto! ¡Sí!- él, rió gozoso y

mirándole a los ojos le agradeció el haberle conocido aquel día- He

encontrado mi jardín.

Ella, sosteniendo su rostro entre sus manos y mirándole sus

deliciosos ojos, se acercó y le besó los párpados.

        -Y yo mis caramelos de menta.”

Para Ernesto.

Abr 20 2001 9:43:22 de una amiga .

como recuerdo de ella hoy esta en mi espacio.

ERNESTO.

COSAS DE MI AMIGA YuRiKO

>>Érase una vez, un reino en el que existía un príncipe enamorado de

>>una bella

>>princesa.

>>Un día, el príncipe le preguntó:

>>"Princesa, ¿te quieres casar conmigo?"

>>

>>A lo que la princesa contestó: "¡¡¡ NO !!!"

>>

>>Y el príncipe vivió feliz muchos años yendo a pescar, cazar, jugar

>>billar,

>>fútbol, tenis, ..... todos los días. Hacía el amor con varias

>>amigas, tomaba muchísimas cervezas, se tiraba pedos, se sacaba los

>>mocos,

>>y se rascaba el poto cuando le daba la gana y fue feliz para

>>siempre...

 YuRiK[

"La belleza de una mujer no está en la ropa que lleve, la figura que tenga o en como se peine. La belleza de una mujer debe ser buscada en sus ojos, que son la puerta de acceso al corazón, el lugar donde reside el amor"

1.SEÑORITA: SI SU NOVIO LLEGA BORRACHO Y SE LO PIDE, DESELO...Sí, dele un par de ALKA SELTZER y adiós a esa borrachera.

2.SEÑORA: ¿NO LE ENTRA BIEN? LE MALTRATA LA PUNTA? ¿LE DUELEMUCHO ATRAS? ¿SIENTE DESMAYARSE??... Es porque sus zapatos le quedan chicos, llévelos a la Remontadota Italiana y se los suavizarán.

3.CABALLERO: TIENE PROBLEMAS PORQUE SE LE PARA CONSTANTEMENTE?. Algo anda mal en su reloj, llévelo a la Relojería SUIZA y se lo dejarán como nuevo

4.SEÑORITA: MUCHO CUIDADO, NO SE LO DEJE METER DEL VIEJO... Exija que le den del nuevo y calientico, PAN de la Panadería SANTA MONICA.

5.SEÑORA: SI YA SU MARIDO NO SE LA QUIERE COMER... es porque esa ensalada no tiene el rico sabor de vinagre SALMOL.

6.SEÑORA!!! LE GUSTA QUE SU MARIDO LO TENGA DURO O BLANDO?...No lo piense más, mándele a planchar el cuello de sus camisas con Almidón El Rey.

7.CABALLERO!!! LE DUELE LA CABEZA AL METERLO?...Claro, esto le pasa por no usar sombreros marca PARIZA.

8.SEÑORA! PONGASE EN CUATRO! Si!!! Póngase en CUATRO HORAS de Barranquilla a Maicao, viajando en los confortables buses de PULLMAN BRASILIA.

9.CABALLERO!!! RECUERDE ESE POLVO QUE SE ECHA CON LA MANO... y NO ES PAJA...Es el nuevo POLVO MEXSANA!!!

10.SEÑORITA: SI SU MAMA SE METE EL DEDO, Y SU HERMANA TAMBIEN, No haga Usted lo mismo!!!! USE PALILLOS FIGARO!!!

11. CABALLERO: ¿Sabe por qué a su novia le gusta tocárselo? Porque sabe que

ese disco suena bien en su nuevo EQUIPO SONY.

12. SEÑORITA: No se deje meter ESSO!!! Cuando mande a lubricar su vehículo...exija TEXACO.

13.SEÑORA: Lo que usted siempre quería... Ahora le caben hasta los huevos! Sí, hasta los huevos le caben en su nueva NEVERA ICASA!!!!

14.SEÑORA: LAS QUIERE TENER ARRIBA? NO LE GUSTA QUE SE LE CAIGAN? LAS QUIERE TENER SIEMPRE TEMPLADAS?.. Sus medias sólo lucirán bien templadas con Ligueros LEONISA.

15.CABALLERO! SE LE PARA DE REPENTE? SE LE DERRAMA EL LIQUIDO? Esto es señal de que su carro necesita bujías PRESTOLITA.

16. SEÑORA: DIGALE A SU MARIDO QUE LE ECHE TRES.. Sí! TRES GOTAS DE COLIRIO EYE-MO todas noches en cada ojo y le amanecerán frescos y relucientes!

17.CABALLERO: HAGASELA SUAVE Y PLACENTERAMENTE.. Su afeitada le proporcionará un suave placer con la crema de AFEITAR MENEN

18. SEÑORA: CANSADA QUE LA ABRAN SIN PROBLEMAS? pongale candados "Cerradito" a su puerta y diga adios a los ladrones.

______________________________

>TORO SALVAJE

> > >  Tres amigos estaban reunidos tomándose unos buenos vinitos y entre otras cosas hablaban sobre las mejores posiciones durante el acto sexual.

> >  Uno de ellos dijo: - Para mi, la mejor es el 69!!!

> Otro dijo: - Para mi, la mejor es la del pollito pastando!!!

> Y el ultimo dijo: - No hay nada mejor que la del TORO SALVAJE!!!

> >  Los otros dos amigos lo miraron asombrados y le preguntaron de qué se trataba esa?

> >  El tipo explico: - Bueno, díganle a su mujer que se coloque a cuatro patas y comiencen por detrás, al estilo perrito.... una vez que las cosas se pongan bien calientes, apoyen su pecho sobre la espalda de ella, abrácenla fuertemente... y díganle con delicadeza bien despacito al oído:

> "ESTA POSICIÓN DEJA LOCA A MI SECRETARIA!!!"

> >  Y después, traten de mantenerse encima por mas de 8 segundos!

 

 

ESTAS COSAS SON DE MI AMIGA YuRiKO

 

MAESTRA… ¿QUÉ ES EL AMOR? 

En una de las salas de un colegio había varios niños.

 

Uno de ellos preguntó:

-Maestra… ¿qué es el amor?

 

La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en hora de recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajesen lo que más despertase en ellos el sentimiento del amor.

Los chicos salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:

 

-Quiero que cada uno muestre lo que trajo consigo.

El primer alumno respondió:

-Yo traje esta flor: ¿no es linda?

 

Cuando llegó su turno, el segundo alumno dijo:

-Yo traje esta mariposa. Vea el colorido de sus alas: la voy a colocar en mi colección.

 

El tercer alumno completó:

-Yo traje este pichón de pajarito que se cayó del nido ¿no es gracioso?

 

Y así los chicos, uno a uno, fueron colocando lo que habían recogido en el patio.

Terminada la exposición, la maestra notó que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido quieta durante todo el tiempo.

 

Se sentía avergonzada porque no había traído nada.

 La maestra se dirigió a ella y le preguntó:

Muy bien: ¿y vos? ¿no has encontrado nada?

 

La criatura, tímidamente, respondió: 

-Disculpe, maestra…  Vi la flor y sentí su perfume; pensé en arrancarla  pero preferí  dejarla para que exhalase su aroma por más tiempo. Vi también la mariposa, suave, colorida, pero parecía tan feliz que no tuve el coraje de aprisionarla. Vi también el pichoncito caído entre las hojas, pero… al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre … 

Por lo tanto, maestra, traigo conmigo el perfume de la flor, la sensación de libertad de la mariposa y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito.

 ¿Cómo puedo mostrar lo que traje?

 

La maestra agradeció a la alumna y le dio la nota máxima, considerando que había sido la única que logró percibir que sólo podemos traer el amor en el corazón

___________________________________

QUE HARIAS?

       

¿Qué harías si cada vez que te

               

enamoraras tuvieras que decir

               

adios?

¿Qué harías si cada vez que quisieras

 

a alguien nunca estuviera

ahí?

¿Qué harías si tu mejor amigo muriera

mañana y no pudieras

decirle cuánto lo sientes?

¿ Qué harías si amaras a alguien y

no pudieras

tenerlo?

Algunas personas se enamoran, algunas

personas quieren, algunas

personas mueren, y algunas

personas

aman…

Pero quiero decirte que te quiero, y

que eres una verdadera amiga(O).

Si muriera mañana, estarías en mi

corazón.

¿Estaria yo en el tuyo?…

Humm….. hazlo ahora que es cuando

tienes

TIEMPO ….

porque quizas mañana no puedas …..

y recuerda que la amistad es lo mas importante

por que hay personas que te quieren aunque tu

ni te des cuenta, y si te das cuenta pues bien por

ti por contar con esos amigos tan especiales

Con K-riño

YuR!k0

El pollo y sus consecuencias…!!!!!!

Un niño y una niña asistian juntos a la escuela y ademas eran grandes amigos. en la hora del almuerzo se sentaban juntos y abrian sus loncheras para comer.

Un dia descubrieron que sus mamás siempre les ponian lo mismo:

“Pollo emparedado”.

Paso el

 

tiempo y llegaron a 4o o 5o grado.

Un buen dia la niña, se presento con un emparedado que no era de pollo, y el amiguito la pregunta:

¿Que paso ya te aburriste del pollo?

La niña le contesta: -¡¡No, todavia me sigue gustando!! pero decidi no comerlo porque, ¿sabes? “alla abajo” me estan saliendo plumitas.

El niño quiso verlas y ella se las mostro, -¡¡¡ Ooh si tienes plumitas!!! mejor no comas mas!!

Al cabo de un tiempo, la niña se fijo que el niño ya no comia emparedado de pollo, y le dijo:

¿Oyes que paso que ya no comes emparedado de pollo? ¿ya no te gusta?

¡Oh si, si me gusta!!!! pero…paso que a mi tambien me salieron plumitas “ahi abajo” mira…….. se bajo el calzoncillo y le mostro ala niña. La niña puso enorme cara de susto y angustiada le

dijo:

 

¡¡¡Huyyy tu si estas mal !!!

Pues a ti te salieron plumitas, el pescuezo y las mollejas!!!!.

 YuRiK[

ERNESTO

AMIGOS EN LA RED

AMIGOS EN LA RED

Tu estás al otro lado del mundo,

y mi hoy es tu mañana

Nunca he visto tu rostro personalmente,

ni he escuchado palabras de tus labios

No conozco el sonido de tu risa

o la suavidad de tu suspiro

No sé mucho de ti,

o las costumbres de donde vives

Sólo se que eres amable y dulce,

eres un alma pensativa y afectuosa

Eso es lo que sé de ti.

Aunque nunca nos hemos encontrado,

he aprendido todo esto

viniendo cada día y encontrándote aquí.

No estás aqui en cuerpo y alma

pero como un cuadro luminoso,vienes a mi,

como un mensaje en mi pantalla

Un mensaje con el que puedo contar

para animarme y afrontar mi día.

A través del teclado compartimos

nuestros altibajos,

te he abierto mi ser íntimo, y tu a mi.

Hemos compartido secretos y risas,

así como tristezas y dolor.

Nunca te he visto,

pero siento como si te conociera

de toda la vida.

A la mayoría esto le podrá parecer tonto,

pero les aseguro que no lo es.

Aunque nunca nos hemos encontrado,

siento un lazo entre nosotros,

un lazo que debería haber tomado

años en construír,

pero que se construyó en un

mes o dos.

Un lazo que los amigos de toda la vida deben tener,

Un lazo que me alegro de compartir contigo…

Mi amiga, confidente………

ERNESTO.

IL DIVO

AYER FUI A VER IL DIVO

EN EL PALAU SANT JORDI.

ME QUEDÉ FLIPADO POR EL BUEN

DIRECTO QUE TIENEN, LOS MÚSICOS

SON GENIALES Y LA PUESTA EN ESCENA

INCRÉIBLE. UN BUEN CONCIERTO,

LO RECOMIENDO PARA TOD@S 

AQUELL@OS  QUE OS GUSTE LA BUENA MÚSICA.

 

 

 

 

 

 

 

Il Divo, 1-F.C.Barcelona, 1, en un Palau Sant Jordi casi lleno

Cuatro cantantes líricos, uno español, uno francés, uno suizo y uno estadounidense, que responden al nombre artístico de Il Divo, han conseguido casi llenar el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Si otros artistas como Joan Manuel Serrat suspendieron sus actuaciones previstas para hoy para poder ver el partido de fútbol, Il Divo han preferido desafiar a los Ronaldinho, Deco, Eto’o, Puyol y compañía, y se puede decir que el resultado de la contienda ha sido un empate por la cantidad de público que han atraído hasta Montjuic.
Cerca de 10.000 personas -graderíos llenos y media pista- son muchos si se tiene en cuenta que el espectáculo de Il Divo de presentación de su último disco, ‘Ancora’, en el inicio de la gira española, ha coincidido con la final de la Champions League de fútbol, que ha enfrentado al Arsenal con el equipo local, el FC.
Barcelona.
Tras Il Divo se encuentran las voces del barítono español Carlos Marín, el tenor estadounidense David Miller, el cantante autodidacta francés Sebastien Izambard y el tenor suizo Urs Buhler, fundadores del grupo hace dos años.
Carlos Marín ha sido el encargado de informar al auditorio que en el minuto 75 el equipo azulgrana había conseguido empatar el partido con el Arsenal 1-1, lo que ha provocado el delirio. Minutos después los barcelonistas se han puesto por delante 2-1 y el público ha enloquecido y ha cantado el himno del FC. Barcelona.
Cuando Marín ha comunicado el final del partido con el que el FC.
Barcelona se había convertido en nuevo campeón europeo, todos han coreado el ‘campeones, campeones’ para regocijo del barítono español quien ha espetado en catalán ‘¡Sois cojonudos!’.
Entre el público, muchos seguidores de edad media, pero las jóvenes adolescentes eran legión, como si de un concierto de los Back Street Boys o de El Canto del Loco se tratara, que no han parado de gritar los nombres de sus ídolos, fotografiarlos hasta la saciedad o tirarles flores al escenario, en respuesta a las insinuaciones más o menos descaradas de los divos.
Tras este concierto de Barcelona, Il Divo llevará mañana su espectáculo al Palacio de los Deportes de Madrid y un día después al Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, dentro de una gira mundial de más de 80 conciertos en 58 ciudades de 18 países.
La acogida calurosa que ha tenido esta noche el cuarteto no es una sorpresa pues Il Divo ha situado sus dos álbumes entre los ocho más vendidos en España: ‘Ancora’, su segundo trabajo, ocupa el número 5 de las listas con tres Discos de Platino y 26 semanas entre los más vendidos, mientras que el disco de su debut, ‘Il Divo’, está en el número 8 con dos Discos de Platino y 60 semanas de permanencia en las listas.
La idea de Il Divo no es novedosa, ‘vender’ la lírica más popular a un público alejado habitualmente de los coliseos operísticos, aderezado con canciones populares, un patrón comercial que generaciones anteriores descubrieron con Luis Cobos y su machacona caja de ritmos que sampleaba fragmentos de Mozart, Beethoven, Vivaldi o Strauss; o la experiencia de los Tres Tenores.
Si los Tres Tenores, Josep Carreras, Plácido Domingo y Luciano Pavarotti, optaron por grabar discos y actuar en grandes estadios en el ocaso de sus respectivas carreras, el caso de Il Divo es diferente pues se trata de cuatro cantantes, jóvenes, y a título individual, sin un nombre en la constelación de estrellas de la lírica.
Sobre un escenario con cuatro arcos que explotaba la idea de la ruina arqueológica, dos formaciones orquestales, una rockera y otra clásica de vientos y cuerdas, con directora incluida.
Los temas de su último trabajo, ‘Ancora’, cantados en español, inglés, francés, italiano y latín, han ocupado gran parte de la hora y media que ha durado el concierto del Sant Jordi, desde que han comenzado a las 21,30 horas.
Han cantado clásicos del pop como ‘Unchained Melody’, de The Righteous Brothers, versionada en italiano; ‘Heroe’ (de Mariah Carey), ‘Hasta mi final’, ‘All by myself’ (de Eric Carmen), o ‘Pour que tu m’aimes encore’; o baladas románticas como ‘Isabel’, ‘Pasera’ o ‘Si tú me amas’.
Además, el cuarteto ha interpretado ‘I believe in you’, un tema que en ‘Ancora’ cantan con Celine Dion; un tema del musical ‘West Side Story’ y el ‘A mi manera’ de Frank Sinatra, con el que han cerrado el concierto ataviados al más puro estilo mafioso de Las Vegas con americana blanca y pantalón negro.

ERNESTO.

 

 

 

 

Anteriores Entradas antiguas