Charles Bukowski.I

ERNESTO.
Anuncios

Charles Bukowski II

ERNESTO

Charles Bukowski .III

Charles Bukowski (Andernach, 16 de agosto, 1920Los Ángeles, 9 de marzo, 1994), escritor y poeta estadounidense.

 

Biografía

Charles Bukowski nació en la ciudad de Andernach, en Alemania, un 16 de agosto de 1920. Hijo de Henry Bukowski, militar estadounidense, y de Katherine Fett, una mujer de origen alemán.

Tuvo una serie de problemas en la adolescencia, ya que fue un alemán de padre estadounidense en plena efervescencia nazi en Europa, por lo que en 1922 la familia se trasladó a Los Ángeles, Estados Unidos. De joven tuvo una extraña erupción cutánea por todo el cuerpo que le dejó marcas para toda la vida, pero sin embargo, la marca que llevó dentro fue más fuerte: vivió una terrible infancia, siendo un niño golpeado por su padre. Todo esto, junto con la creciente depresión económica de 1929 lo llevaron a relacionarse de por vida al alcohol.

Bukowski terminó la secundaria, pero luego de ingresar a Periodismo en L.A. City College, abandonó el curso en 1941. Se mantuvo económicamente gracias a una serie de trabajos temporales, que abandonó una y otra vez cuando ganaba el primer premio del hipódromo.

Su primer relato, publicado en 1944, pudo significar una emergente carrera de escritor, pero abandonó la literatura durante diez años, sumergido en el alcoholismo.

Post Office (Cartero), sería su primera novela, publicada en 1971. El éxito de la novela le permitió abandonar su trabajo en la oficina de correos en la que trabajaba y que retrató crudamente en el libro. Post Office es protagonizada por Henry Hank Chinaski, su alter ego y narrador más fiel.

Bukowski fue considerado el último escritor maldito y su obra siempre se centró en un extraño mundo pseudoautobiográfico centrado en su propia vida como un perdedor alcohólico o como un escritor de éxito alcohólico (según la época de ambientación, claro).

Bibliografía

  • It catches my heart in its hands, 1963. (Sin traducción al castellano)
  • Crucifix in a deathhand, 1965. (Sin traducción al castellano)
  • Notes of a dirty old man, 1969. (Escritos de un viejo indecente, Anagrama)
  • Days run away like wild horses over the hills, 1969. (Sin traducción al castellano)
  • Post office, 1971. (Cartero, Anagrama)
  • Mockingbird Wish Me Luck, 1972.
  • South of No North, 1973. (Se busca una mujer, Anagrama)
  • Erections, ejaculations, exhibitions and general tales of ordinary madness, 1972. (Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones, Anagrama)
  • Factotum, 1975. (Factotum, Anagrama)
  • Love is a dog from hell, 1977. (El amor es un perro del infierno and other poems, Aguafuerte producciones, Lima, Peru, 2005)
  • Women, 1978. (Mujeres, Anagrama)
  • Shakespeare never did this, 1979. (Shakespeare nunca lo hizo, Anagrama)
  • Ham on rye, 1982. (La senda del perdedor, Anagrama)
  • Hot water music, 1983. (Música de cañerias, Anagrama)
  • Hollywood, 1989. (Hollywood, Anagrama)
  • The Last night of the earth poems, 1992. (Poemas de la última noche de la tierra, DVD Ediciones)
  • Pulp, 1994. (Pulp, Anagrama)
  • The captain is out to lunch and the sailors have taken over the ship, 1998. (El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco, Anagrama)

Otras obras en castellano:

  • 10 relatos eróticos, Random House Mondadori
  • Lo que más me gusta es rascarme los sobacos Fernanda Pivano entrevista a Bukowski,
  • Bailando con la muerte (A diez años de su muerte)

Poesía:

  • Soy la orilla de un vaso que corta soy sangre (UAM, Col. La abeja en la colmena, México)
  • El mundo visto desde la ventana de un tercer piso (Ed. Hombre que Lee, México)
  • El amor es un perro infernal (Ediciones del milenio, México)
  • Poemas del viejo indecente (Ediciones Culturales, México)
  • El amor es un perro del infierno and other poems (Aguafuerte producciones, Peru)
  • Escrutaba la locura en busca de la palabra, el verso, la ruta (Visor, 2005)

Anagrama

  • Hijo de Satanás, Anagrama
  • Peleando a la contra, Anagrama
  • La máquina de follar, Anagrama
  • Lo más importante es saber atravesar el fuego, La Poesía, Señor Hildago
  • Arder en el agua, ahogarse en el fuego, La Poesía, Señor Hildago
  • El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco, Anagrama
  • Cartero, Anagrama
  • Mujeres, Anagrama
  • La Senda del Perdedor, Anagrama
  • Hollywood, Anagrama

Relacionado:

  • Hank: (la vida de Charles Bukowski), por Neeli Cherkovski, Anagrama
  • Ordinaria Locura película sobre la vida de Charles Bukowski, de Marco Ferreri
  • ERNESTO.

 

Charles Bukowski .IV

 

Sos una bestia, me dijo ella

con tu blanca panzota

y esos pies peludos.

nunca te cortas las uñas

y tenés manos regordetas

uñas como de gato

tu narizota colorada y brillosa

y los huevos más grandes

que he visto nunca.

Arrojás esperma como una

ballena arroja agua por

el agujero de su espalda .

Bestia bestia bestia

me besa,

Qué querés para el

desayuno?

Los Locos Siempre Me Han Amado

Y los subnormales

a lo largo de párvulos

primaria

secundaria

universidad

los no queridos

se prendían

de mí.

Los mancos

los epilépticos

los tartamudos

los tuertos,

cobardes

misántropos

asesinos

fenómenos

y ladrones.

En el trabajo y en

el ocio

siempre atraje

a los indeseables. Me encontraban

y se prendían de mí. Aún lo

hacen.

Ahora en este vecindario

hay uno que me ha

encontrado.

Él merodea

empujando un carrito de supermercado

lleno de basura:

latas abolladas, cintas de zapatos,

bolsas vacías de papas fritas,

envases de leche, diarios, cortaplumas…

“Hey, amigo, cómo estás?”

me detengo y conversamos

un rato

luego me despido

pero él

me sigue.

Paso las cantinas

y los burdeles…

“manténeme informado,

amigo, manténeme informado,

quiero saber qué pasa.”

él es mi novedad.

Nunca lo he visto

conversar

con nadie más.

El carrito traquetea

un momento

detrás de mí

entonces algo

cae.

Él se detiene

para recogerlo.

Entretanto yo

camino por

la puerta principal

del hotel verde de la esquina

cruzo a lo largo

del vestíbulo

y salgo por la puerta

trasera

hay un gato

enmierdándolo todo ahí dentro

absolutamente encantador,

me sonríe.

Los Extraños

Puede que no lo crean

pero hay gente

que va por la vida

con muy poca

fricción o

angustia.

visten bien, comen

bien, duermen bien.

están contentos con

su vida

familiar.

Tienen momentos de

congoja

pero dentro de todo

permanecen imperturbables

y a menudo

se sienten muy bien.

y cuando mueren

es una muerte tranquila,

usualmente mientras

duermen.

Puede que no lo

crean

pero gente así

existe.

Pero yo no soy uno de

ellos.

oh no, no soy uno

de ellos,

no estoy ni tantito cerca

de ser

uno de

ellos

Pero ellos están

ahí

Y yo estoy

aquí

Azul No

Ella me llamo desde lejos,

“nunca podía discutir con vos”,

me dijo,

“siempre te ibas.

mi esposo no es así,

se me pega como plasticola.

y me golpea”.

“Nunca creí en las discusiones”,

dije, “no hay nada que discutir”.

“Estás equivocado”, dijo ella, “deberías

tratar de comunicarte”.

“Comunicar es una palabra abusada, como

amor”, le dije.

“¿Pero no creés que dos personas pueden

amar?”, preguntó.

“No si tratan de comunicarse”,

le contesté.

“Estás hablando como un boludo”,

dijo ella.

“Estamos discutiendo”,

dije.

“No”, dijo ella, “estamos tratando de

comunicarnos”.

“Me tengo que ir”, dije.

corté y descolgué el teléfono.

me quedé mirándolo.

Lo que ellas no entendían era que

a veces no hay nada que salvar

excepto la reivindicación personal del

propio punto de vista

y que eso era lo que iba a causar

ese flash blanco y cegador

uno de estos días.

ERNESTO

Charles Bukowski.V

 

MI VIEJO

A los 16 años

en la época de la depresión

llegué a casa borracho

y toda mi ropa

– los pantalones, las camisas,

las medias-

mi valija y las hojas con

mis relatos

estaban desperdigadas por el

jardín de adelante y por la

calle.

Mi madre me esperaba

detrás de un árbol:

– “Henry, por favor, toma

esto… y

alquilate una pieza.”

Pero le preocupaba

que yo no terminase

la escuela secundaria

así que volví

otra vez.

Una noche entró

con unas hojas

con uno de mis relatos

(que yo jamás le había

dado)

y me dijo: “este es

un relato estupendo.”

Yo le contesté: “¿en serio?”

y él me lo entregó

y lo leí.

Era un relato sobre

un hombre rico

que se había peleado con

la mujer y había

salido adentrándose en la noche

a tomar un café

y había observado

a la camarera, los cuchillos,

los tenedores, los

saleros, los pimenteros

y el cartel de neón

de la ventana,

después había regresado,

he ido a las cuadras

para ver y acariciar a su

caballo favorito

que lo mató

de una coz en la cabeza.

Por alguna razón

aquella historia

significaba algo para él

aunque

cuando la escribí

yo no tenía ni idea

de sobre que

estaba escribiendo.

Así que le dije:

“Está bien, viejo, podés

quedartela.”

Y él la agarro,

salió,

cerró la puerta.

Creo que jamás

nos sentimos tan cerca

como entonces.-

AMOR Y CORAJE

La que me gustaba era esa en la que Cagney

peleaba en el ring

a pura piña

así podía ganar plata

para que su hermano tuviera

lecciones de música

el hermano quería ser

pianista clásico

le habían dicho que tenía

gran talento.

Pero los dos venían del barrio

pobre, y

Cagney tenía que subir al ring

una y otra vez

para conseguir plata y ayudar a que su

talentoso hermano

se convirtiera en pianista.

Cagney incluso pierde a su chica

y la película termina con el hermano

que lo logra

( En el Carnagie Hall, si mal no recuerdo)

y Cagney

hecho pelota y ciego

en su puestito de diarios

escuchando por radio

el concierto de su hermano

y, por supuesto, la chica está en el concierto

adorándolo, los ojos muy abiertos

mientras Cagney pone sus manos sobre

un calentadorcito

solo en medio del frío

escucha la radio

mientras su hermano toca el piano

Cagney

no sabe nada de música

y

oyendo el aplauso final

cree que

todos los golpes que le dieron

valieron la pena.-

ERNESTO

Charles Bukowski .VI

  

INFORME METEOROLÓGICO

Supongo que está lloviendo

en alguna ciudad de España ahora

mientras estoy sintiéndome tan mal.

Me gustaría pensar en eso ahora.

Vamos a un pueblito mexicano-

suena lindo:

mientras estoy sintiéndome

tan mal.

Las paredes amarillas por el tiempo

esa lluvia

ahí afuera,

un cerdo moviéndose en su chiquero en la noche

molestado por la lluvia,

pequeños ojos como brasas de cigarrillo,

y su maldita cola:

¿Lo ves?

No puedo imaginar a la gente,

es difícil para mi imaginar a la gente,

quizás se sienten tan mal como yo o

casi tan mal.

Me pregunto que hacen cuando se sienten mal

probablemente no hablan de eso.

Dicen:

“Mirá, está lloviendo”

es la mejor manera.-

LA ROTURA

Demasiado

demasiado poco

demasiado gordo

demasiado flaco

o nadie.

Risa o

lágrimas.

Odios

amantes.

Extraños con caras como

cabeza de clavos.

Brazos corriendo através

de calles de sangre

agitando botellas de vino

ensartando y cogiendo

vírgenes.

O un tipo viejo en una pieza barata

con una foto de Marylin Monroe.

Hay una soledad tan grande en este mundo

que podés verla en el lento movimiento de

las agujas del reloj.

Gente tan cansada

mutilada

sea por amor o por no amor.

La gente no es buena con los demás

el rico no es bueno para el rico

el pobre no es bueno para el pobre.

Tenemos miedo.

Nuestro sistema educacional nos dice

que todos podemos ser

ganadores del carajo.

No nos habló sobre

las alcantarillas

o los suicidas.

O el terror de una persona

sufriendo en un lugar

sola

sin que la toquen

ni le hablen

regando una planta.

La gente no es buena con los demás

la gente no es buena con los demás

la gente no es buena con los demás.

Supongo que nunca lo serán

no les pido que lo sean

pero aveces pienso en eso.

Los glóbulos nadarán

las nubes oscurecerán

y el asesino decapitará al chico

como sacando un poco de un cono de helado.

Demasiado

demasiado poco

demasiado gordo

demasiado flaco

o nadie

más odios que amantes.

La gente no es buena con los demás

quizás si lo fueran

nuestras muertes no serían tan tristes.

Mientras tanto miro a las chicas

jóvenes retoños

flores de oportunidad

debe haber una manera en la que

todavía no hemos pensado.

¿Quién puso este cerebro dentro de mí?

Llora, pide

dice que hay una oportunidad.

No dirá

“NO”. –

LOS BASUREROS

Aquí llegan

estos tipos

camión gris

la radio que suena,

están apurados

es bastante interesante:

camisa abierta

panzas colgando.

Arrastran los tachos de basura

los hacen rodar hasta la pala elevadora

y entonces el camión tritura todo ahí arriba

haciendo demasiado ruido…

Esos tipos tuvieron que llenar solicitudes

para conseguir el laburo

están pagando sus casas y

tienen autos viejos,

se emborrachan los sábados a la noche.

Ahora en el sol de Los Ángeles

corren de acá para allá

con sus tachos de basura

toda esa basura va a algún lado

y ellos se gritan uno al otro

entonces ya están todos arriba del camión

yendo al oeste, hacia el mar

ninguno de ellos sabe

que estoy vivo.-

     ERNESTO

Charles Bukowski.VII

  

CERVEZA

No sé cuántas botellas de cerveza

consumí mientras esperaba que las cosas

mejoraran.

No sé cuanto vino, whisky

y cerveza,

principalmente cerveza

consumí después

de haber roto con una mujer

esperando que el teléfono sonara

esperando el sonido de los pasos,

y el teléfono no suena

sino mucho más tarde

y los pasos no llegan

sino mucho más tarde.

Cuando el estómago se me sale

por la boca,

ellas llegan frescas como flores en primavera:

-“¿Qué carajo hiciste?

Llevará tres días antes de que puedas cogerme”

Una hembra dura más

vive siete años y medio más

que el macho, y toma muy poca cerveza

porque sabe que es mala para la

silueta.

Mientras nos volvemos locos

ellas están fuera

bailando y riendo

con muchachos divertidos.

Bueno, hay cerveza

bolsas y bolsas de botellas vacías de cerveza

y cuando levantás una

se desfonda

y las botellas caen

rodando

entrechocándose

derramando ceniza gris húmeda

y cerveza vieja

o las bolsas caen a las 4

de la mañana

produciendo el único sonido en tu vida.

Cerveza

ríos y mares de cerveza

cerveza, cerveza, cerveza.

La radio pasa canciones de amor

mientras el teléfono permanece en silencio

y las paredes se ciernen

y cerveza es todo lo que hay.

CULMINACIÓN DEL DOLOR

Oigo incluso como ríen

las montañas

arriba y abajo de sus azules laderas

y abajo en el agua

los peces lloran

y toda el agua

son sus lágrimas.

Oigo el agua

las noches que consumo bebiendo

y la tristeza se hace tan grande

que la oigo en mi reloj

se vuelve perillas en la cómoda,

se vuelve papel sobre el suelo,

se vuelve calzador,

ticket de la lavandería,

se vuelve humo de cigarrillo

escalando un templo de oscuras enredaderas…

Poco importa

poco amor

o poca vida

no es tan malo.

Lo que cuenta

es observar las paredes

yo nací para eso.

Nací para robar rosas de las avenidas de la muerte

ELLOS NO COMEN COMO NOSOTROS

Mi padre comiendo

sus orejas se movían

masticaba con gran vigor

yo deseaba que estuviese en el infierno.

Miraba el tenedor en su mano

lo miraba meterse la comida en la boca.

Mi comida no tenía sabor y estaba muerta

los pedazos de conversación de mi padre

se introducían en mi cabeza

las palabras caían por mi espalda

y se derramaban en mis zapatos.

“Comé Henry”, decía mi madre.

El decía, “Mucha gente se muere de hambre

y no come tan bien como nosotros”.

Yo quería que estuviese en el infierno

miraba su tenedor

juntaba más comida y se la metía en la boca,

masticaba con un estilo de perro

sus orejas se movían.

Yo estaba listo para las

brutales palizas que me daba

pero verlo comer traía la oscuridad,

ahí sobre el mantel,

ahí con el servilletero verde y azul.

“Comé o te cago a patadas”, me decía

más tarde en la vida le hice pagar de algún modo.

Pero todavía me debe

y ya no voy a cobrar.

ESTÁN POR TODOS LADOS

Los oledores de tragedias están

por todos lados

se levantan a la mañana

y empiezan a encontrar las cosas

mal.

Y se sumergen

en la rabia,

una rabia que dura hasta

que se van a la cama,

e incluso ahí

se retuercen en su

insomnio,

incapaces de quitar

de sus mentes

los pequeños obstáculos

que han hallado.

Se sienten en contra,

es un complot.

Y por estar constantemente

furiosos sienten que

siempre tienen

razón.

Los ves en el tráfico

tocando bocina como salvajes

ante la más leve infracción,

puteando

desparramando sus

insultos.

Los sentís

en las colas

de los bancos,

de los supermercados,

de los cines

presionan

en tu espalda

te pisan los talones

están impacientes por

una furia.

Están por todos lados

y en

todas las cosas,

esas almas

violentamente

infelices.

En realidad están asustados,

como siempre quieren

tener razón

fustigan

sin cesar…

es un mal

una enfermedad de

esa raza.

El primero de ellos

que vi fue

mi padre

y desde entonces

he visto mil padres

malgastando sus vidas

en el odio,

arrojando sus vidas

al pozo ciego

y gritando

enloquecidos.-

   ERNESTO.

 

Anteriores Entradas antiguas