Chiste.

 

Llegan unos recién casados maracuchos a un hotel y la inocente

muchacha se dirige al marido:

“Mi vida, a partir de este momento a tu cosita le vamos a llamar la prisión y a éste

 que tengo entre las manos le vamos a llamar el prisionero, así que vamos a meter

al jodío prisionero a prisión”.

Después del primero, el tipo se tira boca arriba en la cama, pero la muchacha queda entusiasmada:

“Mi amor, el prisionero está fuera de la prisión”.

El esposo no muy entusiasmado le contesta:

“Vamos a meterlo a prisión otra vez”.

Y siguen con el segundo. Pero la muchacha es bastante golosa e insiste:

“Mi vida, el prisionero está fuera otra vez”.

Como puede el tipo se levanta, con las piernas temblándole y se va por el tercero.

 Termina y se tira en la cama, exhausto. La mujer vuelve a la carga:

“Papi, el prisionero se volvió a salir”.

“¡No jodas, pero tampoco es que vamos a darle cadena perpetua!”

Colaboración de:Hugo López – ve

__________________________________

“¿Me ha llamado, señor?”

“¿Yo? No, ¿por qué?”

Sonriente, la chica lo lleva a un jardín y se acuesta en una toalla; tira fuertemente

hacia ella de la mano del hombre y se deja poseer de todas las formas posibles.

El fulano, loco de contento, sigue explorando las delicias de aquel campo.

Entra al sauna, se sienta e involuntariamente se le escapa un pedo.

 Sonriente, de inmediato se le acerca un tipo enorme, peludo y con una

 erección del tamaño de un bate de béisbol:

“¿Me ha llamado, señor?”

“¡¿Yo?! No, ¿por qué?”

“Usted debe ser nuevo aquí. Le voy a explicar: tenemos una regla que dice que

 si te tiras un pedo, significa que me ha llamado, que usted me desea.

 Dicho esto, el gigantón voltea a nuestro personaje sobre el piso y lo posee

de una manera bestial. Luego se marcha. El novicio con mucha dificultad se

 dirige como puede a la oficina del club. Una recepcionista desnuda lo saluda muy sonriente:

“¿Puedo ayudarlo, señor?”

“Le devuelvo su llave y su tarjeta. Puede quedarse con los 500 dólares de cuota inicial”.

“¡Pero, señor, usted tan sólo ha estado aquí un par de horas y solamente ha visto

 un par de nuestras facilidades””

“Escúchame una cosa, nena, yo soy un hombre de 58 años. A duras penas tengo

 una erección al mes, pero me tiro como 15 pedos al día… ¡No me conviene, gracias!”

Colaboración de:Sebastián – mx

____________________________________

Estaban dos norteños en un pueblo de Sinaloa, en un billar jugando pool.

Entonces uno de ellos le dice al otro, con tono norteño:

“Oye compadre, se me hace que yo tengo el pene más grande que tú.

Y le contesta el otro: “No jodas compadre, hasta ahorita no hay quien la tenga

 más grande que yo en todo el pueblo.”

Y su compadre le dice: “¿qué tal si las ponemos en la mesa de billar para medirlas?”

Y así lo hicieron. Al ver eso los otros parroquianos dijeron:

“¡Miren. hay competencia en la mesa 2!”, y enseguida todos se la sacaron y las pusieron sobre la mesa.

En eso entran dos maricones al billar, y al ver eso uno de ellos, en seguida le dice al otro:

“¡Apurate manita que hay buffet en la mesa 2!”

Colaboración de: Juan Casas Moyron – mx

___________    _______________________

ERNESTO 

FRASES PARA MORIR… DE RISA.

 
 

Estaban dos compadres y le dice uno al otro:

Oigame, compadre, tengo ganas de coger.”

“Yo también, compadre.”

“Ayúdeme compadre. Usted le hace primero

de mujer y luego yo le duvuelvo el favor.”

“Va pues, compadre.”

Ya habiéndose puesto de acuerdo,

 se encontraban en eso cuando le

dice el compadre que la estaba haciedo de mujer:

“Oiga, compadre, regáleme un besito.”

“¡Nombre, compadre, esas ya son culeradas!”

 Colaboración de: Edwinn Garay – sv

_________________________________________

Van tres amigos a un club nocturno, y al entrar observan que se paga a una máquina y ésta te asigna a la puta. Introduce el primero 60 euros y la máquina le dice:

“Planta tercera – Puta 9.”

Introduce el segundo amigo 30 euros y la máquina le dice:

“Planta primera – Puta 5.”

Y por último echa el tercero 1 euro y la máquina le dice:

“Planta Baja – Puta calle

Colaboración de: Antonio del Rey – es

__________________________________________

Era vez que una pareja que al momento de hacer el amor la mujer decía:

“Mi amor no es por nada pero no siento nada…”

Y el hombre sientiéndose mal fue al médico y le dijo:

“Doctor, dígame que puedo hacer, al momento de hacer el amor con mi esposa ella me dice que no siente nada…”

El doctor le responde:

“¿Usted tiene aire acondicionado?”

“No.”

“Bueno, amigo, lo que tiene que hacer es busque algo que la refresque mientras tiene relaciones.”

El hombre va y busca a un negro con un abanico, y empieza a hacer el amor con su mujer, luego le pregunta:

“¿Amor sientes algo?”

“No.”

Dice el hombre:

“¡Dame el abanico y ponte tu!”

El hombre mientras abanicaba le pregunta a la mujer:

“¿Amor sientes?”

“Sí mi amor. ¡Ricooooo!”

Entonces el hombre le dice al negro:

“¡Viste negro que tu no sabes abanicar!”

Colaboración de: Carlos Silva – ve

________________________________________________

Tres amigos hablaban acerca de cuales consideraban las mejores posiciones durante el sexo:

“¡El 69, ni hablar!” dice uno.

“A mi me fascina la del misionero” dice el otro.

“¡No hay nada mejor que la del rodeo!” comenta el tercero.

Los otros dos amigos se miran con cara de asombro, y rápido le preguntan en que consiste esa posición. El hombre les explica:

“Bueno, le dices a tu mujer que se ponga en cuatro patas y empiezas por detrás; una vez que las cosas se pongan bien calientes, apoyas tu pecho sobre su espalda, la abrazas fuertemente, y con delicadeza le susurras al oído: ‘esta posición le fascina a mi secretaria’… e intentas mantenerte encima de ella por más de ocho segundos.”

Colaboración de: Carlos Romero – bo

____________________________________________

En un parque hay dos estatuas, una de un hombre desnudo y otra de una mujer también desnuda. Las estatuas han estado allí, una frente a la otra, durante mas de cien años. Un día un ángel baja del cielo. Con un simple gesto les da vida a las dos estatuas y les dice:

“Como recompensa por haber sido tan pacientes durante tantos años, habiendo tenido que soportar lluvias, tempestades y veranos ardientes, les concedo vida durante media hora para que hagan lo que se les ocurra.”

El hombre y la mujer se miran y al instante ambos se van corriendo detrás de unos arbustos.

El ángel espera pacientemente mirando hacia los arbustos, los cuales se mueven agitadamente, mientras se escuchan risitas y otros sonidos. A los quince minutos regresan visiblemente cansados… pero muy contentos. El ángel, conmovido, le dice:

“Les concedo quince minutos más. ¿Quieren volver a repetir lo que hicieron?”

“¿Tu que opinas, mujer?”

“¡Claro… por supuesto! ¡Vamos ya, pero cambiemos de posición! Esta vez tu sujetas a la paloma firmemente… ¡y yo le cago encima!”

– Colaboración de: Luis Rekarte – es

______________________________________________

La madre se estaba bañando y sale en pelotas de la bañera; el nene justo pasaba por ahí y la vio y le dijo:

“¡Mamá! ¿que tenés ahí?”

Y la madre le dice:

“Son dos globos, y estos el día que me muera me ayudan a elevarme a los cielos para ir con Dios.”

Al día siguiente llega el padre de trabajar y el nene le dice llorando:

“¡Papá, papá, mamá se está muriendo ayudala, ayudala!”

“¿Por qué hijo? ¿Qué pasó por Dios?”

“Porque hay un hombre que le está inflando los globos y mamá gritaba: ¡AY DIOS, ME VOY, ME VOYYY, AYYY!”

Colaboración de: Yael Castagno – ar

_________________________________________

Estaba una señora preguntándole a sus tres hijas como tenían el miebro sus maridos y la primera contesta:

“Mi marido lo tiene delgado y largo.”

Contesta la madre:

“Eso hija, eso es elegancia.”

La segunda le dice:

“Mi marido lo tiene corto y grueso.”

Contesta la madre:

“Eso hija, eso es potencia.”

Comenta la tercera:

“El mio lo tiene largo y grueso.”

Y contesta la madre:

“¡Eso hija, eso es verga!”

Colaboración de Silvio De Simone – mx

-_________________________________________

Un par de amigos estaban bebiendo en un bar, cuando uno entre sollozos le dice al otro:

“Hermano, ayer encontre a mi mujer haciendo el amor con otro hombre en mi propia casa y en mi cama.”

“No lo puedo creer, pero dime ¿tu que medidas tomaste?”

“¡Pues que medidas voy a tomar si todo lo tenía adentro!”

Colaboración de:Victor Arriola – pe

—————————————————

Un día iban saliendo seis marineros en un barco del Muelle Nacional, pero les hacia falta uno mas así que decidieron llamar a Pedro.

Al rato llegó Pedro y por fin pudieron salir en su travesía. Al día siguiente de haber salido, Pedro llama al capitán aparte y le pregunta:

“Capitán, Capitán Necesito decirle algo.”

“Que es dime”, contesta el capitán.

“Lo que pasa es que la travesía va a ser muy larga y estaba pensando que no podré tener sexo, y eso me va a matar capitán, como hago, porque mi pito se me va a morir.”

“No te preocupes Pedro nosotros no somos tan tontos, hace mucho tiempo nos dimos cuenta de ese problema y ya lo hemos solucionado. Mira Pedro ¿ves aquel barril que está allá? Bueno, ese barril tiene un agujero por la parte trasera y nosotros cuando no resistimos, cogemos el barril y le metemos el pito por el agujero. Pero hay un problema Pedro, puedes mamarte el barril las veces que quieras, a la hora que quieras, menos los Jueves ¿ok?”

“Bueno, Capitán, pero, ¿por qué los jueves? ¿qué pasa los jueves, Capitan? ¿por qué no puedo mamar me al barril los jueves?”

“No Pedro, es que los jueves te toca a ti dentro del barril.”

 Colaboración de:Victor Arriola – pe

_____________________________

Bonitas piernas, ¿a qué hora abren?

– ¿Crees en el amor a primera vista o tengo que volver a pasar delante tuyo?

– Si estás buscando el tocador de damas, no busques más… soy yo.

– ¿Trabajas para Federal Express?… porque pensé que me mirabas el paquete.

– Puede que no sea el tipo más guapo del bar, pero soy el único que te está hablando.

– Realmente estoy luchando contra la necesidad de hacerte esta noche la mujer más feliz del mundo.

– Por una sonrisa tuya recorrería un kilómetro… iría mucho más lejos por eso que haces con la lengua…

– Mi nombre es Rafa… recuérdalo porque lo estarás gritando más tarde.

– Mátame si no te sirvo, pero primero pruébame.

– Estoy buscando el 1/2 para llevarte a mi 1/4.

– Estoy buscando Diosas para una nueva religión… y acabo de elegirte.

– Mañana me meto en un convento para ser cura… ¿me ayudas a disfrutar la última noche?

– Soy homosexual… ¿me ayudas a cambiar?

– Uy que perro más encantador, ¿tiene número de teléfono?

– ¿Mañana te despierto con el codo o con el teléfono?

– ¿Te estudio o te trabajo?

– Bonitos pantalones, quedarían muy bien en el suelo de mi dormitorio.

– Discúlpame… ¿tienes hora?… es que se me PARÓ cuando te vi.

– El médico me prohibió levantar cosas pesadas… ¿me ayudas a orinar?

– Hola, soy nuevo acá, ¿me puedes decir donde queda tu departamento?

– ¿Te importa si compartimos el taxi hacia mi casa?

– Tengo bonitos relojes, ¿quieres ver mi mesita de noche?

– ¿Nos conocemos de algún sitio? ¿o es que no te reconozco porque traes ropa puesta?

– ¿Que te gustaría para el desayuno?

– Podría sacarte de mi sucia lista de fantasías si quieres.

– Bonita blusa, ¿puedo hablarte sin ella?

– Tengo sed nena, y tu hueles a Gatorade.

A la chica de la fotocopiadora:

– Reproduciendo ¿eh?… ¿puedo ayudar?

– Perdí mi número de teléfono, ¿me prestas el tuyo?

– Jugar al doctor es para niños, ven y juguemos al ginecólogo.

– Señorita, si ya perdió su virginidad, me podría regalar la cajita en que venía.

 Colaboración de:Alejandro Méndez Lei – cr

_______________________________________

Un tipo llega a las Vegas y le va excelente en un casino, gana fácilmente unos 200,000 dls., por lo tanto, el casino le regala una suite por una noche, con la esperanza de que se quede y pierda todo lo que gano.

El tipo llega a la Suite y ve por la ventana panorámica, una fabulosa vista de la ciudad. Entonces, necesitando de alguien con quien compartir su suerte, llama al botones y le pide le mande a la mejor chica de la vida alegre que pueda conseguir. En un ratito, llaman a la puerta y aparece la mujer más bella y perfecta que se puedan imaginar. El tipo la mira, anonadado, va y sirve dos tragos. Luego, le pregunta “Cuanto por un trabajo manual?”.

La chava no lo piensa dos veces y le contesta “500 dls”.

“Queeeee?” responde el primero, “es carísimo”.

La chava lo lleva a la ventana y le dice:

“Ves ese mall allá abajo? ” Tengo tres tiendas de ropa exclusivas. Las puse con el dinero que gano haciéndolo con la mano. Debo ser muy buena en ello, no crees?

El tipo lo piensa, y como no tiene ningún problema de dinero, se lo da. Media hora después, todo tembloroso y jadeante, se levanta y sirve otros dos tragos.

– “Ese ha sido el mejor trabajo manual que me han dado en mi vida… Cuanto por sexo oral?”.

La chava responde: “5,000dlls.”

El otro exclama de nuevo, asombrado por el alto precio. La chava lo lleva de nuevo a la ventana y le señala un edificio a lo lejos: “Ves ese casino y hotel? Es mío, lo compre con el dinero que gane haciendo sexo oral. Debo ser muy buena haciendo eso… no crees?” . El tipo accede. Una hora después, esta tirado, con la cabeza hacia atrás, los ojos en blanco, temblando, sudoroso, babeando y jadeante…

– “Ese es el mejor sexo oral que he tenido en mi vida…” Cuanto quieres por sexo completo?” Y la chava le contesta:

“Querido, si tuviera una vagina, sería la dueña de la ciudad…”

Colaboración de:Rick Hernandez – mx

     ERNESTO

  

LA HORMIGA Y LA CIGARRA.

 
ES DE MI AMIGA YuRiKo   
  El caballero de la triste figura.
 Ernesto.
 
Había una vez una Hormiguita y una Cigarra que eran muy amigas. Durante
todo el otoño la Hormiguita trabajó sin parar, almacenando comida para el
invierno. No aprovechó el sol, la brisa suave del fin de tarde ni de la
charla con amigos tomando una cervecita después de un día de labor.
 Mientras, la Cigarra sólo andaba cantando con los amigos en los bares de
la ciudad, no desperdició ni un minuto siquiera, cantó durante todo el
otoño, bailó, aprovechó el sol, disfrutó muchísimo sin preocuparse con el
mal tiempo que estaba por venir. Pasados unos días empezó el
frío, la Hormiguita, exhausta de tanto trabajar se metió en su pobre
guarida repleta hasta el techo de comida.
Pero, alguien la llamó por su nombre desde afuera y cuando abrió la
puerta
tuvo una sorpresa cuando vio a su amiga Cigarra dentro de una Ferrari y
con
un valioso abrigo de pieles.
La Cigarra ledice:
Hola amiga! Voy a pasar el invierno en París. Podrías cuidar de mi
casita?
La Hormiguita respondió: pero claro! Sin problemas. Pero qué ocurrió?
Dónde conseguiste el dinero para ir a París, comprar este Ferrari, y ese
abrigo tan bonito y caro? Y la Cigarra respondió:Imagínate que yo estaba cantando en un bar la semana pasada y a un >
productor le gustó mi voz… y firmé un contrato para hacer shows en París.
A propósito, necesitas algo de allá?
Sí, dijo la Hormiguita; Si te lo encontrás a La Fontaine (autor de la
fábula original), mándalo de mi parte a la conch….$()%$#¡[]?&@dre!Moraleja:
Aproveche la vida, sepa dosificar trabajo y diversión, pues trabajar
demasiado sólo trae beneficios en las fábulas de La Fontaine. Trabaje,
pero disfrute de la vida, ella es única. Si no encuentra su media
naranja,
no se desanime, busque un medio limón, póngale azúcar, ron y hielo y a la
mierda, ¡¡¡SEA FELIZ!!!
Y recuerde, vivir sólo para trabajar hace muy bien….. al patrimonio del
Patrón
 

!!!VIVE LA VIDA ANTES QUE LA VIDA TE VIVA A TI…,
…PERO TAMPOCO HUEVEES TANTO!!!

 
 

IMAGENES

imagen

imagen

imagen
imagen


ERNESTO

POEMAS.

JOSÉ ANGEL BUESA

CARTA A USTED

Señora:

Según dicen ya tiene usted otro amante.
Lástima que la prisa nunca sea elegante.
Yo sé que no es frecuente que una mujer hermosa,
se resigne a ser viuda, sin haber sido esposa.

Y me parece injusto discutirle el derecho
de compartir sus penas sus goces y su lecho
pero el amor señora cuando llega el olvido
también tiene el derecho de un final distinguido.

Perdón... Si es que la hiere mi reproche... Perdón
aunque sé que la herida no es en el corazón
Y para perdonarme... Piense si hay más despecho
que en lo que yo le digo, que en lo que usted ha hecho.

Pues sepa que una dama con la espalda desnuda
sin luto en una fiesta, puede ser una viuda.
Pero no como tantas de un difunto señor
sino para ella sola, viuda de un gran amor.

Y nuestro amor recuerdo, fue un amor diferente
al menos al principio, ya no, naturalmente.

Usted será el crepúsculo a la orilla del mar,
que según quien lo mire será hermoso o vulgar.
Usted será la flor que según quien la corta,
es algo que no muere o algo que no importa.

O acaso cierta noche de amor y de locura
yo vivía un ensueño y... y usted una aventura.
Si... usted juró cien veces ser para siempre mía
yo besaba sus labios pero no lo creía.

Usted sabe y perdóneme que en ese juramento
influye demasiado la dirección del viento.
Por eso no me extraña que ya tenga otro amante
a quien quizás le jure lo mismo en este instante.

Y como usted señora ya aprendió a ser infiel
a mí así de repente me da pena por él.

Sí es cierto... alguna noche su puerta estuvo abierta
y yo en otra ventana me olvidé de su puerta
O una tarde de lluvia se iluminó mi vida
mirándome en los ojos de una desconocida.

Y también es posible que mi amor indolente
desdeñara su vaso bebiendo en la corriente.
Sin embargo señora... Yo con sed o sin sed
nunca pensaba en otra... si la besaba a usted.
Perdóneme de nuevo si le digo estas cosas
pero ni los rosales dan solamente rosas.
Y no digo estas cosas por usted ni por mí
sino por... por los amores que terminan así.
Pero vea señora... que diferencia había
entre usted que lloraba... y yo que sonreía.
Pues nuestro amor concluye con finales diversos
usted besando a otro... Yo escribiendo estos versos.
_____________________________________________________

CANCIÓN DEL AMOR QUE PASA

 
Yo soy como una nube que da sombra un instante;
soy una hoguera efímera que no deja una brasa.
Yo soy el buen amor y el mal amante.
Dime adiós y sonríeme: Soy el amor que pasa...

Soy el amor que olvida pero que nunca miente,
que muere sonriendo porque nace feliz.
Yo paso como un día fugazmente;
y aunque se siembra un ala nunca tendrá raíz.

No intentes retenerme: déjame que vaya
como el agua de un río que no vuelve a pasar…
Yo soy como una ola en una playa
pues las olas se acercan pero vuelven al mar…

Soy el amor de amar que odia lo inerme
que se lleva el perfume pero deja la flor…
Dime adiós y no intentes retenerme:
Soy el amor que pasa… pero soy el amor.
_________________________________________________

No era amor

No era amor. Fue otra cosa
Pero según murmuran en la ciudad aquella,
yo cometí el delito de inventarte una estrella,
y fue tuyo el pecado de ofrecerme una rosa.

No era amor, no era eso
que se enciende en la sangre como una llamarada;
Era mirar tus ojos y no decirte nada
o acercarme a tu boca sin codiciar un beso.

Tarde para mi hastío,
tarde para tu angustia de mariposa en vano,
era como dos ciegos que se daban la mano,
como dos niños pobres, tu corazón y el mío.

Nada más. Ni siquiera
suspirar en la lluvia de una tarde vacía,
No era amor, fue otra cosa. No sé lo que sería
Yo sé que es triste que nadie lo creyera.
______________________________________________

Mi corazón se siente satisfecho

Mi corazón se siente satisfecho
de haberte amado y nunca poseído:
así tu amor se salva del olvido
igual que mi ternura del despecho.

Jamás te vi desnuda sobre el lecho,
ni oí tu voz muriéndose en mi oído:
así ese bien fugaz no ha convertido
un ancho amor en un placer estrecho.

Cuanto el deleite suma a lo vivido
acrecentado se lo resta el pecho,
pues la ilusión se va por el sentido.

Y, en ese hacer y deshacer lo hecho,
sólo un amor se salva del olvido,
y es el amor que queda insatisfecho.
 


 
 
 
 
 
 
 
 

LETRAS DE CANCIONES.

 EN UN RINCON DEL ALMA

(Alberto Cortez)

En un rincón del alma
donde tengo la pena
que me dejo tu adiós,
en un rincón del alma
se aburre aquél poema
que nuestro amor creo. 

En un rincón del alma
me falta tu presencia
que el tiempo me robó,
tu cara, tus cabellos
que tantas noches nuestras
mi mano acaricio. 

En un rincón del alma
me duelen los “Te quiero”
que tu pasión me dio,
seremos muy felices
no te dejaré nunca…
siempre serás mi amor. 

En un rincón del alma
también guardo el fracaso
que el tiempo me brindo,
lo condeno en silencio
a buscar un consuelo
para mi corazón. 

Me parece mentira,
después de haber querido
como he querido yo,
me parece mentira
encontrarme tan solo
como me encuentro hoy,
de que sirve la vida
si a un poco de alegría,
le sigue un gran dolor…
me parece mentira
que tampoco esta noche
escucharé tu voz. 

En un rincón del alma
donde tengo la pena
que me dejo tu adiós,
en un rincón del alma
se aburre aquél poema
que nuestro amor creó. 

Con las cosas más bellas
guardaré tu recuerdo
que el tiempo no logró,
sacarlo de mi alma,
lo guardaré hasta el día
en que me vaya yo.

________________________________________

MIS MANOS EN TU CINTURA
(Adamo)

No has de sufrir
si escuchas de mis quince años el cantar
Y ausente estes de las cosas que
mi adolescencia fue a soñar
Capricho fue que sin querer
ya preparaba este amor
Por eso así yo te lo cuento
y te lo canto a media voz
Por eso así yo te lo cuento
y te lo canto a media voz

Y mis manos en tu cintura
pero mírame con dulzor
porque tendrás la aventura
de ser tu mi mejor canción

En chicas que yo conocí
ya un algo tuyo yo busqué
Y cuando al fin yo te hallé
en tu besar ya pude comprender
que eras tú la fábula
que iluminaba mi soñar
Mas este amor es una pena
que siendo hermoso tenga un final
Mas este amor es una pena
que siendo hermoso tenga un final

__________________________________________

NO TIENES CORAZON
(Café Quijano Joaquín Sabina)

Si quieres,
te cuento los cuentos
que tú me contabas 

Si quieres 
te escribo una lista
con nombres y camas. 

Si quieres
me sigo creyendo
que fuiste una santa.
no tienes perdón. 

Como tienes la poca vergüenza
de entrar en mi casa.
Como tienes valor de llamar por las noches 
a ver que me pasa.
Como tienes la lengua tan larga
y la risa tan falsa,
No tienes corazón. 

Y mírame a la cara
atrévete a negarme
que conoces tantas camas
como historias que contarme. 

Mejor no des detalles
prefiero que te calles
que me evites que te halague
con piròpos y verdades. 

Tuviste muy poco respeto 
y poco cuidado.
Hicistes que fuera el payaso 
en tu circo privado.
Dejaste un imbécil muy grande
en mi frente pintado.
No tienes perdón. 

Ahora entiendo el afán por viajar
con tu hermana a la Habana.
O las cenas aquellas con tus compañeras
una vez por semana.
y los viejos y algún que otro primo
que ya peinan canas.
No tienes corazón. 

Y mírame a la cara
atrévete a negarme
que conoces tantas camas
como historias que contarme.

Mejor no des detalles…

_________________________________________________
EL AMOR DE MI VIDA
(Camilo Sesto)
Me duele más dejarte a ti 
Que dejar de vivir 
Me duele más tu adiós
Que el peor castigo que me imponga dios   

No puedo ni te quiero olvidar
Ni a nadie me pienso entregar
Seria inutil tratar de huir
Porque a donde voy, te llevo dentro de mi

El amor de mi vida has sido tú 
Mi mundo era ciego hasta encontrar tu luz
Hice mios tus gestos, tu risa y tu voz
Tus palabras, tu vida y tu corazón

El amor de mi vida has sido tú 
El amor de mi vida sigues siendo tú  
Por lo que más quieras no me arranques de ti 
De rodillas te ruego no me dejes asi

Porque me das liberdad para amar
Si yo prefiero estar preso de ti
Quiza no supe encontrar la forma 
De conocerte y hacerte feliz

El amor de mi vida has sido tú 
Mi mundo era ciego hasta encontrar tu luz
Hice mios tus gestos, tu risa y tu voz
Tus palabras, tu vida y tu corazón

El amor de mi vida has sido tú 
El amor de mi vida sigues siendo tú  
Por lo que más quieras no me arranques de ti 
De rodillas te ruego no me dejes asi

Por más que quiero solo no puedo entender
Porque motivo te pude peder
Porque de pronto me siento perdido 
En la espalda del olvido tu silencio y tu desdén.

____________________________________

UNA MENTIRA
(Ricardo Arjona)

Yo no queria mentir, me hiciste un mentiroso
hoy digo lo que tu quieres oir como un acto piadoso
yo no queria huir, me hiciste un fugitivo
con tal de no reñir me invento algun motivo.
Total que sigo siendo el mismo que yo he sido
y si es que soy distinto lo soy solo contigo
con tal de dibujarte en el rostro una sonrisa
mentir se hizo un ejercicio, soy un embustero.

Una mentira que te haga feliz
vale mas que una verdad que te amargue la vida.
Una mentira hará crecer mi nariz 
a cambio de libertad y de aferrarte a mi vida
que hago para que me entiendas
que si miento es porque nunca me creerías
que en el sitio donde esté siempre estaré pensando en ti.

Que culpa tengo yo del crimen y el castigo?
De creer que por amor dejamos de ser amigos
si te fijaste en mi no fue por ser un santo,
lo que te gusto de mi hoy te provoca llanto.
Para que armo la guerra siéndote sincero?
mentir es una forma de decir te quiero
con tal de no ser blanco de tus peores enojos
viendo como un enfermo y viendote a los ojos.

_______________________________________________________

EL PROBLEMA

(Ricardo Arjona)
El problema no fue hallarte
el problema es olvidarte,
el problema no es tu ausencia,
el problema es que te espero,
el problema no es problema,
el problema es que me duele
el problema no es que mientas,
el problema es que te creo,
el problema no es que juegues,
el problema es que es conmigo.
si me gustaste por ser libre
quien soy yo para cambiarte
si me quede queriendo solo
como hacer para olvidarte
el problema no es quererte
es que tu no sientas lo mismo…
Y como deshacerme de ti
si no te tengo
como alejarme de ti
si estas tan lejos.
como encontrarle una pestaña 
a lo que nunca tuvo ojos.
como encontrarle plataformas
a lo que siempre fue un barranco
como encontrar en la alacena
los besos que no me diste
y como deshacerme de ti
si no te tengo
como alejarme de ti
si estas tan lejos
es que el problema no es cambiarte
el problema es que no quiero…
El problema no es que duela
el problema es que me gusta,
el problema no es el daño
el problema son las huellas
el problema no es lo que haces,
el problema es que lo olvido
el problema no es lo que digas
el problema es lo que callas.

___________________________________

LA CAMISA NEGRA

(Juanes)
Tengo la camisa negra
hoy mi amor está de luto

Hoy tengo en el alma una pena
y es por culpa de tu embrujo

Hoy sé que tú ya no me quieres
y eso es lo que más me hiere
que tengo la camisa negra
y una pena que me duele
mal parece que solo me quedé
y fue pura todita tu mentira
que maldita mala suerte la mía
que aquel día te encontré

Por beber del veneno malevo de tu amor
yo quedé moribundo y lleno de dolor 
respiré de ese humo  amargo de tu adiós
y desde que tú te fuiste yo solo tengo …

Tengo la camisa negra
porque negra tengo el alma
yo por ti perdí la calma
y casi pierdo hasta mi cama

Cama cama caman baby
te digo con disimulo
que tengo la camisa negra
y debajo tengo el difunto

Tengo la camisa negra
ya tu amor no me interesa
lo que ayer me supo a gloria
hoy me sabe a pura
miércoles por la tarde y tú que no llegas 
ni siquiera muestras señas
y yo con la camisa negra
y tus maletas en la puerta.

__________________________________

MALA GENTE
Juanes)
Tú me pides que te deje ahora, ahora
Ahora cuando más te necesito
Tú me dices que este amor se fue al olvido ahora
Ahora cuando yo ya no te olvido

Tú me pides que seamos solo amigos, amigos
Y a mí no me interesa ser tu amigo
Tú me dices que este amor ha sido en vano
Qué malo que dices eso, pero qué bueno que se acabó

Mala gente
Te burlaste de mis sentimientos y ahora te lamentas
Mala gente
Vas a pagarla caro porque a mí tú ya no me interesas
Mala gente
Porque tú eres una mentirosa y una
Mala gente
Y en el infierno enterita, enterita 
te vas a quemar!

Traicionera,  mentirosa
mala gente

Tú me pides que regrese ahora, ahora
Y ahora es a mí a quien no le importa
Tú me pides que seamos más que amigos, amigos
Y amigos para qué si no hay cariño

Hoy por fin me he dado cuenta de tu engaño,
de tu mala calaña y tanto mal que me hiciste tú

Mala gente
Te burlaste de mis sentimientos y ahora te lamentas
Mala gente
Vas a pagarla caro porque a mí tú ya no me interesas
Mala gente
Porque tú eres una mentirosa y una
Mala gente
Y en el infierno enterita, enterita 
te vas a quemar!

Mala gente
Te burlaste de mis sentimientos y ahora te lamentas
Mala gente
Vas a pagarla caro porque a mí tú ya no me interesas
Mala gente
Porque tú eres una mentirosa y una
Mala gente
Y en el infierno enterita, enterita 
te vas a quemar!

Mala gente
El día en que tú naciste cariño
Mala gente
Ese día nacieron todas mis penas
Mala gente
Mala gente

En el infierno enterita, enterita
te vas a quemar!!!

____________________________________

LUNA
(Juanes)

Luna de todas las noches
Ilumíname esta noche
Dime si ella es la reina
y la dueña de todo mi amor

Luna, lunita, lunera
Luna llena, luna perla
Dime si ella es la reina
y la dueña de todo mi amor

Y dime si ella es de mi voz la piel
Y dime si ella es mi razón de ser

Luna de tantos amores
Luna viva, luna hermosa
Dime si ella es la reina
y la dueña de todo mi amor

Luna de noches en grima
Luna de la nochecita
Dime si ella es la reina
y la dueña de todo mi amor

Y dime si ella es de mi voz la piel
Y dime si ella es mi razón de ser

Yo te doy todo mi amor
Luna de mi corazón
Yo te doy todo mi amor
si tú me lo cuentas todo

Luna yo todo te doy
Luna de mi corazón
Yo te doy todo mi amor
si tú me lo cuentas todo

Luna, luna, lunita, lunera
cascabelera, bendita seas
Ven, alumbra este andaluz
que viene cargando esta cruz
Y dime de una vez si es ella la que yo quiero

Luna, luna, lunita, lunera
Dime todos tus secretos
Y dime si ella es de mi voz la piel
Y dime si ella es mi razón de ser

Yo te doy todo mi amor
Luna de mi corazón
Yo te doy todo mi amor
si tú me lo cuentas todo

Luna yo todo te doy
Luna de mi corazón
Yo te doy todo mi amor
si tú me lo cuentas todo.         

____________________________________________

 
 
 
 

Una historia de París vista desde sus puentes.

Desde las primeras construcciones romanas sobre el Sena hasta el moderno pont Charles de Gaulle, los 34 puentes con que cuenta París han sido los mejores testigos del desarrollo de una ciudad que nunca ha dado la espalda a su río. Navegar por su pasado permite descubrir la historia de la capital francesa.
Una de las más populares canciones francesas se titula Sous les ponts de Paris. Compuesta en 1914 por Jean Rodor e interpretada entre otros por Maurice Chevalier, describe los contrastes de la vida en la capital francesa tal como se divisa desde los paseos y muelles del Sena. Durante el día, dice la canción, los parisinos desfilan por el río en barco (los conocidos bateaux-mouche) de un extremo a otro de la ciudad, “de Charenton a Suresnes”. Pero por la noche, la ribera del río acoge a otros visitantes: mendigos que buscan un sitio para dormir, sin importarles los malos olores; un obrero que lleva a su prometida a un lugar discreto, ya que no puede pagar una habitación, o una madre con sus tres hijos pequeños sin nada que darles de comer.

Toda la historia de los puentes de París está llena de estos contrastes. Muchas de estas construcciones se hicieron como una forma de exhibición de poder. Ya hacia 1500, las autoridades de la ciudad alardeaban de haber levantado el puente más bello de Europa, el de Notre-Dame, y todavía se enorgullecieron más al terminarse el Pont Neuf (que, a pesar de llamarse nuevo, se edificó en 1607), una obra de dimensiones colosales para la época. Justo en el año 1900, el bello y suntuoso Pont Alexandre III se convirtió en emblema de una ciudad que vivía la plenitud de la belle époque. Pero en otros momentos ha sido el pueblo quien ha dado el tono; baste recordar que hasta finales del siglo XVIII los puentes del núcleo urbano primitivo estaban atiborrados de casas particulares, a pesar del riesgo de las crecidas del río. Entre el monumentalismo y la vida cotidiana, la historia de los puentes de París permite asistir a la evolución de la ciudad en sus distintas fases de expansión urbanística y en la transformación constante de su sociedad.
Todo empezó en una isla

El nombre de París procede de los parisios, pueblo celta que desde el siglo III a. de C. se estableció en una isla en medio del río Sena, la actual isla de la Cité, en un primer recinto urbano llamado Lutecia. El emplazamiento se explicaba por razones defensivas, como muestra el episodio de la conquista romana, cuando los parisios se defendieron quemando los puentes de madera que unían la villa con la orilla izquierda del río.

La conquista romana dio inicio a una primera fase de expansión urbana, fuera de los límites de la Cité. El crecimiento se hizo hacia el sur, en la zona de la montaña de Santa Genoveva, área elevada a resguardo de las crecidas fluviales. Al mismo tiempo, los romanos abrieron un eje de comunicación que atravesaba la isla por dos puentes a ambas orillas, en el lugar de los actuales Petit Pont y Pont Notre-Dame. Pero la crisis del Imperio y el clima de inseguridad suscitado por las incursiones de pueblos bárbaros hicieron que desde el siglo III la población volviera a encerrarse en la isla de la Cité, protegida por el río y la muralla. En lo sucesivo, la ciudad, gracias a su posición estratégica, no dejaría de ganar importancia política, hasta convertirse prácticamente en capital del Reino Franco en los siglos VI y VII. El palacio de Justicia, residencia de los reyes merovingios y luego de los condes de París, fue el símbolo de este predominio, al igual que la primera catedral, construida en la Cité. Las incursiones vikingas en la segunda mitad del siglo IX redoblaron la sensación de acoso. Precisamente para frenar el avance de los barcos vikingos Sena arriba, se reconstruyeron los dos puentes romanos. Los dos terminaban en torres de piedra a ambas orillas y su misión era la de interrumpir la navegación por el río. Durante siglos se mantendría la costumbre de cerrar por la noche las puertas de la ciudad y tender una cadena de hierro a lo largo de los dos brazos del río para prevenir incursiones por sorpresa.
No fue hasta el siglo XII cuando se produjo el gran despegue económico y demográfico de París. Convertida entonces definitivamente en capital de la monarquía francesa, la isla de la Cité acogió diversas residencias reales y vio cómo se erigía la catedral de Notre-Dame, mientras la población se agolpaba en una intrincada red urbana que sería destruida en el siglo XIX. Al sur, el núcleo romano de la montaña de Santa Genoveva poco a poco fue reanimándose, en torno a la Universidad de la Sorbona, fundada a principios del siglo XIII. Pero fue sobre todo por el norte, en la orilla derecha, donde el desarrollo fue más intenso. Los pequeños burgos emplazados en lo alto de colinas a salvo de inundaciones, como Saint-Gervais o Saint-Germain-Auxerrois, empezaron a rodearse de murallas propias y cobraron una vitalidad económica cada vez mayor. Frente al núcleo político de la Cité y el distrito universitario de la Sorbona, en la orilla derecha se instalaba así el centro mercantil y artesanal, el más poblado y emprendedor de la ciudad. Esta especialización vino dada por el río. De los dos brazos que forma el Sena en torno a la isla de la Cité, el de la derecha es el más amplio y también el que tiene una ribera más baja, lo que facilita el paso de las embarcaciones y su abordaje en puertos naturales, especialmente el de La Grève, frente al actual Ayuntamiento. De esta manera, en el siglo XIV, de todos los contribuyentes que habitaban dentro de las murallas erigidas por Felipe Augusto en torno al año 1200, cuatro quintas partes se encontraban en la orilla derecha.
No fue hasta el siglo XII cuando se produjo el gran despegue económico y demográfico de París. Convertida entonces definitivamente en capital de la monarquía francesa, la isla de la Cité acogió diversas residencias reales y vio cómo se erigía la catedral de Notre-Dame, mientras la población se agolpaba en una intrincada red urbana que sería destruida en el siglo XIX. Al sur, el núcleo romano de la montaña de Santa Genoveva poco a poco fue reanimándose, en torno a la Universidad de la Sorbona, fundada a principios del siglo XIII. Pero fue sobre todo por el norte, en la orilla derecha, donde el desarrollo fue más intenso. Los pequeños burgos emplazados en lo alto de colinas a salvo de inundaciones, como Saint-Gervais o Saint-Germain-Auxerrois, empezaron a rodearse de murallas propias y cobraron una vitalidad económica cada vez mayor. Frente al núcleo político de la Cité y el distrito universitario de la Sorbona, en la orilla derecha se instalaba así el centro mercantil y artesanal, el más poblado y emprendedor de la ciudad. Esta especialización vino dada por el río. De los dos brazos que forma el Sena en torno a la isla de la Cité, el de la derecha es el más amplio y también el que tiene una ribera más baja, lo que facilita el paso de las embarcaciones y su abordaje en puertos naturales, especialmente el de La Grève, frente al actual Ayuntamiento. De esta manera, en el siglo XIV, de todos los contribuyentes que habitaban dentro de las murallas erigidas por Felipe Augusto en torno al año 1200, cuatro quintas partes se encontraban en la orilla derecha.
Tres ciudades en una

Víctor Hugo, en su obra Nuestra Señora de París, hablaba de la existencia en la Edad Media de “tres ciudades totalmente distintas y separadas, cada una con su fisonomía, su especialidad, sus costumbres, sus privilegios, su historia: la Cité, la Universidad, la villa”. Pero de inmediato recordaba que, lejos de estar aisladas entre sí, la comunicación no podía ser más intensa. En efecto, para eso estaban los puentes. A principios del siglo XV existían cuatro, dos en cada orilla, que enlazaban la Cité con la villa y la Universidad. Los dos más antiguos, herederos de los puentes romanos, eran el Petit Pont y el Grand Pont. El primero, con cuarenta metros de longitud, todavía hoy es el más corto de París. Rompiendo con la tradición de puentes de madera, a finales del siglo XII se reconstruyó en piedra, lo que no impidió que a lo largo de los siglos fuera arrastrado varias veces por las crecidas, hasta que en 1852 fue reedificado en la forma actual. El Grand Pont se situó algo más al norte que el puente romano original. Tomó su actual nombre de Pont au Change desde principios del siglo XIV, cuando, después de ser derribado por una crecida y reconstruido por orden de Felipe el Hermoso, los cambistas se instalaron en él.

Una característica de estas obras medievales era que sobre ellas se elevaban casas de particulares, que daban a los puentes un aspecto abigarrado y caótico, además de ser una fuente de riesgo ante las imprevisibles riadas. Así sucedió con el Pont Saint-Michel, en la orilla izquierda, construido en madera en 1364 y en el que se instalaron tintoreros, ropavejeros y tapiceros, reemplazados en el siglo XVII por perfumeros y libreros, igual que en el Pont Notre-Dame, en la orilla opuesta. Este último, de 1413, fue arrasado en 1499 por una crecida que provocó la muerte de muchos de los vecinos de las casas que se habían edificado encima. Esta costumbre estaba tan arraigada que, en 1512, cuando el puente se reconstruyó en piedra, se levantaron encima 68 viviendas, aunque en esa ocasión con un criterio de elegancia arquitectónica: todas aparecían perfectamente alineadas, decoradas con medallones e incluso numeradas, en una anticipación del moderno sistema de numeración de las casas. El puente, considerado entonces como el más bello de Europa, sirvió durante largo tiempo para las entradas solemnes de los reyes en su capital. Fue restaurado en el siglo XIX y a principios del XX los arcos centrales de piedra fueron sustituidos por uno de metal para evitar accidentes de navegación.
Esos cuatro puentes eran los únicos con los que contaba, todavía a principios del siglo XVII, una ciudad que entre tanto se había convertido en la más poblada de Europa. Si en 1500 París tenía unos 150.000 habitantes, en 1600 eran 300.000 y a fines del siglo XVII se superaba el medio millón. En el siglo XVI, el tránsito por unos puentes estrechos y cubiertos por casas y tiendas daba lugar a verdaderos atascos. Además, algunos de ellos tenían un estatuto de vía privada y cobraban un peaje para el paso.
Fue en las primeras décadas del siglo XVII cuando empezó a remediarse la situación, con la construcción de seis nuevos puentes. Las nuevas obras reflejaban la doble línea de expansión urbanística que seguía la ciudad. Hacia el oeste, en la orilla derecha, se desarrolló el barrio del Marais, lugar preferido de la nobleza urbana y de los financieros para la construcción de sus palacios (hôtels), y también se colonizó la isla de Saint-Louis, hasta entonces deshabitada. Los puentes Marie, de la Tournelle y de Saint-Louis comunicaron estas dos zonas con la Cité y la orilla izquierda. El Pont Marie, construido en piedra hacia 1630, es el segundo más antiguo de los que se conservan. Su nombre procede de Christophe Marie, el mayor promotor urbanístico de esos años.
Símbolos del poder real

La otra línea de expansión fue río abajo. A principios del siglo XVI, el Louvre, hasta entonces una fortaleza defensiva en el límite de la muralla urbana, fue transformado en un verdadero palacio real. Algo después, María de Medici hizo levantar en la misma zona un nuevo palacio, el castillo de las Tullerías, del que hoy subsisten únicamente los jardines, también creados en esa época. Toda la orilla derecha más allá de la isla de la Cité se convertía así en el centro palaciego de la Monarquía de los Valois y los Borbones. Los reyes abandonaban las antiguas residencias de la Cité, en el centro de la villa, todavía encerrada por las murallas medievales. Pero, al mismo tiempo, no deseaban cortar los lazos con la capital. Fue esta una de las razones de la construcción del célebre Pont Neuf, en el extremo occidental de la Cité. Desde el “Puente Nuevo” (en la actualidad, el más antiguo de los que se conservan), los parisinos del siglo XVII, como los paseantes actuales, tenían ante sus ojos la magnífica perspectiva del Louvre y las Tullerías, que demostraban el poderío de la Monarquía sobre la villa, igual que la estatua ecuestre de Enrique IV que se alza en medio del puente.

El Pont Neuf, que culminaba un proyecto desarrollado a lo largo de casi tres décadas, fue inaugurado en 1607 por Enrique IV. Era una obra de ingeniería extraordinaria para la época. Con sus doce arcos, cubre 238 metros, cabalgando sobre un extremo de la isla de la Cité que originalmente era un islote independiente. La decoración con mascarones y las estrías que producen efectos de luz según la hora del día han hecho del puente un icono de la ciudad, que permanece hoy como hace cuatro siglos. Fue también el primer puente construido sin casas; ese espacio se dejó para las aceras, lo que hizo que el lugar se convirtiera en el más animado de la ciudad. En el siglo XVIII, un escritor decía: “El flujo y reflujo de los habitantes y de los extranjeros por esta vía es tal que, para encontrar a alguien a quien se busca, basta con pasearse una hora cada día”.

El Pont Neuf inauguró un ciclo de puentes monumentales en piedra,

concebidos como una afirmación del poder de la Monarquía y que, a la vez, marcaron

 la expansión urbanística hacia el oeste. El segundo ejemplo fue

el Pont Royal, edificado en 1685, para conectar el

Louvre y las Tullerías, a la derecha, con el faubourg (“suburbio”)

de Saint-Germain, una zona en rápido crecimiento, en la orilla

izquierda. Más al oeste se proyectó, desde principios

del siglo XVIII, la edificación de un nuevo puente que solo

se llevaría a cabo en 1791, por obra del prestigioso arquitecto Perronet

el Pont Louis XVI, bautizado enseguida como Pont

de la Révolution y luego de la Concorde.

 Napoleón no hizo sino prolongar esta tendencia con

tres nuevos puentes río abajo: el Pont des Arts

(1804), el primer puente metálico de la ciudad; el Pont d¿Austerlitz

(1807), también en hierro aunque décadas después sería

reconstruido en piedra, y el diéna (1814), frente a la actual Torre Eiffel,

en una zona que pretendía convertirse en nuevo núcleo administrativo

 y monumental de París y, por tanto, del imperio europeo con el que soñaba
el emperador.
La conquista del Oeste

Con el Pont d Iéna y su proyecto de un nuevo centro urbano en el oeste, Napoleón se adelantaba a lo que iba a ser la tendencia persistente del París burgués y capitalista.

del siglo XIX: el traslado del centro de gravedad de la

ciudad hacia el oeste. El núcleo histórico y los barrios de la

periferia oriental quedaron en la primera mitad del siglo XIX

en manos de la población humilde: artesanos y obreros,

pequeños comerciantes y una amplia capa de

desarraigados. Fue también esta la población que

protagonizó las grandes revueltas francesas desde 1789

hasta la Comuna de 1871, pasando por la insurrección

socialista de 1848. Huyendo de este ambiente hostil,

la burguesía fue concentrándose en los

barrios del oeste, en los sucesivos ensanches

urbanísticos financiados en gran parte por la

banca de los que surgieron los arrondissements

 (distritos) ricos de los siglos XIX y XX.

Este profundo cambio, social y geográfico,

se reflejó en la fiebre de construcción de

puentes a lo largo del Sena que se vivió en el siglo XIX.

En el centro se levantaron algunos

nuevos, sobre todo en la época de Napoleón III,

cuando se erigieron los puentes

Archevêché (1828), Arcole (1855), Louis-Philippe

Louis-Philippe (1860) y Sully (1864). Río arriba se

emprendieron algunas grandes obras para ordenar

el tráfico en toda la conurbación: el Pont

National (1852), el más largo de la ciudad,

con 240 metros; el de Bercy (1863) y el de Tolbiac

(1882). Pero la mejor parte se la llevó el oeste,

sobre todo en las tres últimas décadas del

siglo. Las exposiciones universales de 1878, 1889

y 1900 dieron inicio a una belle époque

en la que la capital francesa fue centro universal

de las artes y la técnica. Las

celebraciones suscitaron programas monumentales

que han marcado el perfil de la ciudad,

sobre todo en la zona del Campo de Marte,

donde en 1889 se edificó la Torre Eiffel; mientras

que en la zona frente al Hôtel des Invalides se erigían

en 1900 el Grand y el Petit Palais. Este

programa arquitectónico tuvo su correspondencia

en los sucesivos puentes construidos

para estas exposiciones universales.

La era del lujo

Fue la Exposición de 1900 la que dio lugar a las tres obras

maestras de los puentes modernos de París, debidas las

tres al ingeniero y arquitecto Jean Résal. Se trata de

puentes metálicos que provocan admiración tanto por sus

características técnicas como por su refinamiento estético,

gracias en gran parte a las esculturas que los acompañan.

El Pont Mirabeau, inmortalizado en un popular poema de

Apollinaire, ofrece un arco central de extensión inusitada

en su época (96 metros) y está decorado con un grupo

escultórico de Jean-Antoine Injalbert. La Passerelle

Debilly debía ser una construcción

provisional para la Exposición, pero su belleza

hizo que se mantuviera. Y, finalmente, el Pont

Alexandre III es sin duda la joya de los puentes parisinos,

 junto con el Pont Neuf. Bautizado

así en honor del zar que en 1894 firmó una alianza

política con Francia, fue inaugurado por

su hijo Nicolás II y el presidente de la República

 Francesa Félix Faure. Fue construido en un

solo arco de 107 metros, sin arcadas ni pilares

que obstruyeran la navegación, y presenta

una curvatura muy baja a fin de respetar la

 perspectiva del entorno, entre el Hôtel des

Invalides y el Grand y el Petit Palais.

Los recubrimientos de oro y los diversos grupos

escultóricos, objeto de una reciente restauración

 que les ha devuelto todo su esplendor,

permiten revivir el ambiente de los años dorados

de la historia de la ciudad. Dentro de este

conjunto de puentes, cabe recordar también

el Viaduc de Passy, construido en 1905 y

rebautizado más tarde como Pont Bir Hakeimen

en recuerdo de una batalla en Libia de las

Fuerzas Francesas Libres, en 1942. Además,

 el viaducto construido simultáneamente para

el ferrocarril constituye otra de las

estampas características de la ciudad.

Tras la floración de lujosos puentes en

torno al año 1900, en los decenios siguientes se

abrió un paréntesis de pausa constructiva.

Tan solo en los últimos años se han llevado a la

práctica nuevos proyectos. Aparte del Pont

Solferino, vía peatonal entre las Tullerías y el

Musée d¿Orsay, otros dos puentes se han

situado esta vez en la zona sudoriental, objeto

de un amplio plan de renovación: el Pont Charles

 de Gaulle (1996) y una última pasarela en la

zona de Bercy, frente a la nueva Bibliothèque

Nationale, cuya inauguración está prevista

para el año 2006 y que se incluye dentro de un

programa de revitalización de esta zona de

la ciudad.

Los bateaux-mouche por el río que nos lleva

Una de las estampas más características del actual París

es la de los barcos que recorren el Sena repletos de

turistas. El curioso nombre de estas embarcaciones,

bateaux-mouche (“barcos mosca”), se remonta a mediados

del siglo XIX, cuando se pusieron en marcha empresas de

transporte fluvial de viajeros. La primera de ellas surgió en

1864 en Lyon, y es de uno de los barrios de esta ciudad

(La Mouche) de donde viene el nombre. Tres años

después ya funcionaban en París, donde rápidamente se

convirtieron en uno de los medios de transporte

 más populares. En 1887, después de que se

produjera una unificación de las empresas del sector,

existían en la capital 47 puentes

estaciones a ambas orillas del río, entre los que

circulaban más de un centenar de barcos

que trasladaban cada año a ocho millones de

 viajeros. Estas cifras se doblaron en los años

siguientes, con lo cual los bateaux-mouche se

transformaron en un auténtico metro

acuático. Sin embargo, la aparición en los primeros

años del siglo XX de los medios

modernos de locomoción (el tranvía eléctrico,

el metro y el autobús) provocó un rápido

declive del transporte fluvial, de modo que en

1918 los barcos ya se dedicaban

fundamentalmente al turismo.
El pont neuf sobre aguas turbulentas

Desde su inauguración, en 1607, el Pont Neuf ha sido un

escenario privilegiado de la historia de Francia y por él han

pasado los protagonistas de los principales

acontecimientos de estos cuatro siglos, como las dos

grandes revoluciones. 1594. Enrique IV, rey de Francia.

Restablecimiento de la estatua de Enrique IV en el Pont

Neuf, óleo de Hippolyte Lecomte. Enrique IV de Navarra

tomó París en 1594 y se convirtió en rey de Francia. En

1607, el monarca inauguró el Pont Neuf, aunque su estatua

no fue colocada hasta 1635. Esta fue destruida en

1792 y la que puede verse hoy se colocó en 1818.

1643. Luis XIV sube al trono. Procesión del Rey

Sol, símbolo del absolutismo, y su

comitiva a través del Pont Neuf (c. 1665).

Cuadro de la escuela francesa del siglo XVII.
1789. La Revolución Francesa. Partida de los

voluntarios, obra de Jean-Baptiste Edouard

Detaille. Los soldados republicanos cruzan

el Pont Neuf con sus banderas tricolores,

mientras una multitud los aclama.
1804. Napoleón se proclama emperador.

El cortejo imperial cruza el Pont Neuf tras la

coronación de Napoleón en Notre-Dame,

 el 2 de diciembre del año 1804.
1830. La segunda revolución. Soldados

revolucionarios en acción durante la Insurrección

de los Tres Gloriosos (en julio de 1830),

en un cuadro de la escuela francesa del siglo XIX.

Esta revolución obligó a Carlos X a abdicar.

Accedió al trono Luis Felipe.
1844. Liberación de París. Una batería antiaérea

francesa sobre el Pont Neuf, en agosto

de 1944, cuando la capital francesa fue por fin

liberada, después de haber estado ocupada

por los nazis desde el 14 de junio de 1940. 

 GRACIAS POR AVISARME ME CONFUNDI DE FOTOGRAFIA, TENIA SUEÑO…

ERNESTO

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Anteriores Entradas antiguas