ARISTÓTELES (filósofo y científico griego)

  • La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor.

  • Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por el contrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales.

  • Si los ciudadanos practicasen entre sí la amistad, no tendrían necesidad de la justicia.

  • No hay genio sin un gramo de locura.

  • Es preciso preferir la soberanía de la ley a la de uno de los ciudadanos.

  • Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.

  • Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver.

  • Sólo hay una fuerza motriz: el deseo.

  • Es de importancia para quien desee alcanzar una certeza en su investigación, el saber dudar a tiempo.

  • Gracias a la memoria se da en los hombres lo que se llama experiencia.

  • El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.

  • El sabio no dice nunca todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.

  • El género humano tiene, para saber conducirse, el arte y el razonamiento.

  • Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla.

  • La excelencia moral es el resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía.

  • Los grandes conocimientos engendran las grandes dudas.

  • La amistad perfecta es la de los buenos y de aquellos que se asemejan por la virtud. Ellos se desean mutuamente el bien en el mismo sentido.

  • La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.

  • Un amigo fiel es un alma en dos cuerpos.

  • Todos los gobiernos mueren por la exageración de su principio.

  • La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia.

  • La recompensa del mentiroso es no ser creído aun cuando diga la verdad.

  • Lo que tenemos que aprender a hacer, lo aprendemos haciéndolo.

  • Lo mejor es salir de la vida como de un fiesta, ni sediento ni bebido.

  • No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje.

  • Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama.

  • En parte, el arte completa lo que la naturaleza no puede elaborar y, en parte, imita a la naturaleza.

  • La virtud, como el arte, se consagra siempre a lo más difícil.

ERNESTO_LunaSol_____________

Anuncios