__VIDEOS__

 

__Luna_________Sol________ERNESTO_

 
 
ALBERT  HAMMOND-EHAMW A MI LA CULPA

LA LOBA SHAKIRA

 

__Luna_________Sol________ERNESTO_

Para construir un bello sueño

Para construir un bello sueño lo primero es estar despierto, mano firme para sostener las bridas y hacerse un proyecto a medida teniendo en cuenta que todo encoge.Materiales de primera. Anchos y profundos los cimientos, a prueba de malentendidos, compromisos, intereses y accidentes.

Orientado al sur y protegido de los vientos.

Nada cura las heridas como un bello sueño. ¿Quién no arriesga la vida por un bello sueño? ¿Qué sería de nosotros sin un bello sueño? ¿Qué haríamos del día y de la noche?

Para construir un bello sueño hay que dedicarse plenamente a él y estar pendiente en todo momento de si ríe, si duerme, si llora como si fuese un recién nacido.

Y por el bien de la empresa es indispensable estar enterado de que al final de la proeza será una sorpresa su resultado.

Hay un buen trecho entre los sueños y la realidad.

Nada cura las heridas como un bello sueño. ¿Quién no arriesga la vida por un bello sueño? ¿Qué sería de nosotros sin un bello sueño? ¿Qué haríamos del día y de la noche?

Para construir un bello sueño es preciso, además, ser lo bastante espabilado –cuando se da vuelta la fortuna– para salir de entre las ruinas y hacer otro inmediatamente. (Joan Manuel Serrat)

ERNESTO_LunaSol

POESÍA

PENSANDO EN TI…

 

Vengo pensando en ti, desde hace tiempo
y las horas perdieron
importancia.Ya solo soy feliz en los momentos
en que evoco tu amor, en la
distancia.

Cuando, de noche, escribo mis poemas
con dulce voz mi corazón te
nombra

y por ser tú el alivio de mís penas
te busco, con amor, entre la
sombra.

Yo vivo de tu amor, sin que tú sepas,
que palpitas en todos mis
sentidos,

que te llevo en mi cuerpo y en mi sangre,
como las flores llevan los
rocíos.

Siempre que el sol declina sobre el día,
vuelvo, en mis versos a
busacarte,

para decirte, en cada poesía,
que nunca, nunca…dejare de
amarte…

 

 

 

Oscar Jiménez Efrez
(Oscar.J)
ERNESTO
LunaSol

POESÍA

 TU AMOR EN LA DISTANCIA
Nuestros dos corazones se unen día a día
como se une un lucero a la estrella que lo guía…

Y,…allá, en la distancia, me piensas y te pienso…
unidas nuestras almas por un amor inmenso

Los mares, los ríos, el sol y las estrellas,
nos hablan solamente de nuestras cosas bellas…

Aunque lejos estemos, el amor nos reclama
y en las noches de luna…mi corazón te ama

Es corta la distancia, se disipa la sombra,
cuando amorosamente, el corazón te nombra…

Que bello amarte así,… con dulce sentimiento,
con los sueños dormidos mecidos por el viento,

mientras lejos…muy lejos, te traen al momento,
los rayos de luna que alumbra el firmamento…

y entre mis sueños locos aprisiono tus besos,
esos besos de amor en mis labios impresos…

Aspiro en el aire…, esa sutil fragancia,
aromas de un amor,…tu amor en la distancia…

Oscar Jiménez Efrez
(Oscar.J)

ERNESTOLunaSol

La estrella y la Dama leyenda

Cuenta la Leyenda que una estrella se desprendió del firmamento.

En su caída arrancó de sus entrañas un lamento; un grito agónico, ahora de ayuda, ahora de nostalgia… y el cielo empezó a llorar. Las nubes lo cubrieron y sus lágrimas inundaron la Tierra que aquella estrella pisó.

Convertida en Dama y Señora, perdida en su camino, sola y abatida, se debatía sobre qué camino seguir.

Parecía aquel mundo tan desconocido y tan lejano, que se encontraba perdida y, curiosamente, recordaba verlo desde sus alturas, no hace mucho, con envidia y celo por tenerlo. “¿Y ahora qué?”, se preguntaba. “Te extraño, Orión”, “ya no me acompañas, Sirio”, pensó mirando a su cielo protector… sola… y el cielo seguía llorando…

De rodillas en el suelo, empapada por la pena divina; la cara cubierta por sus pálidas manos; los ojos húmedos por el llanto contenido, sintió una mano firme sobre su hombro.

“Ven, acompáñame”, le dijo una voz. “Resguardémonos bajo aquel frondoso roble”.

Aún a sabiendas de que aquél podía no ser un lugar seguro en aquellos momentos difíciles, encaminó sus pasos hacia el árbol: la cabeza gacha, los pasos dudosos, pero la mano apretada por la de aquel joven.

Bajo aquel roble por primera vez sus miradas se encontraron. Y lo supo: el destino, el sentido de su pasado, el por qué de su presente; los pasos hacia su futuro; y por un momento recobró aquel anhelo juvenil que parecía retenido por las aterradoras fauces de antiguas tristezas.

… y el cielo se abrió… los rayos de Sol dibujaron un paraíso de sueños, y su pelo brilló dorado, como en aquellos días en que no eran cabellos sino brazos de luz que alumbraban al mundo. Ya no brillarían sólo por todos; ya no lucirían sólo para darle paz y calor a quienes a su alrededor parecían disfrutar de la vida. Aquella energía que un día irradiaba su estrella jamás se había perdido. Siempre había estado ahí, esperando, oculta en el rincón más remoto para volver a cegar con su sonrisa esperanzada.

Difuminados por el rocío de la hierba mojada, sus siluetas comenzaron a desaparecer entre las últimas luces del día, y del roble, la estrella caída y el joven sólo quedaron la mágica historia que los lugareños se contaban de padres a hijos.

Desde entonces, esos mismos lugareños cuentan que cuando llueve sobre la Tierra, el cielo llora por otra estrella caída, pero aquel preciso lugar en que un día un roble ofreció su cobijo siempre permanecía seco.

Cuenta la leyenda que desde entonces dos estrellas brillan entre las nubes despejando el camino de la luz, siempre con sus sonrisas puestas.

Estrella y Dama

__Luna

_________Sol________ERNESTO_

POESÍA

CORAZON HERIDO

 

¿Que te pasa corazón adolorido?

  

¿Por que quisiste entregar tu vida?

 

¿Para quedar inmensamente herido,

  

    y el alma destrozada y compungida?

 

 No debíste amarla, corazón herido,

 

entregaste tu amor a un imposible.

 

Fue error, corazón, haber querido

 

 sabiendo que su alma era insensible.

 

Te engaño, corazón, su hipocresía,

 

su mentira, su traición y su falsía

 

destruyeron tu fe, tus ilusiones.

  

Olvídala corazón ya no la nombres.

 

Es una maldición para los hombres;

 

su placer es herir los corazones.

  

Oscar Jiménez Efrez

(Oscar.J)

ERNESTOLunaSol

Anteriores Entradas antiguas