Y CONTINUO CON LETRAS DE CANCIONES.

 

Sueño que ya no hay sueños por soñar…

así que invento algunos sueños nuevos.

 

Quijóte, corazón enamorado
en busca del amor de sus ensueños
luchare contra molinos.

cabalgaré en el sueño que me guía
como espada, mi amor y mis ideas
trás de ti mi Dulcinea.

Poema de León Felipe – Música de J.M. Serrat

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar…
Y ahora ociosa y abollada, va en el rucio la armadura,
y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar…
Va cargado de amargura…
que allá encontró sepultura
su amoroso batallar…
Va cargado de amargura,
que allá «quedó su ventura»
en la playa de Barcino, frente al mar…
Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura,
en horas de desaliento así te miró pasar…
y cuántas veces te gritó: «Hazme un sitio en tu montura
y llévame a tu lugar.

Hazme un sitio en tu montura,
caballero derrotado,
hazme un sitio en tu montura,
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar.

Ponme a la grupa contigo,
caballero del honor,
ponme a la grupa contigo
y llévame a ser contigo,
contigo pastor…»
Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar…
Va cargado de amargura…
Va, vencido, el caballero
de retorno a su lugar.

 Letra y Música de J.M. Serrat

 Quizá porque mi niñezsigue jugando en tu playa,y escondido tras las cañas

duerme mi primer amor,llevo tu luz y tu olorpor donde quiera que vaya,

y amontonado en tu arenaguardo amor, juegos y penas.

Yo,que en la piel tengo el saboramargo del llanto eterno,que han vertido en ti cien pueblos

de Algeciras a Estambul,para que pintes de azulsus largas noches de invierno.

A fuerza de desventuras,tu alma es profunda y oscura.

A tus atardeceres rojosse acostumbraron mis ojoscomo el recodo al camino...

Soy cantor, soy embustero,me gusta el juego y el vino,Tengo alma de marinero...

¿Qué le voy a hacer, si yonací en el MEDITERRÁNEO?

Nací en el MEDITERRÁNEO...

Y te acercas, y te vasdespués de besar mi aldea.Jugando con la marea

te vas, pensando en volver.Eres como una mujerperfumadita de brea

que se añora y que se quiereque se conoce y se teme.

Ay...si un día para mi malviene a buscarme la parca.Empujad al mar mi barca

con un levante otoñaly dejad que el temporaldesguace sus alas blancas.

Y a mí enterradme sin dueloentre la playa y el cielo...

En la ladera de un monte,más alto que el horizonte.Quiero tener buena vista.

Mi cuerpo será camino,le daré verde a los pinos y amarillo a la genista...

Cerca del mar. Porque yonací en el MEDITERRÁNEO...

Nací en el MEDITERRÁNEO...

Nací en el MEDITERRÁNEO...
ERNESTO___Luna__Nota_Nota__Nota___Nota___Sol_______

 

LETRAS DE CANCIONES.

Sinceramente tuyo
Joan Manuel Serrat

No escojas sólo una parte,
tómame como me doy,
entero y tal como soy,
no vayas a equivocarte.

Soy sinceramente tuyo,
pero no quiero, mi amor,
ir por tu vida de visita,
vestido para la ocasión.
Preferiría con el tiempo
reconocerme sin rubor.

Cuéntale a tu corazón
que existe siempre una razón
escondida en cada gesto.
Del derecho y del revés
uno sólo es lo que es
y anda siempre con lo puesto.

Nunca es triste la verdad,
lo que no tiene es remedio.

Y no es prudente ir camuflado
eternamente por ahí
ni por estar junto a ti
ni para ir a ningún lado.

No me pidas que no piense
en voz alta por mi bien,
ni que me suba a un taburete
si quieres, probaré a crecer.
Es insufrible ver que lloras
y yo no tengo nada que hacer.

Cuéntale a tu corazón
que existe siempre una razón
escondida en cada gesto.
Del derecho y del revés,
uno sólo es lo que es
y anda siempre con lo puesto.

Nunca es triste la verdad
lo que no tiene es remedio.

 

  
POR UNA CABEZA
  
 
Por una cabeza,
todas las locuras.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza,
si ella me olvida
qué importa perderme
mil veces la vida,
para qué vivir.
Cuántos desengaños,
por una cabeza.
Yo jugué mil veces,
no vuelvo a insistir.
Pero si un mirar
me hiere al pasar,
sus labios de fuego
otra vez quiero besar.
Basta de carreras,
se acabó la timba.
¡Un final reñido
ya no vuelvo a ver!
Pero si algún pingo
llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero.
¡Qué le voy a hacer..!

 

Nada Valgo Sin Tu Amor – (Juanes)

Cuando el tiempo pasa
y nos hacemos viejos
nos empieza a parecer 
que pesan mas los daños
que los mismos años al final
 
Por eso yo quiero
que lo años pasen 
junto a ti, mi amor eterno
junto a mi familia
junto a mis amigos
y mi voz…

Porque nada valgo 
porque nada tengo
si no tengo lo mejor:
tu amor y compañia 
en mi corazon..
 
Y es que vale mas 
un año tardio 
que un siglo vacio amor 
y es que vale mas 
tener bien llenito el corazon 
 
Por eso yo quiero 
que en mi mente siempre
tu cariño este bien fuerte
aunque estemos lejos
aunque estemos cerca del final

Porque nada valgo
porque nada tengo
si no tengo lo mejor 
tu amor y compañia 

en mi corazon

Ven amor,
me siento debil 
cuando estoy sin ti
y me hago fuerte
cuando estas aqui 
sin ti yo ya no se
lo que es vivir 
mi vida es oscura
sin tu luz 
Quiero pasar mas tiempo
junto a ti
recuperar las noches
que perdi 
vencer el miedo inmenso
de morir 
y ser eterno junto a ti
 
 
Porque nada valgo
porque nada tengo 
si no tengo lo mejor:
tu amor y compañia 
en mi corazon

Por eso yo quiero 
que en mi mente siempre

tu cariño este bien fuerte
aunque estemos lejos 
aunque estemos cerca
del final…

[* * *]
 
Porque nada valgo 
porque nada tengo 
si no tengo lo mejor
tu amor y compañia
en mi corazon 
 
Ven amor,
me siento debil 
cuando estoy sin ti
y me hago fuerte
cuando estas aqui 
sin ti yo ya no se
lo que es vivir 
mi vida es oscura
sin tu luz 
Quiero pasar mas tiempo
junto a ti
recuperar las noches
que perdi 
vencer el miedo inmenso
de morir 
y ser eterno junto a ti 

 
Porque nada valgo
porque nada tengo 
si no tengo lo mejor:

tu amor y compañia 
en mi corazon

  ERNESTO___Luna_________Sol

Por una cabeza
de un noble potrillo
que justo en la raya
afloja al llegar,
y que al regresar
parece decir:
No olvidés, hermano,
vos sabés, no hay que jugar.
Por una cabeza,
metejón de un día
de aquella coqueta
y burlona mujer,
que al jurar sonriendo
el amor que está mintiendo,
quema en una hoguera
todo mi querer.

 

QUE ES LA POESIA

No se bien si son los

sueños los que hacen la poesía o si es la poesía

 la que hace los sueños, pero lo que sé

 es que no puedo vivir sin sueños y sin poesía.

el poema es la creación del poeta pero…

el poema dado a luz

no requiere del poeta para existir

Sí el poema es apto, por sí mismo

respirará por los poros a través del tiempo…

y talvez al fin encontrará un poeta perdido

al otro lado del río: quien le ayudara a cruzar

escapar al espejo, y renacer hermoso.

La pintura es poesía

muda; la poesía pintura ciega.La belleza

perece en la vida, pero es inmortal en el arte.

El ojo recibe de la belleza pintada el mismo

placer que de la belleza real.He ofendido a dios

 y a la humanidad porque mi trabajo no tuvo

 la calidad que debía haber tenido.

Leonardo da Vinci

Mundo de Poesía

Aquí la vida se vive

sin principio sin final,

aquí la vida se divide

entre la tristeza y la felicidad.

Aquí las horas y los minutos,

pasan como si no tuvieran

un empezar o un tiempo

definitivo para terminar.

 Aquí en este lugar todo es amistad

todo es romance todo es fantasia,

todo es desilusion desamor,

y muchas veces todo es realidad.

Aqui podras leer escuchar y meditar

sobre tantas cosas lindas que componen

la vida, el romance ,el amor

la musica la poesia y la eternidad..

Autor:Anthony Freites

Declamación Carmen Feito

Maeso

Escucha sus poemas

ERNESTO___Luna_____Sol___________

BUENAS NOCHES Y A BAILAR.

 
 
LA CULPA FUE DEL CHA CHA CHA ( Gabinete Caligari )
LETRA DE “LABIOS COMPARTIDOS”

Amor mio
Si estoy debajo del vaivèn de tus piernas
Si estoy hundido en el vaivèn de caderas
Esto es el cielo, es mi cielo.


Amor fugado
Me tomas, me dejas, me exprimes y me tiras a un lado
Te vas a otros cielos y regresas como los colibris
Me tienes como un perro a tus pies.


Otra vez mi boca insensata, vuelve a caer en tu piel.
Vuelve a mi tu boca y provoca,
vuelvo a caer de tus pechos a tu par de pies.

CORO:
Labios compartidos, labios divididos mi amor
Yo no puedo compartir tus labios
Que comparto el engaño y comparto mis dìas y el dolor
Yo no puedo compartir tus labios, oooh amor, oooh
Amor, compartidos…

Amor mutante
Amigos con derecho y sin derecho de tenerte siempre
Y siempre tengo que esperar paciente el pedazo,
que me toca de ti.


Relàmpagos de alcohol
Las voces solas, lloran en el sol eeey !
Mi boca en llamas torturadas.
Te desnudas àngel, hada luego te vas.

Otra vez mi boca insensata, vuelve a caer en tu piel de miel.
Vuelve a mi tu boca, duele.
Vuelvo a caer de tus pechos a tu par de pies.

CORO:
Labios compartidos, labios divididos mi amor
Yo no puedo compartir tus labios
Que comparto el engaño y comparto mis dìas y el dolor
Ya no puedo compartir tus labios.
Que me parta un rayo
Que me entierre el olvido mi amor.
Pero no puedo màs compartir tus labios,
compartir tus besos.

Labios compartidos ooooohhh yeah!

Te amo con toda mi fe sin medida
Te amo aunque estes compartida
Tus labios tiene nel control
Te amo con toda mi fe sin medida
Te amo aunque estès compartida
Y sigues tù con el control.

 

 
 

 

ERNESTO_____Nota_Nota__Nota____Luna_____Sol_________

 

 

Saliste a la arena del night club
y yo te recibí con mi quite mejor
Estabas sudadita
pues era una noche que hacía calor
Te invité a una copita
y tú me endosaste el primer revolcón
Tenías querencia a la barra
y tuve que tomar tres puyazos de ron
para sacarte a los medios
con el beneplácito de la afición
que con olés me animaba
mientras me arrimaba a tan brava mujer

Y yo bolinga, bolinga, bolinga
haciendo frente a la situación
con torería y valor
 

Y allí en la arena del night club
citando sin ventaja y contento de ron
Te ceñí la cintura
palpando tu faja con garbo y valor
entre olés, ovaciones
y aclamaciones de satisfacción

La culpa fue del Cha-cha-chá
que tú me invitaste a bailar
Embistiendo a mi capote
yo me asomaba al balcón de tu escote

La culpa fue del Cha-cha-chá
sí fue del Cha-cha-chá
que me volvió un caradura
por la más pura casualidad

Salimos por la puerta del night club
cogidos de la mano para celebrar
el triunfo verdadero
del arte torero y del cha-cha-chá
que nos unió para siempre
sentimentalmente por casualidad

Por eso la culpa fue del Cha-cha-chá
yo sé que la culpa fue del cha-cha-chá
por eso la culpa fue del cha-cha-chá

La culpa fue del Cha-cha-chá
que tú me invitaste a bailar
Embistiendo a mi capote
yo me asomaba al balcón de tu escote

La culpa fue del Cha-cha-chá
sí fue del Cha-cha-chá
que me volvió un caradura
por la más pura casualidad

las estrellas.

Anoche, cansado buscar en la cama un sueño perdido,

 salí al jardín a contemplar las estrellas.

 Fue precioso observar la grandiosidad de una noche

 rasa de primavera reciente. Los puntos de luz eterna

 me acogieron mejor que las sábanas y allí permanecí

horas envuelto por luceros sonrientes. Fue entonces

 cuando descubrí uno que brillaba más que el resto.

 Uno cuya intensidad le distinguía de los demás.

 Más grande, más claro, más azul. Supe pronto

que era un planeta, mi planeta. Así que simplemente

viajé hasta él. Cerré los ojos, me dejé llevar por

el embrujo de la noche y me elevé sin esfuerzo

 hasta encontrarme allí. Entonces entendí que aquel

 lugar era demasiado grande para estar solo y pensé

 en ti para que me acompañaras. Teníamos todo un

 paraíso para los dos. Una tierra en la que poder

 demostrarnos amor el uno al otro sin que nadie observara.

 Un lugar en el que si querías alas, alas tenías, si querías agua,

 agua tenías, si querías felicidad, felicidad tenías.

Todo cuanto desearas estaba a tu alcance, sólo

necesitabas cerrar los ojos e imaginarlo.

 Solamente una cosa se escapaba a mis deseos

 hechos realidad; el dinero, pero pronto me di

 cuenta de que no lo necesitaba pues todo aquello

 hasta donde abarcaba mi vista -y mi pensamiento-

 me pertenecía. Solos en un mundo hecho por y para

 nosotros. Solos porque no hay compañía más gratificante

 que la tuya y nadie más. Solos en mitad de los sueños

 que un día forjamos juntos en busca de la eternidad.

Y entonces quise tu amor y cerré los ojos para pedirlo,

 pero algo no funcionó. Volví a cerrarlos con más fuerza

sin mejorar el resultado. Los abrí y seguías allí, delante

 de mi, pero sabía que ya no me amabas. Cerré los ojos

 por última vez y puse todo mi empeño en centrar mi

 pensamiento en tu amor, pero pronto entendí que ni

 un planeta entero para los dos, ni todo cuanto deseabas

 hasta entonces, ni los sueños que aquel día

 forjamos en la cama, ni la felicidad que nos envolvía

cada día, eran suficientes para ti.

ERNESTO__________

_____________Luna____________Estrella

LOBOS

En una noche oscura, esperaba, esperaba impaciente
a su amante secreta, oculta en su pecho sangriento
 como gravada a fuego que deja su marca al rojo vivo.
Tan presente y lejana, tan infinitamente bella y misteriosa,
 que no osaba entenderla, ni tan siquiera hablarle, tan solo contemplarla.
Su fuerza radicaba precisamente en ese acto, en esa
dulzura amarga de amar sin ser correspondido y en su mirada,
 puñaladas frías que hielan las almas de cobardes mortales.
Lobo azul, feroz y orgulloso de su linaje noble, de raza de valientes,
 intrépido en su bosque de verde y amarillo.
¿Cuántas veces habría recorrido aquellos lugares tan hermosos?,
 no hubo quien las
contase. ¿Cuántas veces espero sin alivio de la noche su llegada?,
tampoco se contaron.
Parecía no obstante hoy más tranquilo que nunca y más
 furioso a la vez. El tiempo no es eterno, el tiempo no existe,
pero pasa, o pasamos o las cosas transcurren sin otra alternativa
 más que dejarlas suceder.
Las nubes eran densas, eso le molestaba, le hacia temer
 el peor de los casos,
que su presencia hermosa no fuera divisada por su ojos ansiosos
 de poder verla y admirarla.
El río cristalino y diáfano cuyas ligeras aguas hoy fluían como sin
 tener prisa y a su paso dejaban risas de cascabel, invitaban con
su canto de ninfas al lobo de este cuento a acercarse a su orilla.
¡Oh cuanto dolor sentía!, cuan poco le quedaba para gustar la
muerte que a toda vida llega, más no era su pena dejar su corta
 vida, sino no haber pronunciado las famosas palabras. Ella tardaba.
 ¿Acaso hoy no vendría?
El corazón se queda como inmóvil, el aliento se hace casi
impercibible, como pretendiendo detener al maldito que sin piedad
alguna no para ni un instante y sigue y sigue y pasa el tiempo.
La oscuridad se habría camino y ganaba la batalla con la luz,
 también pretendía ganar los ojos del lobo azul y hacer que los cerrase
 para encontrarse con ella, pero en honor a su adjetivo más pronunciado
 por los hombres y los seres de los cuentos la ferocidad con
 que luchaba era enorme.
Una brisa muy suave acunaba su alma que ya casi dormía pero aún
 antes de que llegue el sueño eterno ha de gozar de una última
 noche con ella, de una última mirada.
Aquella tarde los disparos sonaron como nunca antes lo hicieron.
 El hombre, otra vez el hombre y su imperdonable orgullo necio que
 con sus actos de crueldad destruye, mata, arrasa por donde sus
 pies pisan, la cacería comenzó de madrugada, bien temprano,
los caballos al galope corrían al ritmo que sus dueños les marcaban,
 sonidos por doquier, perros que ladran, tiemblan las flores y las
 pequeñas hierbas que brotan en los senderos de ese bosque, su bosque.
El nació allí, único macho de una camada de cuatro lobeznos,
 fuerte, valiente, gallardo, desde bien pequeño aprendió a sobrevivir
 bajo el cuidado de su madre y pronto fue de los primeros en unirse
a las partidas de caza para buscar alimento en la manada, su caza
era instinto de la supervivencia, la caza del hombre: diversión.
Sus patas volaban como el viento, corría en busca de refugio pero el
disparo le alcanzo en un costado y lentamente, aunque ninguno de
 los hombres lo encontró, ni pudo hallar su rastro, él fue perdiendo
 su sangre y con ella su vida.
Le quedaba muy poco aliento ya, ¿tal vez, unas horas?, quizás
 no tanto, ¿acaso unos minutos?, de nuevo su enemigo, el tiempo,
 odioso tiempo al que jamás le ganamos la partida. Nos vence
 siempre irremediablemente.
El manto de la noche se rasgó como velo de seda que es
atravesado por un fino cuchillo, y deslumbrante, enloquecedoramente
 hermosa, asoma su palidez y se refleja en las aguas del río su belleza.
Oh Luna, amada por poetas, por dioses y mortales, ¿por que es tan fría
tu mirada de luz? ¿Por que permaneces impasiva cuando tantas
 ofrendas se te hacen?
El lobo azul, abrió sus ojos cuanto pudo luchando poderoso con
 la parca, mordiéndole al viento de la noche, aullando nuevamente
para ella y gritando por fin, a su manera, cuanto la amaba.
Te amo luna bella, son estas mis últimas palabras.
Y tendido sobre el rojizo suelo dejo su cuerpo aquí y
entregó a Dios su alma, alma que voló tan alto que alcanzó
 el cielo y pudo darle un beso hoy a su amada, para luego seguir
 con su camino, para por fin hallar la paz que tanto ansiaba.
Así sucede siempre. El lobo azul, habló.
Para irse en paz dejó brotar de si las mágicas palabras:
Te amo luna, te amo.
Ni bestias, ni mortales debieran de callarlas, por que dejar
 el mundo sin nunca pronunciarlas, es dejar una vida vacía
 de esperanzas, vacía de alegrías, vacía…
Su vida fue muy breve, más su amor tan intenso que llenó
su existencia con su luz tibia y clara. La amó. Eso es muy bello.
Siempre hubo historias de lobos que a la luna le hablan, pero
este lobo azul fue el primero que emprendió la leyenda
del lobo que a la luna amaba.
 
  Yo amo a la luna sorda,

esa que nunca responde
___Luna_________ERNESTO_Sol______________________

a mis lamentos

y no por su hermosura

y no por su fuerza

y no por esa luz que no tiene

pero refleja

la amo porque al mirarla


(la amo porque al amarla)

levanto mi cabeza
(ella levanta mi cabeza)

*Un paR de zaPatos rOjos.·*

 

La notificación llegó en un sobre certificado y, antes de rasgar el sobre

 para leerla, ya conocía su contenido. En realidad, el edificio se había

 quedado tabuco del patio de entrada donde, desde hacía cuarenta años,

 habia ejercido de zapatero remendón.

Le habían ofrecido un pequeño local en la calle de al lado, pero el zapatero

 se sentía viejo, el corazón le habia dado dos sustos, y con la pensión y la

 indemnización de la inmobiliaria, echadas las cuentas, vio que podía jubilarse.

 Nunca había llegado a casarse, ni tenía parientes próximos, por lo que tampoco

 tuvo que consultar la decisión con sus familiares ni dar explicaciones a nadie.Ya había recogido los trebejos -la burra, las leznas, el punzón, las hormas

 y el martillo-, acababa de empaquetarlo todo y, por fin, contempló las estanterías vacías.

Sólo quedaban unos zapatos rojos de mujer, cubiertos de polvo, un par

 de zapatos que llevaban allí arrinconados más de un cuarto de siglo.

Era frecuente que, de vez en cuando, se quedaran olvidados zapatos

ya remendados que luego el cliente no se molestaba en recoger,

 y él solía regalarlos al cabo de dos o tres años al ropero de la parroquia.

Sin embargo, aquellos zapatos habían resistido las cribas sucesivas.

Muchas veces estuvo a punto de incluirlos en el lote de calzado para la parroquia,

 pero cuando iba a meterlos en la bolsa de plástico, pensaba en ella y se arrepentía,

y los volvía a colocar en la estantería del fondo.La primera vez ella no había venido con los zapatos rojos, sino con un par de

 zapatos de caballero, los del farmacéutico de la esquina, en cuya casa servía.

 Luego le trajo los zapatos rojos. Ella -nunca supo su nombre- era de estatura

mediana, tenía los ojos verdes, el pelo largo, muy negro, y una sonrisa

 húmeda y fresca que parecía de melocotón mordido, de higos

abiertos a primeras horas de la mañana.Se enamoró de ella y no se lo dijo nunca. Y ella se paraba en el tabuco,

 le daba coversación mientras él ponía medias suelas, tacones o arreglaba

un contrafuerte, y le sonreía como no recordaba que hubiera llegado a sonreírle

 nunca ninguna otra mujer.Un día ella dejó de venir, y por Tomás, el de los ultramarinos, se enteró

 de que la muchacha que servía en la casa del farmacéutico había regresado

al pueblo para casarse con su novio de toda la vida. Y no pasó a recoger los

zapatos rojos, aquellos zapatos rojos que acariciaba en las manos y

 que el zapatero devolvió a la estantería antes de marcharse del tabuco.Dentro de unos días vendrían las excavadoras a derribar el edificio.

Luis del Val

cuentos de Luis del Val

ERNESTO________Luna____Sol_________________

RNESTO_____________________________

Anteriores Entradas antiguas