Dulcinea del Toboso.

Dulcinea del Toboso
Se hacía llamar Dulcinea del Toboso (en realidad se llamaba Aldonza Lorenzo),
se creía princesa (era hija de aldeanos), se imaginaba joven y hermosa
(tenía cuarenta años y la cara picada de viruelas).

Su enamorado era don Quijote de la Mancha. Decía que don Quijote

había salido hacia lejanos reinos en busca de aventuras y peligros

 para hacer méritos y, a la vuelta, poder casarse con una

dama tan importante como ella. Se pasaba todo el tiempo

 asomada a la ventana esperando el regreso del aventurero caballero.

Alonso Quijano, un pobre loco que la amaba, ideó hacerse pasar

por don Quijote. Se puso una vieja armadura, montó en su

 caballo y salió a los caminos a repetir las hazañas que Dulcinea

 atribuía a su caballero. Cuando volvió al Toboso, Dulcinea había muerto.

 Es muy curioso que, en realidad, el nombre de Dulcinea (atención

 a la raíz etimológica de Dulcinea, que viene de la palabra dulce)

 sea Aldonza, pues con este nombre circulaban en la época

 numerosos chistes, cuentos y demás chascarrillos y burlas

 muy populares. Como su amada no puede llamarse Aldonza,

 pues todo el mundo se reiría de él, le tiene que cambiar

 el nombre y le coloca un nombre, “alto, sonoro y significativo”.

 Además, es importante decir que Dulcinea es un personaje

 que sólo existe en la mente del otro personaje, tal es así que

 los términos se invierten y se hace inconcebible un

 Don Quijote sin Dulcinea y a la inversa.

Dulcinea, es para Don Quijote una dama muy importante.

 Desde los Reyes Católicos, las damas de alta posición debían

 saber letras humanas, pero Aldonza Lorenzo es una

 paleta que no sabe absolutamente nada.

Así piensa don Quijote de Dulcinea:
“Y así, bástame a mí pensar y creer que la buena de

 Aldonza Lorenzo es hermosa y honesta, y en lo de

l linaje, importa poco; que no han de ir a hacer la

 información del para darle algún hábito, y yo me hago

 cuenta que es la más alta princesa del mundo. Porque

 has de saber, Sancho, si no lo sabes, que dos cosas

solas incitan a amar más que otras; que son la mucha

 hermosura y la buena fama, y estas dos cosas se hallan

 consumadamente en Dulcinea, porque en ser hermosa,

ninguna le iguala; y en la buena fama, pocas le llegan”.

 

Y ésta es la carta famosa que le

 escribe y manda al Toboso:
“Soberana y alta señora:
El ferido de punta de ausencia y el llagado de las telas del corazón

, dulcísima Dulcinea del Toboso, te envía la salud que él no tiene.

 Si tu fermosura me desprecia, si tu valor no es mi pro, si tus

 desdenes son en mi afincamiento, maguer que yo sea asaz de

 sufrido, mal podré sostenerme en esta cuita, que, además de ser

 fuerte, es muy duradera. Mi buen escudero Sancho te dará

 entera relación, ¡oh bella ingrata, amada enemiga mía!, del modo

 que por tu causa quedo; si gustares de acorrerme, tuyo soy; y si no,

 haz lo que te viniere en gusto; que con acabar mi vida habré

satisfecho a tu crueldad y a mi deseo.
Tuyo hasta la muerte,
El Caballero de la Triste Figura”

Cervantes eligió El Toboso para ubicar a Dulcinea con un marcado

 sentido de comicidad. Por un lado, porque las tinajas más grandes

 de La Mancha son de El Toboso, lo que nos lleva a pensar

 que Dulcinea debía ser bastante rellenita. Por otro,

 El Toboso de aquellos años era tierra de abundantes

 cardos borriqueros, nueva referencia a lo poco agraciada

 que debía ser la amada del cabllero andante más

 famoso de todos los tiempos.

 

Breve historia:
La historia de El Toboso (Toledo) es la de un pueblo manchego,

 de antiguo origen ibérico, de importancia estratégica

cuando las órdenes militares (perteneció a la de Santiago)

 y una carga inmensa de evocación quijotesca.

 Todo en El Toboso recuerda a Alonso Quijano, el hidalgo

 manchego que alumbra con su idealismo el mundo, desde la Mancha.

Dulcinea es el personaje más curioso de toda la Literatura

española, pues El Toboso fue el único pueblo que se salvó

 de la destrucción cuando las tropas napoleónicas asolaban España.

 Decidieron que no atacarían El Toboso por ser la patria de Dulcinea

, de este modo el personaje literario trasciende la novela

 para inmiscuirse en la realidad influyendo notablemente en ella.

 Los edificios monumentales
Tres edificios tienen la declaración de Monumentos Históricos

 en El Toboso: el convento de Trinitarias Recoletas,

 la Casa de Dulcinea y la portada del convento de Franciscanas.

El convento de Trinitarias Recoletas es un edificio de

 planta rectangular y dos alturas construido en el siglo XV

y restaurado en el XX, que posee dos torreones en la

 fachada de la plaza, con su iglesia en una esquina y

 un claustro central. Todo el conjunto pertenece al

estilo herreriano, excepto la iglesia, que es barroca.

 La Casa de Dulcinea es realmente un palacio tradicional,

 de hidalgos, que se construyó en el siglo XVI con planta

rectangular y dos alturas y una portada adintelada de

 piedra que se remata con cornisa y dos escudos.

 En la parte central, ocupando el ancho de la portada,ç

 tiene una tercera altura a modo de torreón. La fábrica

 es de mampostería con sillar en las esquinas, y el segundo

 piso y el torreón blanqueados.

En el interior ofrece la típica estructura de un caserón manchego

 con cocina y dependencias de labor en la planta baja,

 huerto trasero y dormitorios en el segundo piso.

Tiene un simpático y evocador Museo quijotesco-manchego.
El convento de Franciscanas es una obra del siglo XVI

, restaurada en el XX, de estilo renacentista, de la que

 sólo se conserva la antigua portada de la iglesia.
Además El Toboso ofrece de interés su iglesia parroquial,

 dedicada a San Antonio Abad, y perteneciente

 a la época ojival decadente del siglo XV.

La Casa de la Torre. Un lugar fascinante en

 El Toboso de hoy es la Casa de la torre.

Se trata de un alojamiento rural rehecho

 sobre una vieja casa de labor, de estructura tradicional manchega,

 pero adecuada con todas las comodidades para vivir en este

 siglo escuchando los sonidos de otros pasados.
La regenta Isabel Fernández Morales, y ofrece alojamiento,

 cocina manchega auténtica, noches mágicas con recitales,

 representaciones, tertulias y una dinámica cultura

l que siempre sorprende.
Un monumento de hoy para un lugar con encanto.

 En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme,

 no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en

 astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor….

 frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años

; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro,

gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía

 el sobrenombre de Quijada, o Quesada, que en esto hay

 alguna diferencia en los autores que deste caso escriben;

 aunque, por conjeturas verosímiles, se deja entender

 que se llamaba Quijana…”

Es posible que Cervantes empezara a escribir el Quijote

 en alguno de sus periodos carcelarios a finales del siglo XVI.

 Mas casi nada se sabe con certeza. En el verano de 1604

 estaba terminada la primera parte, que apareció publicada

a comienzos de 1605 con el título de El ingenioso

hidalgo don Quijote de la Mancha.

Don Quijote es también un modelo de aspiración a un

ideal ético y estético de vida. Se hace caballero andante

 para defender la justicia en el mundo y desde el principio

 aspira a ser personaje literario. En suma, quiere hacer

 el bien y vivir la vida como una obra de arte.

 Se propone realizar todo aquello que pueda hacer perfecto

 y famoso a un andante caballero”. Por eso imita los modelos,

 entre los cuales el primero es Amadís de Gaula

, a quien don Quijote imita en la penitencia de Sierra Morena.

ç Como en la segunda parte don Quijote ya es

 personaje literario —protagonista de la primera—, en su tercera

 salida busca sobre todo el reconocimiento. Y lo encuentra en

 quienes han leído la primera parte: Sansón Carrasco, los duques…

 Ni siquiera cuando es vencido por el Caballero de la Blanca Luna

 y tiene que abandonar la caballería andante renuncia a su

 concepción de la vida como obra de arte:

El amor en las novelas de caballerías


El Quijote, una burla ingeniosa de las novelas de caballerías

. Se supone, sin embargo, que desde el siglo XIV ya circulaban

 versiones de estos relatos. En las novelas caballerescas

 sobreviven los temas y actitudes de la Edad Media:

 la defensa del honor, la idealización de la mujer, el ejercicio

individual de la justicia. El héroe caballeresco es un paladín

 (caballero que luchaba en la guerra y sobresalía por sus hazañas;

 persona que defiende frente a otros una idea, una actitud)

 que sale en busca de aventuras, y dispuesto a sostene

r con las armas, y contra cualquier tipo de enemigos,

 los principios por los que lucha. El ámbito en el que se

 mueve el caballero es fantástico; sus hazañas extraordinarias,

 sobrenaturales: vence a gigantes y a seres monstruosos;

 castillos, ínsulas, encantamientos, y hechos sobrehumanos

 aparecen constantemente en el mundo novelesco de los

 caballeros andantes; su vida es una cadena interminable de hazañas.

 La literatura caballeresca establece claramente

 una escala de valores: arrojo, belleza y lealtad

 son las virtudes supremas del héroe, quien no

 retrocede ante nada ni ante nadie, confiado

 en su destreza para manejar las armas y en la

 protección que le brindan los magos y encantadores.

Las aventuras concluyen siempre con el

 triunfo del paladín, que encarna a la justicia.

 El mundo de la literatura caballeresca encierra

 personajes nobles: reyes, príncipes, damas

 y doncellas. Las tierras que recorre el

 protagonista son fantásticas.

Las novelas de caballerías tuvieron su auge

 en España durante el siglo XVI y fueron

leídas con avidez. Se cuenta que el propio

 emperador Carlos V, Santa Teresa

 y San Ignacio de Loyola,

 en su juventud, se entusiasmaron con esa

 literatura de imaginación.

Este tipo de novela, en la que la acción tiene

 más importancia que la psicología y en que los

 personajes son una especie de paradigmas

de virtudes heroicas y sentimentales, tiene

sus orígenes en la literatura francesa del siglo XII.

Amadís de Gaula, publicado en 1504, es el

más original, importante y famoso de los libros

de caballerías españoles, género que se

 cierra con Don Quijote , una burla ingeniosa

 e implacable. Para terminar, apuntar que

 “Don Quijote de la Mancha” es la obra

 cumbre de la literatura española,

 la figura de Don Quijote constituye uno

 de los grandes símbolos del tránsito a la

 modernidad, representa una de las imágenes

 más universales de lo español y ha pasado a

 formar parte del legado cultural de la

 conciencia moderna.

 

ERNESTO.

 
 
 
Anuncios

POEMAS.

Nada es mejor que tu pelo

Cuando pienso en ti es como mirarte.

Es mejor que mirarte.

Cuando te miro es como acariciarte,

sí, llenarte con mi mirada,

Llenarme con mi visión.

Es mejor que tocarte.

Cuando te toco,

cuando acaricio tu piel morena,

Cuando enredo mis dedos en tu pelo…

Nada es mejor que eso.

________________________________

A veces, caminando voy dando vueltas,

No por calles sino a mi cabeza.

Otras veces, avanzo firme y decidido,

no en el caminar sino en mi cabeza.

Por fin te encuentro, miro y te tengo,

No en mi cabeza.

_____________________________________________

Se me olvidó el veintitantos de enero,

se me olvida siempre cada año.

Se me olvidan los marzos, a primeros.

Y tal olvido no me resulta extraño.

Se me escapan los cuatro de mayo, cual abril.

los veinticuatro de julio pasan de largo.

Los catorce de febrero los dejo en el letargo.

Y es que nunca me olvidé de ti.

____________________________________

No te echo de menos

porque no quiero que lo sepas.

No te echo de menos

porque sé que estás siempre a mi lado.

No te echo de menos

porque por encima de tu ausencia,

Te quiero.

______________________________________

Flor de un día

Yo di un eterno adiós a los placeres

cuando la pena doblegó mi frente,

y me soñé, mujer indiferente

al estúpido amor de las mujeres.

En mi orgullo insensato yo creía

que estaba el mundo para mí desierto,

y que en lugar de corazón tenía

una insensible lápida de muerto.

Más despertaste tú mis ilusiones

con embusteras frases de cariño,

y dejaron su tumba las pasiones,

y te entregué mi corazón de niño.

No extraño que quisieras provocarme,

ni extraño que lograras encenderme;

porque fuiste capaz de sospecharme,

pero no eres capaz de comprenderme.

encendiste en amor con tus encantos,

porque nací con alma de coplero,

y buscaste el incienso de mis cantos?…

Me crees, por ventura, pebetero?

No esperes ya que tu piedad implore,

volviendo con mi amor a importunarte;

aunque rendido el corazón te adore,

el orgullo me ordena abandonarte.

Yo seguiré con mi penar impío,

mientras que gozas envidiable calma;

tú me dejas la duda y el vacío,

y yo, en cambio, mujer, te dejo el alma.

Porque eterno será mi amor profundo,

que en ti pienso constante y desgraciado,

como piensa en la vida el moribundo,

como piensa en la gloria el condenado.

__________________________________________

Las palabras.

Persiguiendo tu atención,

mis palabras se afanan en buscarte,

tratan de hacerse visible, de encontrarte.

Y las oigo desde dentro de mi alma,

siento que te pertenecen más a ti que a mí mismo.

Son, y han sido siempre, tuyas.

Ellas te buscan con inquietud

avanzan tras de ti para que me oigas

saben que, como yo, están predestinadas.

A veces fluyen, dejando más huella

en mí que en ti, su objetivo.

Van arañando mi piel para acariciar tus oídos.

Llenan el espacio entre nosotros;

abrazan cada segundo de mi existencia,

son las palabras que te buscan, te persiguen.

Como en el mito de aquel arquero,

marcando un punto de mira más alto

para llevar la flecha hasta la diana.

Ya sabes y deberías saber más:

sólo tienes que detenerte, escuchar,

dejar que te arrullen, dejar que te acompañen.

__________________________________________

El niño.

El niño trata en vano…

alcanzar la luna con la mano.

Sueña el niño con princesas,

teme por dragones,

juega con trenes y estaciones,

llora por sus tristezas.

Piensa el niño en el mañana;

es impaciente, impulsivo y patalea,

se asoma feliz a esa ventana,

sintiendo eterno amor a lo que desea.

Mira el niño con ojos llenos;

aprende todo de su alrededor,

con su Dios se siente bueno,

a su Dios debe el temor.

De la risa al llanto en un segundo,

de la pena a la mayor alegría,

se entusiasma con el mundo,

se renueva inexorablemente cada día.

Nos volvemos niños cuando amamos,

creemos encontrar el amor verdadero;

pensamos, sentimos, soñamos.

Lo negaré… por mi honor de caballero.

Seré paciente, prudente, comedido,

me creeré sereno, reflexivo, inteligente;

pensaré y haré lo que crea permitido,

así no confundiré a mi mente.

Mantendré firme la cabeza, frío el corazón,

no soñaré imposibles, ni quimeras,

en mí, sólo voluntad y razón;

estas serán mis únicas maneras.

Utilizaré estrategias efectivas,

planificaré todo de antemano,

mi mirada y mi postura siempre altivas,

y no realizaré nunca innoble esfuerzo en vano.

Reiré de mis triunfos y derrotas;

el mejor recuerdo, el del presente

lo fácil se lo dejo a los idiotas,

al necio, al blando, al impaciente.

No permitiré juicios de amigos

ni enemigos ni amantes;

lo importante va conmigo,

el resto a los ignorantes.

Marcaré senda antes que a nadie seguir,

jugaré limpio con todos y más conmigo;

esa será mi forma de vivir,

que sólo entenderá el buen amigo.

Nada de promesas, nada de ilusiones.

Entre príncipes, seré yo el rey,

acabaré con los dragones,

Esa será mi única ley.

El amor y el deseo, los mayores impostores;

la eternidad, conmigo tendrá su ocaso,

prohibido soñar con más amores,

imposible acoger ningún fracaso.

El entusiasmo, yo lo creo,

la risa será buena compañera,

mal lo tendrá conmigo el deseo.

El llanto…una triste quimera.

Hoy es el día de luchar como caballeros,

nunca más morir como cristianos,

la “Sangre Jacobina” de nuevo en sus fueros

todo volverá a estar en mis manos.

Alcanzaré todas la metas,

la luna dejará de interesarme…

¡Está demasiado cerca!

___________________________

Un poema.

Me pides un poema para ver qué siento

Rebusco en mis bolsillos, en mi memoria, en mi alma.

Rebusco en mi pasado y de buscar pierdo la calma

Me pides unas cosas que se me antojan imposibles.

Si pudiera hacerlo escribiendo unas palabras

Si esas palabras fuesen reflejo de lo real

Si lo real fuese destino de lo soñado

Si lo soñado pudiera salir del anhelo

Y el anhelo de mi corazón…

Me dices que quieres unos versos en ti inspirados

Tomo notas, juego con las letras y de nuevo

Rebusco en mi memoria, en mis bolsillos

Y otra vez siento perder la calma.

Si lograra hacerlo pensando sólo en ti

Si ese pensamiento estuviera lleno de recuerdos

Si los recuerdos me acompañasen el camino

Si el camino fuese largo…

Me pides que sueñe y te lo cuente

Que recorra el camino y te lo escriba

Que cierre los ojos para que tú no veas.

Comienza a cerrar los ojos para que yo no vea.

______ERNESTO _______

Pues nada que me voy a dormir buenas nochesssssssss.

Adios buenas
   noches.
     Ernesto.

EL AZUL Y SUS SECRETOS.

 

EL AZUL Y SUS SECRETOSLas personas que el color azul en sus ropas le favorecen, demuestran deseos de paz, silencio y hasta soledad. Azul significa espiritualidad y orden. Es un color que no tiene nada de amenazador, y quien lo usa
probablemente valora mucho la lealtad y honestidad.
Así se describe el efecto de color azul en la vestimenta; se tiene la seguridad de que podemos expresar nuestro ser interno cuando escogemos un color. Y como el azul, en cualquier lugar del mundo,
ha sido siempre un color más fácil de tener en la ropa, ha sido uno de los preferidos por la mayoría de las personas.
“Hacer azul” era en el pasado una profesión honrada.
Cuanto más brillante el azul en la ropa, más alto el nivel del dueño. El manto de coronación de los reyes franceses era, desde el siglo XIII, el azul luminoso, conocido como “azul real”.
Hoy, el azul es considerado el color principal de la virtud y el trabajo: el color de la aeronáutica es azul, los marineros visten con preferencia de azul. El descanso después del trabajo, al final de la tarde, comienza en la “hora azul” especialmente popular en los Estados Unidos y en Inglaterra. Allí, en esta hora, los bares ofrecen bebidas alcohólicas a precios
más baratos.
Como en ese caso existe el peligro de que las personas beban demasiado, yo prefiero hablar del efecto terapéutico de la luz azul, calmante y relajante. Frecuentemente, se usa esa luz, irradiada,
en el tratamiento de fiebres y presión alta. En general, enfría el cuerpo y hace bien en caso de insolaciones. Pero no es solamente eso: el azul
disminuye las tensiones y los síntomas de stress. Por ejemplo: combate el insomnio y la jaqueca. También tiene efectos positivos en las infecciones de garganta, tos, ronquido, etc. Mujeres con problemas menstruales se sienten mejor usando durante el ciclo, vestidos, ropas de cama y toallas azules. Y una luz azul durante la noche, en el dormitorio, disminuye
dolores y tensiones.
El azul también es positivo para niños durante la dentición, dolores e infecciones de garganta,sarampión, tosferina, problemas oculares como
sensibilidad a la luz y presión alta. Pero el color no debe ser usado en caso de resfriados, presión baja y parálisis. Y mucho menos en caso de depresiones.
En todas esas terapias se usa el azul porque es el color más frío de todos. Aunque sea tan útil y positivo en términos terapéuticos, el azul también es
ambivalente. Porque, en el fondo, es un color exterior, de distancia, del infinito. No es aconsejable para el interior de una casa, porque hace
que la sala parezca fría; el suelo cubierto por alfombras azules parece grande, pero en el fondo tiene un efecto vacío y frío. Nótese que los restaurantes no pintan sus paredes de azul, pues además de que los
clientes puedan parecer con el rostro pálido, los alimentos azules parecen no tener buena presentación.
Tal vez, si fuese posible descubrir el misterio de la fascinación por el color azul, se consiguiese explicar su lugar entre la materia y la “nada”. Porque el azul es el color de la inmaterialidad. El viajero que parte
sin destino, viaja en el “azul”, lo que escapa de la materia. Las montañas azules y el agua azul-oscura cambian de color cuando nos aproximamos. A nuestros ojos el azul tiene un efecto especial. Como color es una energía; rara vez lo encontramos en el lado negativo, y su pureza más elevada es también una “nada” encantadora. Tiene algo de encanto y calma este color. Y, como vemos el lejano cielo así como las
montañas con un azul de lejanía, así también el espacio azul parece retroceder ante nuestros ojos.
Gustamos de ver el azul no porque nos persiga, sino porque nos atrae. Agua y cielo son azules para nosotros. El cielo es incoloro; el mundo se vuelve de color en nuestro cerebro.
Pero el azul, no es simplemente azul y nada más. Hay numerosos tonos azules. Un ordenador calculó unos 4 millones de tonos azules. El fenómeno es fuerte en este caso. Ninguno tiene tanto simbolismo. Y mucho se puede sorprender si quiere saber por qué.
La primera impresión es que el azul está unido a las emociones, estados psíquicos, sensaciones, valores y pensamientos. Tenemos expresiones relacionándose directamente a la mentira, pero en este caso en el sentido positivo de la fantasía.
En el simbolismo antiguo, el azul es color del conocimiento espiritual, al contrario del rojo que simboliza el cuerpo, la materia. Azul es el color del
cielo y en el arte cristiano era el color de la Virgen María, símbolo de pureza y modestia. En las pinturas, muchas veces ella se viste con un manto azul claro que extiende sobre los fieles para protegerlos. El fondo
varía desde el azul marino hasta el azul celeste; en todo caso es sorprendente que desde el año 1.500 el uso de ropas azules por elementos eclesiásticos no esté autorizado. Posiblemente porque el Papa de la
época encontró que el paño azul fuese demasiado profano, ya que ese color se hacía mezclando alcohol y orina.
No es sólo en la religión cristiana que el azul es considerado el color “divino”. En el arte budista, es el color del espacio vacío. Desde el principio es usado para servir de fondo a las imágenes de Buda.
Otro significado del azul va más allá del simbolismo; y es que ese color es el de la concentración en un solo objeto. Así que tiene un papel importante como color básico de los mandalas, los diagramas del mundo
espiritual y del budismo esotérico.
El azul es el color de lo divino, de lo eterno, de la espiritualidad, de la verdad, pero no totalmente, puesaquí se presenta una ambivalencia. Antiguamente simbolizaba el otro lado: era el color del mal, del fuego infernal y del propio diablo. Una antigua superstición decía que la llama azulada indicaría la presencia de espíritus malos. Existían maneras de
defenderse de estos espíritus. En la Edad Media, los romanos, germanos y eslavos, consideraban que una cierta mora azul servía contra los demonios, También los paños azules eran usados y después de quemados, sus cenizas seguían teniendo fuerza antidemoníaca.
Antiguamente, en Suiza y Alemania, los niños muertos eran colocados en ataúdes azules, debajo de cruces azules. Y las personas que trabajaban en los cementerios usaban túnicas azules contra los demonios.
En todas las épocas, los artistas se fascinaron por el azul, el color de los “opuestos absolutos”. En la pintura, simbolizaba los valores más elevados, pues el azul ultramarino era la pintura más cara, fabricada
con piedras semi-preciosas de lapizlázuli. En Egipto, esa piedra era sagrada, porque era el color de los dioses. Para hacer los ojos azules de la máscara de del faraón, la piedra era derretida hasta quedar como
un esmalte vitrificado, siendo tan cara como el oro.
A través del tiempo el azul ha desempeñado un papel importante en el arte. La tendencia del azules grande; ese color tiene justamente en los tonos más profundos, un efecto más intenso e interior. Cuanto más profundo
el color, más llama al ser humano para el infinito, despertando en él todo lo que es puro y espiritual. Es el color del cielo.
Picasso vio el azul como el color de la distancia y la melancolía. En su “período azul” pintaba cuadros dominados por la soledad y la limitación. El pintor más famoso por su dominio del azul fue Yves Klein,
fallecido en 1.962. Vio el color azul como símbolo, más que como sustancia primordial del arte. Apasionado por el cielo azul de su ciudad natal, Niza (Francia), e inspirado por los frescos azules de Giotto en Asís,
comenzó a pintar en 1.949 en un solo color. Desde el inicio, estuvo interesado en un color único. Escogió el azul y, en 1.957, desarrolló su color junto con un químico, el famoso Blue-Klein.
Después, sus tentativas ilusionistas de pintar el cielo le llevaron cada vez más a cuadros abstractos. El azul del cielo se tornó el espacio proyectado para muchas fantasías e ideas, dimensiones de profundidad,
transcendencia e inmaterialidad: la marca de un arte parapsicológico. Su arte quería prometer la catarsis de la vida en la edad del consumismo, transcender nuevamente arte y vida y salvar el mundo de la destrucción. Klein imaginó su color (IKB), como una “revolución azul”, una renovación del mundo a través de una mutación de la consciencia.
Los trabajos de Klein se incorporan como la “estética de lo inmaterial”, el sueño romántico más allá de la realidad. Porque en la literatura y el arte romántico, el azul representa la añoranza de una realidad distante e imposible de ser tocada.
En Inglaterra la costumbre en las bodas es que la novia use “algo viejo, algo nuevo, algo prestado, algo azul”. La piedra que simboliza la lealtad es el zafiro; pero esa piedra en el dedo de una persona infiel (dice la voz popular), pierde su brillo.

Salvador Navarro Zamoranio
Escritor.

 

 

 

ERNESTO.

   
   
 

Historias de Terror.

En busca del Asesino Original .
 
 

“¡Que no se escape, que no se escape, Ezequiel!”,
 le decían a éste. Los policías iban corriendo
en busca de Rolando, unos de los psicópatas
 más buscados. Rolando “cara quemada” Mendoza,
 seguía corriendo con mucha rapidez hacia un edificio.
 De pronto éste al ver que otros policías venían
 desde el otro lado de la calle, saca su arma y
 comienza a dar disparos hiriendo o matando
 a todo lo que se cruzase. Ezequiel repentinamente
se detiene y deja que su amigo corra sólo tras él
 y entra por una ventana de uno de los salones del
 edificio. El psicópata asesino, al verse rodeado,
 entra por la puerta principal de aquel edificio -“pero
Ezequiel ¿donde estas, hombre?”- otros policías se
 unían en la persecución de éste, pero sin lograr
 tener éxito en la captura. El psicópata huía a toda
 velocidad, arrojaba cosas a los policías tratando de
 obstaculizar la persecución. Algunos policías torpes
 se resbalaban y caían al suelo por las cosas que
 arrojaba éste. Rolando estaba logrando salir del
 edificio, cuando un detective se pone en frente
 de la puerta para detenerlo, pero Rolando no tuvo
ningún pudor, saca su arma y con un certero tiro
 en el cráneo del detective lo asesina y logra salir.
 Ezequiel, entraba y salía de las habitaciones del
 edificio de no más de cuatro pisos y llega hasta la
azotea. Desde allí ve que Rolando seguía corriendo
 intentando escapar – “¡maldito, ahora sí que no
 te me vas a escapar! Santoro y los demás con
 estupor ven como Ezequiel, jugando a ser
superhéroe, saltaba desde el último piso
amortiguándose con un toldo que había en la
 parte trasera del edificio y lograba detener
 por fin a Rolando. Ezequiel con furia le pegaba
 en el rostro a éste, una y mil veces -“dime…
¿que conexión tienes con Vicente Romero?…
RESPONDEME MALDITO, O QUIERES
QUE TE MATE AHORA MISMO…”Rolando
no hacía nada-“No te voy a decir ninguna
 maldita palabra, quédate con la duda
 para siempre, jajajajjaj…. Ezequiel nuevamente
con una furia incontenible le daba golpes en el rostro
 con el mango de la pistola -“detente, detente,
 Ezequiel, no lo mates aquí….”
decía un policía -“llevémoslo de inmediato”….

 

Ezequiel, Juan, Rubén, Bernardo y los demás

 policías se llevaban a Rolando hasta una cárcel

 de máxima seguridad. En el trayecto Santoro

miraba atentamente a Ezequiel-“oye, y tú ¿cómo

 hiciste eso?” – “la verdad, es que aún

 no lo sé…pude haberme matado…pero la verdad

es que al pensar de que Vicente está aún suelto,

 me da fuerzas para hacer cosas inimaginables”

 decía Ezequiel -“espero que ahora vayas a descansar,

 no podría describir que cara tienes en este momento”

 decía Juan Santoro. -“y tú ¿qué vas a hacer?” –

 “tengo que ir a una vivienda, que está cerca de

 un bosque a investigar unos extraños

 acontecimientos que ocurrieron en un camping

 cercano, hace varios días que trato de investigar

este caso. ¿Lo sabías…cierto?” – “sí lo sabía…pero

 ¿vas a ir sólo?, recuerda que estamos juntos en

esto” – “pero yo te ordeno a que de una vez por todas

 vayas a dormir un rato, despéjate, y mañana nos

 vemos” decía Santoro. Ezequiel resignándose a las

 palabras de su amigo, se bajaba del furgón y

 cruzaba una calle hasta llegar a su hogar.

Ya estando en su casa, Ezequiel se saca el

 celular y su billetera y va a la cocina, abre

 un cajón y saca pastillas para dormir -“estos

 días han sido de los más estresados de mi vida,

 espero que con esto pueda dormir tranquilo” decía

 Ezequiel y se tomaba las respectivas

 pastillas -“dos es más que suficiente”. Este iba

rumbo a su dormitorio entre dormido

 pensando:”te atraparé algún día Vicente,

 y vas a sufrir maldito” se recuesta en su

 cama y se queda inmediatamente dormido,

 el celular que estaba en la mesa de noche,

 empezaba a sonar y a sonar, era Santoro

 quién le había mandado un mensaje de texto

que decía-“espérame dentro de estas 24 horas,

 si no te llamo, ven a buscarme porque

estaré en peligro…….

Ya estando en la cárcel, los policías llevaban

 esposado a Rolando, mientras que los demás

 reos gritaban al ver al asesino, quién era conocido

por ellos. Mientras un grupo lo veneraba y

 cantaban himnos patrios de las diferentes

naciones de los asesinos, otros lo insultaban

 y le escupían en la cara. -“¿estas dispuesto

 hablar ahora basura?” Le decían al asesino -“jejeje,

 ustedes se equivocan si creen que les voy a

 decir una miserable palabra de los que

 ustedes quieren…sólo les puedo decir que

 en comparación con un ratón y un elefante…

 han cazado al ratón…” todos quedaron en

 silencio y con un empujón metieron a Rolando

 a una celda, cumpliendo los 98 años de

cárcel que le dieron, o sea cadena perpetua.

Ezequiel caminaba de noche por un camino

 muy oscuro que apenas veía su cuerpo,

 escuchaba gritos, golpes y disparos, esas

 voces y esos gritos los conocía, era la voz

 de su familia, empezaba correr adivinando

 el camino-“Madre ¿dónde estas?, ¿Padre?”

 también sentía la voz de su pequeña y

 única hija -“Gulianaaaaaaa….¿en donde

 están?”. De pronto una gran luz que provenía

 de la luna llena iluminaba el camino….

 sus ojos no podían creer al ver a su padre

 agonizando con grandes perforaciones en

su pecho indicándole donde estaban los demás.

 Ezequiel desesperado corría en busca de los

demás, su asombro fue mayúsculo al ver a

 su madre tendida en el suelo muerta. Alza su

 vista y ve a Vicente mirándolo fijamente con

 Guliana entre sus brazos-“no le hagas daño,

por favor te lo ruego, es mi razón para vivir

, por favor, estoy dispuesto a hacer todo lo

 que tu me pidas…por lo que más quieras

 haré todo lo que tu me pidas…” al escuchar

 eso, Vicente deja caer a la niña, encañona a

 Ezequiel y dispara, la bala se incrusta en la

 cabeza de éste despertando de la gran

 pesadilla que había tenido.

Ezequiel se levanta con un inquietante zumbido

 en sus oídos, apaga el reloj despertador y

 se levanta, entra al baño y se moja su cara

 repetidas veces, el espejo reflejaba el rostro

 de Ezequiel lleno de ansiedad por continuar

 con su mayor anhelo…

Ezequiel Domínguez repentinamente no se

 encontraba por ningún lado, no estaba ni en

 el baño, ni en la cocina, en ninguna parte.

 Sus ropas estaban tiradas en el suelo,

 algunas cosas estaban quebradas. La mesita

 de noche estaba volteada con las patas arriba,

 Ezequiel había salido apresuradamente de

 su casa, al leer el mensaje que le había

mandado su querido amigo y compañero

Juan Santoro.

Enciende el motor de su auto, y comienza a

dirigirse hasta el lugar en donde se encontraba

Santoro. Su celular sonaba y sonaba, eran los

 compañeros de éste que les avisaba que había

 un motín en una cárcel cercana, luego lo

 llamaban para que se presentara a reuniones,

 lo llamaba su familia, pero él no se concentraba

 en nada que no sea en la búsqueda de su compañero.

Luego del largo trayecto, se encuentra frente

 a frente con un bosque, con su automóvil

 comienza a entrar pausadamente. Ezequiel ve

 a lo lejos un chico salir excitado y horrorizado

de la casa que estaba en aquel bosque.

Inmediatamente éste detiene su automóvil

y lo llama, pero el chico no le prestaba atención

 y se iba alejándose del lugar rápidamente.

Se baja del automóvil, saca su arma y empieza

 a caminar lentamente acercándose al lugar.

Mira a su alrededor, apuntaba al maizal por

 si había alguien escondido, pero nada.

 Hasta que empezó a caminar raudamente

hasta la vivienda, en donde salían olores

desagradables. Tocó varias veces la puerta,

 no les respondía nadie. Descubrió que la

puerta estaba semiabierta, y empezó a darle

 pequeños empujones, algo se oponía,

no podía ver nada. Tapándose un poco

 la nariz y la boca, dio un último empujón

a la puerta en donde el cuerpo de una

 anciana cae a un costado. Ante el pavoroso

 descubrimiento, Ezequiel seguía caminando

 por los alrededores de la casa. Sus ojos

 ansiosos por encontrar algo cambiaron

inmediatamente a unos ojos de una amargura

 innata al ver a su compañero muerto

rca de una habitación. Ante esta situación,

piernas empezaron a temblar como si

 ya no tuvieran fuerzas y cae de rodillas-“haré

todo lo que tú me pidas, haré todo lo que

 tu me pidas”- sentía en su cerebro, lo mismo

 que había dicho él en el sueño que tuvo.

 De pronto unos pasos se escucharon en la

 entrada, rápidamente saca su arma de nuevo

 y ve una sombra que estaba entrando,

 no podía ver absolutamente nada y apunta-

“hey tú, quédate en donde estás, maldito asesino

enfermo” decía aquella sombra. -“¿quién eres tú?”

decía Ezequiel -“soy detective, quédate en

donde estas” – “yo también soy policía, mira mi

 acreditación”, pero está persona a quién Ezequiel

no veía dispara sin razón alguna, lo hiere en

 una de sus piernas y cae al suelo.

El sujeto de a poco empezaba a acercarse a

 éste -“tú, tú no me vas a quitar este caso,

Vicente Romero es mi principal objetivo,

lo que tu haces es estropearlo todo,

inútil…dime ¿cómo te llamas? Insignificante”

 decía este “me llamo Ezequiel Ramiro

 Domínguez Cepeda”. Al escuchar esto,

el policía da media vuelta y empezaba a salir

 velozmente de la casa -“hey, espera,

y tú ¿cómo te llamas?” decía Ezequiel

 tratándose de poner de pie y comenzaba

 a seguirlo. El sujeto estaba a punto de

 entrar al maizal, y al ver que éste lo seguía,

comenzaba a disparar varias veces hiriéndolo

nuevamente en un brazo -“detente maldito

 policía corrupto” decía Ezequiel y dispara lo

suficiente como para herirlo y cae al suelo

 pesadamente.

Comenzó a caminar lentamente hasta el sujeto,

quién estaba en el suelo boca abajo. Al voltearlo,

 su asombro fue mayor al ver que se trataba

de Rubén, uno de sus compañeros, sus balas

 no lo habían herido, lo habían matado

 instantáneamente. Desesperado al ver a Santoro,

 la anciana y a Rubén muertos, llamó a los

demás compañeros para que se presentasen al lugar.

Herido y adolorido, entra como puede a su auto

, y se dirige a un hospital cerca. Estando ya en él,

 algunos enfermeros acudieron en su ayuda,

ya que éste se desmaya apenas entra.

Urgentemente, los doctores comienzan a operarlo,

extrayéndole las balas de su brazo y pierna.

Ezequiel comenzaba a tener el mismo sueño que tuvo.

Caminaba por un lugar oscuro, veía la imagen

de Vicente corriendo alejándose de él.

Este comenzaba a perseguirlo, en el camino,

su padre y su madre se cruzaban tratando de

 que no lo siguiera, pero Ezequiel con furia

 dispara en contra de sus padres, quienes

estaban obstaculizando su camino y caen moribundos,

 veía a su pequeña hija Giulana gritando

por lo acontecido, pero él continuaba corriendo

hasta que lo atrapa, lo agarra de los brazos,

saca su arma y le propina tres disparos en su

 espalda, Vicente cae pero su arma se dispara,

 una bala estaba a punto de llegar al cráneo

 de Ezequiel, cuando despierta asustado

 tocándose la cabeza.

-“Despertó, el bello durmiente”- “quién se lo

 iba a imaginar, el cazador cazado,

jajaja”- “un pescado fresco, jejeje” – escuchaba

 al despertar. En un reflejo del miedo mira

 para todos lados, estaba encerrado junto

 con otro reo en una celda. -“¿QUÉ HAGO

AQUÍ, QUE HAGO AQUÍ? POR LA MISMA

MIERDA” decía. -“acaso no lo sabes” decía

 un compañero de celda -“¿qué cosa?” – “estas aquí

 por corrupción, y además mataste a un policía

compañero tuyo, así que te queda mucho

tiempo aquí” – “no, no, nooooooo, tengo que

encontrar al asesino, lo tengo que encontrar”

decía Ezequiel mientras caminaba desesperadamente

 por toda la celda y tocándose su rostro. -“oye, ¿dime

como te llamas tú?”- “¿Yo?, me llamo Julio,

 los chicos aquí me dicen el enano julio” – “está bien

Julio, ¿qué te parece si planeamos salir

 de aquí?, ¿eh?… ¿hace cuanto tiempo

estoy aquí?” – “desde ayer, tus compañeros

están furiosos contigo por esto, por lo menos

no quieren verte en mucho tiempo” –

“¿tu sabes como descubrieron esto?” –

 “que se yo, hombre, yo nunca he sido

un detective, ni sé como trabajan,

 pero tu sabes, a lo mejor dejaste algo

 que era tuyo, una prenda, o hasta por tus

 mismas huellas digitales, eso lo que yo sé…

pero te podría decir qué es muy difícil salir

 así como así de aquí, nosotros solamente

 salimos para almorzar, u otras veces salimos

 al patio a recrearnos un rato, pero el resto

 del día estamos aquí” decía Julio. Charlaron

durante largo rato, pero Ezequiel desesperado

estaba pensando planear como salir de aquel lugar.

De todas las conversaciones que tuvieron,

 Ezequiel le pregunta -“¿y tu como fue que

 te trajeron? ¿Qué hiciste?”- “bueno mi

 estimado compañero…un día estaba yo

 en mi casa, estaba a punto de conocer

a mi padrastro, lo estaba esperando con

mi madre, quién estaba ansiosa para que

yo lo conociera, yo tenía en ese tiempo 32 años.

Llega el momento, él venía muy bien vestido..

.pero lo que más me llamo la atención de él…

era su hija. Una mujer de un cuerpo

 extremadamente espectacular, ella apenas

me saludo con un beso en la mejilla…

realmente me despertó todas mis pasiones

que tenía dormida durante largo rato por

 causa de mi trabajo y otras cosas personales.

 Era una mujer muy correcta y muy profesional

 en su trabajo…yyyy” – “¿y que fue lo que

pasó entonces…?” interrumpía Ezequiel- “Ella era

 una mujer muy ocupada en sus asuntos,

 no tenía mucho tiempo para el amor,

yo no podía enamorarme de ella,

 porque…es mi hermana, mi hermanastra,

 yo…era…muy correcto… ¿entiendes?,

muy correcto. Un día estábamos solos

 en mi casa, ella venía del trabajo muy

agotada…se fue a la ducha.

 Yo realmente…me estaba volviendo

loco por ella” – decía acongojado el enano Julio –

 “yo soy muy feo, además de chico, pero po

r mi simpatía atraía mucho a las mujeres que

 conocía, pero ella…era especial…yo siempre sabía

 todo lo que hacía, la espiaba…y ese momento no

 fue la excepción, tuve que entrar mientras ella

 se bañaba…pero ella no hizo absolutamente nada…

se entregó a mi, se dejó llevar por la pasión,

 yo le atraía también, igual que a las demás que

 había conocido…hicimos el amor apasionadamente.

Se dejó llevar…” – Ezequiel solamente lo

 escuchaba – “ella se dejaba llevar, yo me movía

y ella se movía también excitada, no resistió

 mis encantos, le daba palmadas en sus nalgas

a su cuerpo inerte y me hacía excitarme más y

 mucho más, su sangre corría junto con el

 agua de la ducha por las certeras apuñaladas

 que le había hecho con mi afiladísimo cuchillo….ohh

esa mujer por fin se había entregado…”

al escuchar eso, Ezequiel, en un arranque de ira,

 lo toma de cuello tratándolo de ahorcar – “

y la mataste maldito, maricón, te voy a matar

 desgraciado, ¿cómo pudiste…?”-

decía enfurecido Ezequiel.

 Los demás reos gritaban y

 llamaban al guardia de turno que

estaba cerca -“¡Están matando al enano Julio,

 están matando al enano Julio!” gritaban.

Apenas el guardia abría la reja, el enano

 julio le cierra el ojo izquierdo a Ezequiel,

 éste inmediatamente supo lo que era.

El guardia estaba a punto de darle un

 golpe en la espalda a Ezequiel, cuando

 éste se da vuelta y lo esquiva tomándolo

 del brazo, luego le tuerce la muñeca y

 le arrebata el madero con que le iban

a golpear, y con el mismo palo le da un

 feroz golpe al guardia dejándolo casi inconsciente.

 Luego le arrebata las llaves y posteriormente

el arma, y sale con él llevándolo como rehén

 mientras que los reos seguían gritando y

 golpeando las rejas-“Pronto sabrán que

 soy inocente” decía.

Pero cuando el enano Julio puso un pie fuera

de la celda, Ezequiel lo mira y le dice-“si te

 veo a ti de nuevo en la calle, volaré todos

 tus sesos, y tus vísceras serán alimento

 para los perros”. Ante la seguridad de las

 palabras de Ezequiel, el enano Julio no lo

 pensó dos veces, y él mismo entró de nuevo

a la celda, incluso cerrando la reja.

Los demás guardias estaban comiendo,

algunos botaron sus platos por el asombro

 al ver a Ezequiel fuera de la celda y a su

 compañero ensangrentado casi inconsciente

 -“ustedes ineptos, sabiendo que hay un

asesino haciendo de las suyas en la calle,

 están aquí, riéndose y comiendo como cerdos…

yo no soy ningún policía corrupto…

yo me largo de aquí…

 ¡ABRAN LA MALDITA PUERTA,

O SINO LE DISPARO EN LA CABEZA A ÉSTE…!”

. Los guardias obedecieron inmediatamente

 y le abrieron la puerta asustados.

Ezequiel ya estaba en la calle, pero seguía

 teniendo en sus brazos al guardia.

 Luego de caminar varias cuadras,

lo suelta y empieza a correr.

 Los demás policías empiezan a pedir

 refuerzos como condenados, pero nunca

volverán a atrapar a Ezequiel Domínguez….

Al perderlos de vista, Ezequiel empezó

 a caminar lentamente en dirección a un metro,

para que lo alejara del lugar. “haré todo

 lo que me pidas, todo lo que me pidas”

seguía sintiendo en su cerebro y tira

 la pistola muy lejos. Se detiene esperando

el metro, se sentía muy observado,

 algunas personas lo miraban extrañados

 por su atuendo.

Se acerca el transporte, se detiene y abre

 sus puertas. Muchas personas entraban y

 salían de allí, él entró rápidamente y se sentó

 en un lugar alejado de los pasajeros, cerca del

 conductor. Luego del largo recorrido del metro,

y detenerse para que salieran las personas del

 transporte ya que era de madrugada,

empezó a levantarse de su asiento,

se había quedado dormido. No lo podía creer

 lo que veía sus ojos, estaba Vicente Romero

 justo justo en el mismo metro, se agacha

 para que no lo viera y trataba de buscar

su arma, pero no lo tenía, se acordó de

que ya no tenía ni su traje, ni sus armas,

 ni sus herramientas de trabajo.

Nuevamente se levanta de a poco, pero

se distrae, al ver a un costado un misterioso

 hombre, que pareciera ser policía, sí, sí,

 lo conocía, es policía, ha trabajado con

 él algún tiempo. Se relaja un momento

 y espera hasta que la máquina se detuviera

 y que saliera Vicente de allí. La maquina

se detiene y Ezequiel se levantaba lentamente,

 ve que Vicente salía, y que el otro sujeto hacía

lo mismo un paradero más allá. Antes que

 las puertas se cerraran nuevamente,

 Ezequiel sale del metro y se dispone

 a seguir al policía. Pero se detiene

 bruscamente para no levantar sospechas,

ya que nadie le creería en ese momento

que es un detective más y dobla en una esquina,

se dispone a esperar que podría pasar en aquel

 encuentro que iban a tener estos dos personajes…

Luego de esperar durante largo rato, siente

 repentinamente unos gritos desgarradores -“

ese grito…ese grito…no es Vicente…es el otro

 sujeto”. Pensaba Ezequiel y se dispone a ir

al lugar de los hechos. Encuentra al policía

 muerto degollado tirado en el suelo-“Vicente Romero,

 Durante años has ido matando y cambiando

 de identidad. Viajando de ciudad en ciudad,

 sembrando el caos por donde pasas…nadie te

 ha visto, no tienes fotos tuyas, pero nosotros

 te conocemos bastante bien…te seguiremos

 en donde vayas…pero el día en que te encontremos

 y te atrapemos…vas a desear que nosotros

 te matemos, ya que te torturaremos de por vida…”

  

        ERNESTO.

  

  

    

 

      

  

 
 
 
 
 
 

“¡Que no se escape, que no se escape, Ezequiel!”,

En busca del Asesino Original .

“¡Que no se escape, que no se escape, Ezequiel!”,

 le decían a éste. Los policías iban corriendo

en busca de Rolando, unos de los psicópatas

 más buscados. Rolando “cara quemada” Mendoza,

 seguía corriendo con mucha rapidez hacia un edificio.

 De pronto éste al ver que otros policías venían

 desde el otro lado de la calle, saca su arma y

 comienza a dar disparos hiriendo o matando

 a todo lo que se cruzase. Ezequiel repentinamente

se detiene y deja que su amigo corra sólo tras él

 y entra por una ventana de uno de los salones del

 edificio. El psicópata asesino, al verse rodeado,

 entra por la puerta principal de aquel edificio -”pero

Ezequiel ¿donde estas, hombre?”- otros policías se

 unían en la persecución de éste, pero sin lograr

 tener éxito en la captura. El psicópata huía a toda

 velocidad, arrojaba cosas a los policías tratando de

 obstaculizar la persecución. Algunos policías torpes

 se resbalaban y caían al suelo por las cosas que

 arrojaba éste. Rolando estaba logrando salir del

 edificio, cuando un detective se pone en frente

 de la puerta para detenerlo, pero Rolando no tuvo

ningún pudor, saca su arma y con un certero tiro

 en el cráneo del detective lo asesina y logra salir.

 Ezequiel, entraba y salía de las habitaciones del

 edificio de no más de cuatro pisos y llega hasta la

azotea. Desde allí ve que Rolando seguía corriendo

 intentando escapar – “¡maldito, ahora sí que no

 te me vas a escapar! Santoro y los demás con

 estupor ven como Ezequiel, jugando a ser

superhéroe, saltaba desde el último piso

amortiguándose con un toldo que había en la

 parte trasera del edificio y lograba detener

 por fin a Rolando. Ezequiel con furia le pegaba

 en el rostro a éste, una y mil veces -”dime…

¿que conexión tienes con Vicente Romero?…

RESPONDEME MALDITO, O QUIERES

QUE TE MATE AHORA MISMO…”Rolando

no hacía nada-”No te voy a decir ninguna

 maldita palabra, quédate con la duda

 para siempre, jajajajjaj…. Ezequiel nuevamente

con una furia incontenible le daba golpes en el rostro

 con el mango de la pistola -”detente, detente,

 Ezequiel, no lo mates aquí….”

decía un policía -”llevémoslo de inmediato”….

Ezequiel, Juan, Rubén, Bernardo y los demás

 policías se llevaban a Rolando hasta una cárcel

 de máxima seguridad. En el trayecto Santoro

miraba atentamente a Ezequiel-”oye, y tú ¿cómo

 hiciste eso?” – “la verdad, es que aún

 no lo sé…pude haberme matado…pero la verdad

es que al pensar de que Vicente está aún suelto,

 me da fuerzas para hacer cosas inimaginables”

 decía Ezequiel -”espero que ahora vayas a descansar,

 no podría describir que cara tienes en este momento”

 decía Juan Santoro. -”y tú ¿qué vas a hacer?” –

 ”tengo que ir a una vivienda, que está cerca de

 un bosque a investigar unos extraños

 acontecimientos que ocurrieron en un camping

 cercano, hace varios días que trato de investigar

este caso. ¿Lo sabías…cierto?” – “sí lo sabía…pero

 ¿vas a ir sólo?, recuerda que estamos juntos en

esto” – “pero yo te ordeno a que de una vez por todas

 vayas a dormir un rato, despéjate, y mañana nos

 vemos” decía Santoro. Ezequiel resignándose a las

 palabras de su amigo, se bajaba del furgón y

 cruzaba una calle hasta llegar a su hogar.

Ya estando en su casa, Ezequiel se saca el

 celular y su billetera y va a la cocina, abre

 un cajón y saca pastillas para dormir -”estos

 días han sido de los más estresados de mi vida,

 espero que con esto pueda dormir tranquilo” decía

 Ezequiel y se tomaba las respectivas

 pastillas -”dos es más que suficiente”. Este iba

rumbo a su dormitorio entre dormido

 pensando:”te atraparé algún día Vicente,

 y vas a sufrir maldito” se recuesta en su

 cama y se queda inmediatamente dormido,

 el celular que estaba en la mesa de noche,

 empezaba a sonar y a sonar, era Santoro

 quién le había mandado un mensaje de texto

que decía-”espérame dentro de estas 24 horas,

 si no te llamo, ven a buscarme porque

estaré en peligro…….

Ya estando en la cárcel, los policías llevaban

 esposado a Rolando, mientras que los demás

 reos gritaban al ver al asesino, quién era conocido

por ellos. Mientras un grupo lo veneraba y

 cantaban himnos patrios de las diferentes

naciones de los asesinos, otros lo insultaban

 y le escupían en la cara. -”¿estas dispuesto

 hablar ahora basura?” Le decían al asesino -”jejeje,

 ustedes se equivocan si creen que les voy a

 decir una miserable palabra de los que

 ustedes quieren…sólo les puedo decir que

 en comparación con un ratón y un elefante…

 han cazado al ratón…” todos quedaron en

 silencio y con un empujón metieron a Rolando

 a una celda, cumpliendo los 98 años de

cárcel que le dieron, o sea cadena perpetua.

Ezequiel caminaba de noche por un camino

 muy oscuro que apenas veía su cuerpo,

 escuchaba gritos, golpes y disparos, esas

 voces y esos gritos los conocía, era la voz

 de su familia, empezaba correr adivinando

 el camino-”Madre ¿dónde estas?, ¿Padre?”

 también sentía la voz de su pequeña y

 única hija -”Gulianaaaaaaa….¿en donde

 están?”. De pronto una gran luz que provenía

 de la luna llena iluminaba el camino….

 sus ojos no podían creer al ver a su padre

 agonizando con grandes perforaciones en

su pecho indicándole donde estaban los demás.

 Ezequiel desesperado corría en busca de los

demás, su asombro fue mayúsculo al ver a

 su madre tendida en el suelo muerta. Alza su

 vista y ve a Vicente mirándolo fijamente con

 Guliana entre sus brazos-”no le hagas daño,

por favor te lo ruego, es mi razón para vivir

, por favor, estoy dispuesto a hacer todo lo

 que tu me pidas…por lo que más quieras

 haré todo lo que tu me pidas…” al escuchar

 eso, Vicente deja caer a la niña, encañona a

 Ezequiel y dispara, la bala se incrusta en la

 cabeza de éste despertando de la gran

 pesadilla que había tenido.

Ezequiel se levanta con un inquietante zumbido

 en sus oídos, apaga el reloj despertador y

 se levanta, entra al baño y se moja su cara

 repetidas veces, el espejo reflejaba el rostro

 de Ezequiel lleno de ansiedad por continuar

 con su mayor anhelo…

Ezequiel Domínguez repentinamente no se

 encontraba por ningún lado, no estaba ni en

 el baño, ni en la cocina, en ninguna parte.

 Sus ropas estaban tiradas en el suelo,

 algunas cosas estaban quebradas. La mesita

 de noche estaba volteada con las patas arriba,

 Ezequiel había salido apresuradamente de

 su casa, al leer el mensaje que le había

mandado su querido amigo y compañero

Juan Santoro.

Enciende el motor de su auto, y comienza a

dirigirse hasta el lugar en donde se encontraba

Santoro. Su celular sonaba y sonaba, eran los

 compañeros de éste que les avisaba que había

 un motín en una cárcel cercana, luego lo

 llamaban para que se presentara a reuniones,

 lo llamaba su familia, pero él no se concentraba

 en nada que no sea en la búsqueda de su compañero.

Luego del largo trayecto, se encuentra frente

 a frente con un bosque, con su automóvil

 comienza a entrar pausadamente. Ezequiel ve

 a lo lejos un chico salir excitado y horrorizado

de la casa que estaba en aquel bosque.

Inmediatamente éste detiene su automóvil

y lo llama, pero el chico no le prestaba atención

 y se iba alejándose del lugar rápidamente.

Se baja del automóvil, saca su arma y empieza

 a caminar lentamente acercándose al lugar.

Mira a su alrededor, apuntaba al maizal por

 si había alguien escondido, pero nada.

 Hasta que empezó a caminar raudamente

hasta la vivienda, en donde salían olores

desagradables. Tocó varias veces la puerta,

 no les respondía nadie. Descubrió que la

puerta estaba semiabierta, y empezó a darle

 pequeños empujones, algo se oponía,

no podía ver nada. Tapándose un poco

 la nariz y la boca, dio un último empujón

a la puerta en donde el cuerpo de una

 anciana cae a un costado. Ante el pavoroso

 descubrimiento, Ezequiel seguía caminando

 por los alrededores de la casa. Sus ojos

 ansiosos por encontrar algo cambiaron

inmediatamente a unos ojos de una amargura

 innata al ver a su compañero muerto

rca de una habitación. Ante esta situación,

piernas empezaron a temblar como si

 ya no tuvieran fuerzas y cae de rodillas-”haré

todo lo que tú me pidas, haré todo lo que

 tu me pidas”- sentía en su cerebro, lo mismo

 que había dicho él en el sueño que tuvo.

 De pronto unos pasos se escucharon en la

 entrada, rápidamente saca su arma de nuevo

 y ve una sombra que estaba entrando,

 no podía ver absolutamente nada y apunta-

“hey tú, quédate en donde estás, maldito asesino

enfermo” decía aquella sombra. -”¿quién eres tú?”

decía Ezequiel -”soy detective, quédate en

donde estas” – “yo también soy policía, mira mi

 acreditación”, pero está persona a quién Ezequiel

no veía dispara sin razón alguna, lo hiere en

 una de sus piernas y cae al suelo.

El sujeto de a poco empezaba a acercarse a

 éste -”tú, tú no me vas a quitar este caso,

Vicente Romero es mi principal objetivo,

lo que tu haces es estropearlo todo,

inútil…dime ¿cómo te llamas? Insignificante”

 decía este “me llamo Ezequiel Ramiro

 Domínguez Cepeda”. Al escuchar esto,

el policía da media vuelta y empezaba a salir

 velozmente de la casa -”hey, espera,

y tú ¿cómo te llamas?” decía Ezequiel

 tratándose de poner de pie y comenzaba

 a seguirlo. El sujeto estaba a punto de

 entrar al maizal, y al ver que éste lo seguía,

comenzaba a disparar varias veces hiriéndolo

nuevamente en un brazo -”detente maldito

 policía corrupto” decía Ezequiel y dispara lo

suficiente como para herirlo y cae al suelo

 pesadamente.

Comenzó a caminar lentamente hasta el sujeto,

quién estaba en el suelo boca abajo. Al voltearlo,

 su asombro fue mayor al ver que se trataba

de Rubén, uno de sus compañeros, sus balas

 no lo habían herido, lo habían matado

 instantáneamente. Desesperado al ver a Santoro,

 la anciana y a Rubén muertos, llamó a los

demás compañeros para que se presentasen al lugar.

Herido y adolorido, entra como puede a su auto

, y se dirige a un hospital cerca. Estando ya en él,

 algunos enfermeros acudieron en su ayuda,

ya que éste se desmaya apenas entra.

Urgentemente, los doctores comienzan a operarlo,

extrayéndole las balas de su brazo y pierna.

Ezequiel comenzaba a tener el mismo sueño que tuvo.

Caminaba por un lugar oscuro, veía la imagen

de Vicente corriendo alejándose de él.

Este comenzaba a perseguirlo, en el camino,

su padre y su madre se cruzaban tratando de

 que no lo siguiera, pero Ezequiel con furia

 dispara en contra de sus padres, quienes

estaban obstaculizando su camino y caen moribundos,

 veía a su pequeña hija Giulana gritando

por lo acontecido, pero él continuaba corriendo

hasta que lo atrapa, lo agarra de los brazos,

saca su arma y le propina tres disparos en su

 espalda, Vicente cae pero su arma se dispara,

 una bala estaba a punto de llegar al cráneo

 de Ezequiel, cuando despierta asustado

 tocándose la cabeza.

-”Despertó, el bello durmiente”- “quién se lo

 iba a imaginar, el cazador cazado,

jajaja”- “un pescado fresco, jejeje” – escuchaba

 al despertar. En un reflejo del miedo mira

 para todos lados, estaba encerrado junto

 con otro reo en una celda. -”¿QUÉ HAGO

AQUÍ, QUE HAGO AQUÍ? POR LA MISMA

MIERDA” decía. -”acaso no lo sabes” decía

 un compañero de celda -”¿qué cosa?” – “estas aquí

 por corrupción, y además mataste a un policía

compañero tuyo, así que te queda mucho

tiempo aquí” – “no, no, nooooooo, tengo que

encontrar al asesino, lo tengo que encontrar”

decía Ezequiel mientras caminaba desesperadamente

 por toda la celda y tocándose su rostro. -”oye, ¿dime

como te llamas tú?”- “¿Yo?, me llamo Julio,

 los chicos aquí me dicen el enano julio” – “está bien

Julio, ¿qué te parece si planeamos salir

 de aquí?, ¿eh?… ¿hace cuanto tiempo

estoy aquí?” – “desde ayer, tus compañeros

están furiosos contigo por esto, por lo menos

no quieren verte en mucho tiempo” –

“¿tu sabes como descubrieron esto?” –

 ”que se yo, hombre, yo nunca he sido

un detective, ni sé como trabajan,

 pero tu sabes, a lo mejor dejaste algo

 que era tuyo, una prenda, o hasta por tus

 mismas huellas digitales, eso lo que yo sé…

pero te podría decir qué es muy difícil salir

 así como así de aquí, nosotros solamente

 salimos para almorzar, u otras veces salimos

 al patio a recrearnos un rato, pero el resto

 del día estamos aquí” decía Julio. Charlaron

durante largo rato, pero Ezequiel desesperado

estaba pensando planear como salir de aquel lugar.

De todas las conversaciones que tuvieron,

 Ezequiel le pregunta -”¿y tu como fue que

 te trajeron? ¿Qué hiciste?”- “bueno mi

 estimado compañero…un día estaba yo

 en mi casa, estaba a punto de conocer

a mi padrastro, lo estaba esperando con

mi madre, quién estaba ansiosa para que

yo lo conociera, yo tenía en ese tiempo 32 años.

Llega el momento, él venía muy bien vestido..

.pero lo que más me llamo la atención de él…

era su hija. Una mujer de un cuerpo

 extremadamente espectacular, ella apenas

me saludo con un beso en la mejilla…

realmente me despertó todas mis pasiones

que tenía dormida durante largo rato por

 causa de mi trabajo y otras cosas personales.

 Era una mujer muy correcta y muy profesional

 en su trabajo…yyyy” – “¿y que fue lo que

pasó entonces…?” interrumpía Ezequiel- “Ella era

 una mujer muy ocupada en sus asuntos,

 no tenía mucho tiempo para el amor,

yo no podía enamorarme de ella,

 porque…es mi hermana, mi hermanastra,

 yo…era…muy correcto… ¿entiendes?,

muy correcto. Un día estábamos solos

 en mi casa, ella venía del trabajo muy

agotada…se fue a la ducha.

 Yo realmente…me estaba volviendo

loco por ella” – decía acongojado el enano Julio –

 ”yo soy muy feo, además de chico, pero po

r mi simpatía atraía mucho a las mujeres que

 conocía, pero ella…era especial…yo siempre sabía

 todo lo que hacía, la espiaba…y ese momento no

 fue la excepción, tuve que entrar mientras ella

 se bañaba…pero ella no hizo absolutamente nada…

se entregó a mi, se dejó llevar por la pasión,

 yo le atraía también, igual que a las demás que

 había conocido…hicimos el amor apasionadamente.

Se dejó llevar…” – Ezequiel solamente lo

 escuchaba – “ella se dejaba llevar, yo me movía

y ella se movía también excitada, no resistió

 mis encantos, le daba palmadas en sus nalgas

a su cuerpo inerte y me hacía excitarme más y

 mucho más, su sangre corría junto con el

 agua de la ducha por las certeras apuñaladas

 que le había hecho con mi afiladísimo cuchillo….ohh

esa mujer por fin se había entregado…”

al escuchar eso, Ezequiel, en un arranque de ira,

 lo toma de cuello tratándolo de ahorcar – “

y la mataste maldito, maricón, te voy a matar

 desgraciado, ¿cómo pudiste…?”-

decía enfurecido Ezequiel.

 Los demás reos gritaban y

 llamaban al guardia de turno que

estaba cerca -”¡Están matando al enano Julio,

 están matando al enano Julio!” gritaban.

Apenas el guardia abría la reja, el enano

 julio le cierra el ojo izquierdo a Ezequiel,

 éste inmediatamente supo lo que era.

El guardia estaba a punto de darle un

 golpe en la espalda a Ezequiel, cuando

 éste se da vuelta y lo esquiva tomándolo

 del brazo, luego le tuerce la muñeca y

 le arrebata el madero con que le iban

a golpear, y con el mismo palo le da un

 feroz golpe al guardia dejándolo casi inconsciente.

 Luego le arrebata las llaves y posteriormente

el arma, y sale con él llevándolo como rehén

 mientras que los reos seguían gritando y

 golpeando las rejas-”Pronto sabrán que

 soy inocente” decía.

Pero cuando el enano Julio puso un pie fuera

de la celda, Ezequiel lo mira y le dice-”si te

 veo a ti de nuevo en la calle, volaré todos

 tus sesos, y tus vísceras serán alimento

 para los perros”. Ante la seguridad de las

 palabras de Ezequiel, el enano Julio no lo

 pensó dos veces, y él mismo entró de nuevo

a la celda, incluso cerrando la reja.

Los demás guardias estaban comiendo,

algunos botaron sus platos por el asombro

 al ver a Ezequiel fuera de la celda y a su

 compañero ensangrentado casi inconsciente

 -”ustedes ineptos, sabiendo que hay un

asesino haciendo de las suyas en la calle,

 están aquí, riéndose y comiendo como cerdos…

yo no soy ningún policía corrupto…

yo me largo de aquí…

 ¡ABRAN LA MALDITA PUERTA,

O SINO LE DISPARO EN LA CABEZA A ÉSTE…!”

. Los guardias obedecieron inmediatamente

 y le abrieron la puerta asustados.

Ezequiel ya estaba en la calle, pero seguía

 teniendo en sus brazos al guardia.

 Luego de caminar varias cuadras,

lo suelta y empieza a correr.

 Los demás policías empiezan a pedir

 refuerzos como condenados, pero nunca

volverán a atrapar a Ezequiel Domínguez….

Al perderlos de vista, Ezequiel empezó

 a caminar lentamente en dirección a un metro,

para que lo alejara del lugar. “haré todo

 lo que me pidas, todo lo que me pidas”

seguía sintiendo en su cerebro y tira

 la pistola muy lejos. Se detiene esperando

el metro, se sentía muy observado,

 algunas personas lo miraban extrañados

 por su atuendo.

Se acerca el transporte, se detiene y abre

 sus puertas. Muchas personas entraban y

 salían de allí, él entró rápidamente y se sentó

 en un lugar alejado de los pasajeros, cerca del

 conductor. Luego del largo recorrido del metro,

y detenerse para que salieran las personas del

 transporte ya que era de madrugada,

empezó a levantarse de su asiento,

se había quedado dormido. No lo podía creer

 lo que veía sus ojos, estaba Vicente Romero

 justo justo en el mismo metro, se agacha

 para que no lo viera y trataba de buscar

su arma, pero no lo tenía, se acordó de

que ya no tenía ni su traje, ni sus armas,

 ni sus herramientas de trabajo.

Nuevamente se levanta de a poco, pero

se distrae, al ver a un costado un misterioso

 hombre, que pareciera ser policía, sí, sí,

 lo conocía, es policía, ha trabajado con

 él algún tiempo. Se relaja un momento

 y espera hasta que la máquina se detuviera

 y que saliera Vicente de allí. La maquina

se detiene y Ezequiel se levantaba lentamente,

 ve que Vicente salía, y que el otro sujeto hacía

lo mismo un paradero más allá. Antes que

 las puertas se cerraran nuevamente,

 Ezequiel sale del metro y se dispone

 a seguir al policía. Pero se detiene

 bruscamente para no levantar sospechas,

ya que nadie le creería en ese momento

que es un detective más y dobla en una esquina,

se dispone a esperar que podría pasar en aquel

 encuentro que iban a tener estos dos personajes…

Luego de esperar durante largo rato, siente

 repentinamente unos gritos desgarradores -”

ese grito…ese grito…no es Vicente…es el otro

 sujeto”. Pensaba Ezequiel y se dispone a ir

al lugar de los hechos. Encuentra al policía

 muerto degollado tirado en el suelo-”Vicente Romero,

 Durante años has ido matando y cambiando

 de identidad. Viajando de ciudad en ciudad,

 sembrando el caos por donde pasas…nadie te

 ha visto, no tienes fotos tuyas, pero nosotros

 te conocemos bastante bien…te seguiremos

 en donde vayas…pero el día en que te encontremos

 y te atrapemos…vas a desear que nosotros

 te matemos, ya que te torturaremos de por vida…”

        ERNESTO.

HASTA OTRA.

 

 ERNESTO

 
 
 
 
 

Anteriores Entradas antiguas