Ser como un río que fluye

Un río nunca pasa dos veces por el mismo lugar”, dice un filósofo. “La vida es como un río,” dice otro filósofo, y llegamos a la conclusión de que esta es la metáfora más aproximada al sentido de la vida. En consecuencia, será bueno recordarlo a lo largo de todo el año que viene:
A] Siempre estamos ante la primera vez. Al recorrer el camino que va desde nuestro manantial (o nacimiento) a nuestro destino (muerte), los paisajes son siempre nuevos. Debemos encarar todas estas novedades con alegría, y no con miedo, porque de nada sirve temer lo que no se puede evitar. Un río no deja nunca de correr.
B] En un valle, andamos más despacio. Cuando todo a nuestro alrededor se vuelve más fácil, las aguas se calman, nos volvemos más amplios, más largos, más generosos.
C] Nuestras márgenes son siempre fértiles. La vegetación sólo nace donde existe agua. Aquél que entra en contacto con nosotros, debe entender que estamos allí para dar de beber a quien tiene sed.
D] Hay que esquivar las piedras. Es evidente que el agua es más fuerte que el granito, pero necesita tiempo. De nada sirve dejarse dominar por obstáculos más fuertes, o intentar batirse contra ellos, pues gastaremos energía en vano. Lo mejor es saber dónde se encuentra la salida, y seguir adelante.
E] Las depresiones necesitan de paciencia. De repente el río entra en una especie de hoyo, y deja de correr con la alegría de antes. En esos momentos, la única manera de salir es contar con la ayuda del tiempo. En el momento preciso, la depresión se llena, y el agua puede seguir adelante. En lugar del hoyo feo y sin vida, existe ahora un lago que los demás pueden contemplar con alegría.
F] Somos únicos. Nacemos en un lugar que estaba destinado a nosotros, que nos mantendrá siempre alimentados de agua de modo que, frente a obstáculos o depresiones, podamos tener la paciencia o la fuerza necesarias para seguir adelante. Comenzamos nuestro curso de manera suave, frágil, hasta tal punto que una simple hoja puede detenernos. Sin embargo, como respetamos el misterio del manantial que nos engendró, y confiamos en su Eterna sabiduría, poco a poco vamos ganando todo lo necesario para recorrer nuestro camino.
G] Aunque seamos únicos, pronto seremos muchos. A medida que caminamos, las aguas de otros manantiales se acercan, porque aquél es el mejor camino a seguir. Entonces ya no somos uno solo, sino muchos, y hay un momento en que nos sentimos perdidos. Sin embargo, como dice la Biblia, “todos los ríos van al mar.” Es imposible permanecer en nuestra soledad, por muy romántica que esta pueda parecer. Cuando aceptamos el inevitable encuentro con el agua de otro manantial, al final entendemos que eso nos hace mucho más fuertes, esquivamos los obstáculos u ocupamos las depresiones en mucho menos tiempo, y con mucha más facilidad.
H] Somos un medio de transporte. De hojas, de barcos, de ideas. Que nuestras aguas sean siempre generosas, que podamos siempre llevar hacia adelante a todas las personas o cosas que pudieran necesitar de nuestra ayuda.
I] Somos una fuente de inspiración. Y por lo tanto, dejemos a un poeta brasileño, Manuel Bandeira, las palabras finales:
Ser como el río que fluye
Silencioso dentro de la noche.
No temer las tinieblas de la noche.
Si hay estrellas en el cielo, reflejarlas.
Y si los cielos se cubren de nubes,
Como el río, las nubes son agua,
Reflejarlas también sin amargura
En las profundidades tranquilas.

-Paulo Coelho-

Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él.

^^ernesto

COMO EL LÁPIZ – PAULO COELHO

El niñito miraba al abuelo escribir una carta.
En un momento dado le preguntó:
– ¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos? ¿Es, por casualidad, una historia sobre mí? El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto:
– Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas. El nieto miró el lápiz intrigado, y no vio nada de especial en él, y preguntó:
– ¿Qué tiene de particular ese lápiz?
El abuelo le respondió:
Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán siempre de ti una persona en paz con el mundo.
Primera cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. Esta mano la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección a su voluntad.
Segunda cualidad: De vez en cuando necesitas dejar lo que estás escribiendo y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final, estará más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.
Tercera cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.
Cuarta cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.
Quinta cualidad: Siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida, dejará trazos. Por eso intenta ser consciente de cada acción.


PAULO COELHO:PEQUEÑAS HISTORIAS

  
EL CORAZON DE LOS HOMBRES
  Cuenta la leyenda que una joven mariposa -de cuerpo frágil y sensible-volaba cierta tarde

jugando con el viento, cuando vio una estrella muy brillante, y se enamoró.

Excitadísima, regresó inmediatamente a su casa, loca por contar a su madre

que había descubierto lo que era el AMOR.

-¡Que tontería! – fue la fría respuesta que escuchó.- Las estrellas no fueron hechas

para que las mariposas pudieran volar a su alrededor.

Búscate un poste, o una pantalla, y enamórate de algo así. Para eso fuimos creadas.

Decepcionada, la mariposa decidió simplemente ignorar el comentario de la madre,

y se permitió volver a alegrarse con su descubrimiento.

“Que maravilla poder soñar”, pensaba.

La noche siguiente la estrella continuaba en el mismo lugar,

y ella decidió que subiría hasta el cielo y volaría en torno a aquella luz radiante

para demostrarle su amor. Fue muy difícil sobrepasar la altura a la cual estaba acostumbrada,

pero consiguió subir algunos metros por encima de su nivel de vuelo normal.

Pensó que si cada día progresaba un poquito, terminaría llegando hasta la estrella.

Así que se armó de paciencia y comenzó a intentar vencer la distancia que la separaba de su amor.
Esperaba con ansiedad la llegada de la noche, y cuando veía los primeros rayos de la estrella,

agitaba ansiosamente sus alas en dirección al firmamento.

Su madre estaba cada vez más furiosa:

-Estoy decepcionada con mi hija -decía. Todas sus hermanas, primas y sobrinas

ya tienen lindas quemaduras en sus alas, provocadas por las lámparas.

Solo el calor de una lámpara es capaz de entusiasmar el corazón de una mariposa.

Deberías dejar de lado estos sueños inútiles y conseguir un amor posible de alcanzar.

La joven mariposa, irritada porque nadie respetaba lo que sentía, decidió irse de la casa.

Pero en el fondo -como, por otra parte, siempre sucede – quedó marcada por las palabras

de su madre, y consideró que ella tenía razón.

Así, durante algún tiempo, intento olvidar a la estrella y enamorarse de la luz

de las pantallas de casas suntuosas, de las luces que mostraban los colores de cuadros magníficos,

del fuego de las velas que quemaban en las más bellas catedrales del mundo.

Pero su corazón no conseguía olvidar a la estrella, y después de ver que la vida

sin su verdadero amor no tenía sentido, resolvió reemprender su itinerario en dirección al cielo.

Noche tras noche intentaba volar lo más alto posible, pero cuando la mañana llegaba,

estaba con el cuerpo helado y el alma sumergida en la tristeza.

Entretanto, a medida que se iba haciendo mayor, pasó a prestar atención

a todo cuanto veía a su alrededor. Desde allá arriba podía vislumbrar las ciudades l

lenas de luces, donde probablemente sus primas, hermanas y sobrinas,

ya habrían encontrado un amor. Veía las montañas heladas, los océanos con olas gigantescas,

las nubes que cambiaban de forma a cada minuto.

La mariposa comenzó a amar cada vez más a su estrella,

porque era ella la que la impulsaba a conocer un mundo tan rico y hermoso.

Pasó mucho tiempo y un buen día ella decidió volver a su casa.

Fue entonces que supo por los vecinos que su madre, sus hermanas,                 

primas y sobrinas, y todas las mariposas que había conocido,

ya habían muerto quemadas en las lámparas y en las llamas de las velas,destruidas

por un amor que juzgaban fácil. La mariposa, aun cuando jamás haya conseguido llegar hasta

su estrella, vivió muchos años aún, descubriendo cada noche cosas diferentes e interesantes.

Y comprendiendo, que, a veces, los amores imposibles traen muchas alegrías y

beneficios que aquellos que están al alcance de nuestras manos.

PAULO COHELO
Ser un Amigo es un Honor 

  

EL CORAZON DE LOS HOMBRES

– ¿Por qué hemos de escuchar el corazón? – preguntó el muchacho cuando acamparon aquel día. Porque donde él esté, es donde estará tu tesoro.

– Mi corazón se halla agitado – dijo el muchacho.  Tiene sueños, se emociona y está apasionado por una mujer del desierto.

 Me pide cosas y no me deja dormir muchas noches, cuando pienso en ella.

– Es bueno.  Tu corazón está vivo. Sigue escuchando lo que él tiene para decir.

En los tres días siguientes, los dos pasaron junto a algunos guerreros, y vieron a otros guerreros en el horizonte. 

El corazón del muchacho empezó a hablar sobre el miedo.  Contábale al muchacho historias que había oído al Alma del Mundo, historias de hombres que fueron en busca de sus tesoros y jamás los encontraron. 

A veces, asustaba al muchacho con el pensamiento de que podría no conseguir el tesoro, o podría morir en el desierto. 

Otras veces, le decía que ya estaba satisfecho, que ya había encontrado un amor y muchas monedas de oro.

– Mi corazón es traicionero – dijo el muchacho al Alquimista, cuando pararon para descansar un poco los caballos.

– No quiere que continúe.- Eso es bueno – respondió el Alquimista -. Demuestra que tu corazón está vivo. 

Es natural cambiar un sueño por todo aquello que ya se consiguió.

 -Entonces, ¿por qué debo escuchar mi corazón?- Porque no conseguirás nunca mantenerlo callado.  E incluso si finges no escuchar lo que dice, él estará dentro de tu pecho, repitiendo siempre lo que piensa sobre la vida y el mundo.

– ¿Incluso aún siendo traicionero?.- La traición es el golpe que tú no esperas. Si conoces bien tu corazón, él jamás lo conseguirá.

Nadie logra huir de su corazón. Por eso, es mejor escuchar lo que él dice. Para que jamás venga un golpe que tú no esperas.

El muchacho seguía escuchando su corazón, mientras caminaban por el desierto.

Llegó a conocer sus artimañas y sus trucos y llegó a aceptarlo como era.  Entonces, el muchacho dejó de tener miedo, y dejó de tener ganas de volver, porque una tarde su corazón le dijo que estaba contento.

“Incluso si protesto un poco”, decía su corazón, “es porque soy un corazón de hombre, y los corazones de hombres son así”.  Tienen miedo de realizar sus mayores sueños, porque encuentran que no lo merecen o que no van a conseguirlos.

Nosotros, los corazones, morimos de miedo sólo de pensar en amores que partieron para siempre, en momentos que podrían haber sido maravillosos y que no lo fueron, en tesoros que podrían haber sido descubiertos y quedaron para siempre escondidos en la arena. 

“Porque cuando esto acontece, terminamos sufriendo mucho”. -Mi corazón tiene miedo de sufrir – dijo el muchacho, una noche en que miraban el cielo sin luna. -Dile que el miedo de sufrir es peor que el propio sufrimiento. 

Y que ningún corazón jamás sufrió cuando fue en busca de sus sueños, porque cada momento de búsqueda es un momento de encuentro con Dios y con la Eternidad.

-Cada momento de búsqueda es un momento de encuentro – dijo el muchacho a su corazón.

Mientras buscaba mi tesoro, todos los días fueron luminosos, porque yo sabía que cada hora formaba parte del sueño de encontrar. 

Mientras yo buscaba este mi tesoro, descubrí en el camino cosas que jamás había soñado encontrar, si no hubiese tenido el valor de intentar  cosas imposibles para los pastores.

Entonces, su corazón permaneció silencioso una tarde entera. De noche, el muchacho durmió tranquilo, y cuando despertó, su corazón empezó a hablarle de las cosas del Alma del Mundo.

Dijo que todo hombre feliz era un hombre que llevaba a Dios dentro de sí. 

Y que la felicidad podría ser encontrada en un simple grano de arena del desierto, como ya había dicho el Alquimista.

Porque un grano de arena es un momento de la Creación, y el Universo tardó millares de millones de años para crearlo.”Cada hombre sobre la faz de la Tierra tiene un tesoro que le está esperando”, dijo su corazón.

“Nosotros, los corazones, acostumbramos a hablar poco de estos tesoros, porque los hombres ya no quieren encontrarlos”. 

Sólo hablamos a los niños. Después, dejamos que la vida encamine a cada uno en dirección a su destino.

Pero, desgraciadamente, pocos siguen el camino que les ha sido trazado y que es el de la Historia Personal,  y de la felicidad.

Les parece que el mundo es una cosa amenazadora, y por esto el mundo se convierte en una cosa amenazadora.

Entonces nosotros, los corazones, vamos hablando cada vez más pero no nos callamos nunca. Y procuramos que nuestras palabras no sean oídas: “no queremos que los hombres sufran porque no siguieron a sus corazones”.

¿Por qué los corazones no les dicen a los hombres que deben continuar siguiendo sus sueños? Preguntó el muchacho al Alquimista. -Porque, en este caso, el corazón es el que sufre más. Y a los corazones no les gusta sufrir.

El muchacho entendió a su corazón a partir de aquel día. Pidió que nunca más lo dejase. Pidió que, cuando estuviese lejos de sus sueños, el corazón apretase en el pecho y diese la señal de alarma.

El muchacho juró que siempre que escuchase esta señal, también la seguiría. Aquella noche habló de todo ello con el Alquimista.

Y el Alquimista comprendió que el corazón del muchacho se había vuelto hacia el Alma del Mundo. ¿Qué hago ahora? – preguntó el muchacho.

-Sigue en dirección a las Pirámides – dijo el Alquimista-. Y continúa atento a las señales. 

Tu corazón ya es capaz de mostrarte el tesoro. -¿Era eso lo que me faltaba saber?.

-No – respondió el Alquimista-. Lo que te falta saber es lo siguiente: “Siempre antes de realizar un sueño, el Alma del Mundo decide examinar todo aquello que se aprendió durante la caminata. 

Ella hace esto no porque sea mala, sino para que podamos, junto con nuestro sueño, conquistar también las lecciones que aprendemos siguiendo en dirección a él.

Es el momento en que la mayor parte de las personas desiste. Es lo que llamamos, en lenguaje del desierto, “morir de sed cuando las palmeras ya aparecieron en el horizonte”.

“Una búsqueda empieza con la Suerte de Principiante. Y termina siempre con la Prueba del conquistador”.

El muchacho recordó un viejo proverbio de su tierra.  Decía que la hora más oscura era la que venía antes de salir el sol… –