LEÓN FELIPE

Un caballo blanco

Madre… no me riñas,

que ya nunca vuelvo a ser malo…

No me riñas, madre…

que ya no vuelvo a llenarme de barro.

Madre… no me riñas,

que ya no vuelvo a manchar mi vestido blanco.Madre…

cógeme en tus brazos…

acaríciame,

ponme en tu regazo…

Anda… Madre mía,

que  ya nunca vuelvo a ser malo.

Así…

     Y arrúllame y cántame… y bésame…

duérmeme… apriétame en tu pecho

con la dulce caricia de tus manos…

anda… madre mía

que ya no vuelvo a llenarme de barro.

Madre…

¿verdad que si ya no soy malo

me vas a comprar

un caballo blanco

y muy grande,

como el de Santiago,

y con alas de pluma,

un caballo que corra y que vuele

y me lleve muy lejos… muy alto… muy alto…

donde nunca pueda

mancharme de barro

mi vestido nuevo,

mi vestido blanco?…

¡Oh, sí madre mía…

cómprame un caballo

grande

como el de Santiago

y con alas de pluma…

un caballo blanco

que corra y que vuele

y me lleve muy lejos… muy alto… muy alto…

que yo no quiero otra vez en la tierra

volver a mancharme de barro!

Sé todos los cuentos

Yo no sé muchas cosas, es verdad.

Digo tan sólo lo que he visto.

Y he visto:

que la cuna del hombre la mecen con cuentos,

que los gritos de angustia del hombre los ahogan

con cuentos,

que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,

que los huesos del hombre los entierran con cuentos,

y que el miedo del hombre…

ha inventado todos los cuentos.

Yo sé muy pocas cosas, es verdad,

pero me han dormido con todos los cuentos…

y sé todos los cuentos.

 

Canción marinera

Todos somos marineros,

marineros que saben bien navegar.

Todos somos capitanes,

capitanes de la mar.

Todos somos capitanes

y la diferencia está

sólo en el barco en que vamos

sobre las aguas del mar.

Marinero, marinero;

marinero… capitán

que llevas un barco humilde

sobre las aguas del mar…

marinero…

capitán…

no te asuste

naufragar

que el tesoro que buscamos,

capitán,

no está en el seno del puerto

sino en el fondo del mar

ESTA NOCHE NO HUBO LUNA…

Ahora camino de noche

porque las noches son claras …

Y esta noche no hubo luna,

no hubo luna amiga y blanca .. .

y había pocas estrellas,

pocas estrellas y pálidas…

Y era todo triste sin la luna amiga…

y era todo negro sin la luna blanca.

No se veía la cinta

de la carretera larga…

los olivos del recuesto

apenas se dibujaban…

un murciélago pasó

rozándome la cabeza con el ala …

y me ladraron los perros

en los bancales con saña.

Sin luna todo era negro y triste…

vi una luz allá lejana…

y, a tientas, fui hasta la luz

y en la luz pedí posada…

Esta noche no hubo luna…

no hubo luna amiga y blanca…

Y recordé aquella noche

en que no vino mi amada…

y en que yo loco de amor,

lleno de fiebre y de ansias…

hice también alto

en la primera posada…

Poema Diálogo Perdido de Leon Felipe

 

Entre Don Quijote y Sancho)

-Todos andan buscando, Sancho, una paloma por el mundo

y nadie la encuentra.

-Pero , que paloma es la que buscan?

-Es una paloma blanca que lleva en el pico el ultimo rayo amoroso

 de luz que queda ya sobre la tierra.

-Como la golondrina de Tristán.

-Eso, como la golondrina de Tristán. Bien te acuerdas, Sancho.

Aquel cabello dorado de Isolda que dejo caer la golondrina sobre

el hombro cansado del Rey era el rayo de amor que andaba buscando

 el hombre sobre la tierra,

pero no es esto…

hay otra definición;

te lo explicaré mejor:

esa paloma que andan buscando

es aquella que una vez se le posó en la cabeza

a un pobre Nazareno en el Jordán;

aquello sí fue un buen juego de prestidigitación:

un hombre sencillo entra a bañarse en el Jordán.

se le posa una paloma blanca sobre la cabeza

y sale de las aguas

convertido en el hijo de la Luz

en el hijo de Dios

en el hijo del Hombre

Y aquel juego se hizo sin trucos y sin trampas

por eso fue un gran milagro.

¡El Gran Milagro del Mundo!

Desde entonces

el hombre vale más…

Y desde entonces todos andan buscando esa paloma

para que se haga otra vez el Milagro…

¡Y el Hombre valga mas!

ERNESTO___Luna_____Sol______

Anuncios

¿Por qué habla tan alto el español?

Este tono levantado del español es un defecto, viejo ya, de raza. Viejo e incurable. Es una enfermedad crónica.

 

   Tenemos los españoles la garganta desplazada y en carne viva. Hablamos a grito herido y estamos desentonados para siempre, para siempre, porque tres veces, tres veces, tres veces tuvimos que desgañitarnos en la historia hasta desgarrarnos la laringe.

 

   La primera fue cuando descubrimos este Continente y fue necesario que gritásemos sin ninguna medida ¡Tierra! ¡Tierra! ¡Tierra! Había que gritar esta palabra para que sonara más que el mar y llegase hasta los oídos de los hombres que se habían quedado en la otra orilla. Acabábamos de descubrir un mundo nuevo, un mundo de otras dimensiones al que cinco siglos más tarde, en el gran naufragio de Europa, tenía que agarrarse la esperanza del hombre. ¡Había motivos para hablar alto! ¡Había motivos para gritar!

 

   La segunda fue cuando salió por el mundo, grotescamente vestido, con una lanza rota y una visera de papel, aquel estrafalario fantasma de La Mancha, lanzando al viento desaforadamente esta palabra de luz olvidada por los hombres: ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia! … ¡También había motivos para gritar! ¡También había motivos para hablar alto!

 

   El otro grito es más reciente. Yo estuve en el coro. Aún tengo la voz parda de la ronquera. Fue el que dimos sobre la colina de Madrid, el año 1936, para prevenir a la majada, para soliviantar a los cabreros, para despertar al mundo: ¡Eh! ¡Que viene el lobo! ¡Que viene el lobo!… ¡Que viene el lobo!

 

   El que dijo Tierra y el que dijo Justicia es el mismo español que gritaba hace seis años nada más, desde la colina de Madrid, a los pastores: ¡Eh! ¡Que viene el lobo!

 

   Nadie le oyó. Los viejos rabadanes del mundo que escriben la historia a su capricho, cerraron todos los postigos, se hicieron los sordos, se taparon los oídos con cemento y todavía ahora no hacen más que preguntar como los pedantes: ¿pero por qué habla tan alto el español?

 

   Sin embargo, el español no habla alto. Ya lo he dicho. Lo volveré a repetir: el español habla desde el nivel exacto del Hombre; y el que piense que habla demasiado alto es porque escucha desde el fondo de un pozo.”

  León Felipe, 1942   

ERNESTO   LunaSol                                                                                                      

  

Viendo un sueño…

__Luna_________Sol

________ERNESTO_

Diego Vasallo_La vida mata_

 

Los golpes duelen

la vida mata,

el tiempo cura

los días pasan.

Y al comenzar

esta partida

ya llevo un alma a la deriva.

Canciones de cuna

para adultos,

atravesados por los sueños

que llevan en su oscura melodía

tatuada la flor del desengaño.

Y están las sombras,

y está el olvido,

y este infinito

tiempo perdido.

Y está el amor,

y están los besos,

y un mundanal dolor

de huesos.

El viento insiste como siempre,

en recordarme los sonidos,

del terco latido de las cosas

de mundos aún desconocidos.

La pena hiere,

la vida mata,

con sueños rotos

y balas de plata.

Septiembre llega

como si nada

y se disuelve tu mirada.

Vividores sin vida enamorados

de la pálida luz de las estrellas,

esparcen poemas en la noche

y entre tanto borran después sus huellas.

__Luna_________Sol________ERNESTO_

PLEGARIA DE UN PERRO

                                        Dame un pan,y yo te dare amo mio,toda mi lealtad.
                                  Si sabes del dolor de la vida y tu corazon sangra silencioso,
                                     yo me acercare humildemente a ti,y como no se hablar,
                                 movere mi cola y lamere tus manos extendidas al desaliento.
                                               Vive seguro de tu heredad, de tu casa,
                                                 De tu rancho lejano de la montaña,
                                                   porque han de matarme primero
                                              antes de permitir que nadie coja lo tuyo.
                                          Si otro amo como tu,quisiera llevarme consigo,
                                                    no le obedecere y si me violenta,
                                         huire de su lado y te buscare a traves del mundo.
                                         Llevame contigo, de caza, a la mina, a la montaña,
                                           a tu trabajo o a la guerra,y pondre mis fuerzas,
                                    mi astucia, mi valor y mi vida,para servirte hasta el fin.
                                             Cuando velo tu sueño en las noches calladas,
                                             y con mi oido en tierra advierto algo extraño,
                                                 aullo largamente para prevenirte el mal.
                                                         No me abandones jamas,
                                              que si la vida te falta, ire a morir a tus pies.
                                                     Si me castigas, lamere tus manos.
                                  Si me hieres,aullare largamente del dolor antes de atacarte,
                                                   porque eres para mi mas que un rey.
                                        Y si mañana mueres tu en el desierto o en la guerra,
                                                   llorare a tu lado hasta morir tambien.
 
 ____________________Conciencia animal. ERNESTO_LunaSol
 

Locos

 
 

En la vida podemos seguir el sendero que nos han marcado al nacer y no desviarnos ni un milímetro de él. De esta manera pocos riesgos corremos y casi ningún error cometeremos.

Pero si queremos realmente vivir hay que arriesgarse, aunque ello nos suponga caer muchas veces, pero a la postre la recompensa vendrá. Este mundo no es para los ñoños, ni para los cuerdos ni conservadores.

La vida está hecha para los que arriesgan cada día, para los que son capaces de darlo todo por un ideal, para aquellos que los cuerdos llaman locos.

Compré un patito con un defecto el las patas, porque andaba zambo. Estaba sucio y desnutrido y su vida se prometía corta. Lo cuidé, lo alimenté y le di cariño. Y mi pato se transformó en un soberbio ejemplar.

Hoy al ir la verlo no estaba en su islita sino nadando junto a su compañero de estanque llamado Lucas por los niños. Lo llamé Krabbyll y vino solícito a comer pepino de mi mano. ¡Por fin se había atrevido a nadar!.

A los seis días de estar en el estanque, mi pato ya puede valerse por si mismo. Podré ir a verlo cuando lo desee pero ya sabe alimentarse solo porque en ese estanque cada día llegan niños con comida para ellos. Él también ha sabido ser valiente y adaptarse a un medio desconocido para así tener una vida mas feliz. Y si algún día lo desea moverá sus alas y se  irá volando en busca de nuevos lugares.

Mi pato y yo estamos locos. ¡Qué guay!.

 

 

Encontrado en la red y me gusto mucho.
_ERNESTOLunaSol_________________

La ardilla y el mar

Érase una vez…

…una ardilla (llamada Ecureil) que vivía en un frondoso bosque junto a un acantilado. El bosque era muy hermoso y estaba lleno de árboles con suculentos frutos. La ardilla era muy feliz allí porque tenía todo lo que deseaba: alimento todo el año, buenos amigos con quien jugar, una madriguera en el hueco de un árbol donde dormir a gusto por mas noches y ningún enemigo que le pudiera hacer daño. La ardilla se veía muy bella con su pelo suave y marrón, su cola grande y hermosa y sus ojos negros y vivos. Porque ella veía que otros animales eran menos agraciados o tenían enemigos como los murciélagos o los ratones que también vivían en su bosque.

Y pasaban los días y los años y la ardilla vivía feliz. Y era feliz porque no conocía ningún otro mundo y, para ella, su mundo era  pues el mejor.

Un día la ardilla llegó al extremo del bosque y, desde acantilado, contempló extasiada la belleza de mar, inmenso, azul, brillante, con pequeñas olas rizadas de espuma blanca.

Quiso Ecureil contemplar el mar de cerca y bajó con gran dificultad por el acantilado, agarrándose a los arbustos, exponiéndose al peligro de caer, hasta llegar a la base, junto al agua.

El mar allí era de un agua muy transparente y la ardilla, pudo ver como multitud de pequeños peces nadaban en una especie de baile ininterrumpido. Había peces de todos los tamaños: desde minúsculos hasta gigantescos, y todos los colores colores: verdes, rojos, amarillos. Tambien los había de distintas formas: largos y delgados, planos, redondos,etc.

Y, desde entonces, la ardilla bajaba todos los días a contemplar esas maravillosas criaturas, hasta entonces nunca vistas por ella.

Entonces pensó que esos seres, los peces, eran mas bellos que ella, y que además vivían en un mundo mas bonito que su bosque. Y Ecureil comenzó a pensar que su mundo no era tan paradisíaco, realmente su bosque ya no le parecía tan bonito como el mar, poblado de aquellos seres de colores alegres y radiantes….

Y entonces Ecureil comenzó a estar triste. Porque deseaba pertenecer a ese mundo del mar. Realmente, cada vez que estaba junto al mar, era feliz de ver aquella belleza pero a la vez, era desgraciado por no formar parte de ella.

Y un buen día tuvo una idea: Si los peces eran felices en el mar, el podría transformarse en pez también y vivir como ellos. Sin pensarlo mas, recogió los mejores y mas bellas flores del bosque y se las adhirió  sobre su cuerpo. Puso ,además sobre su espalda y patas, hermosas hojas verdes a manera de aletas. ¡Ya era un bonito pez!.

Nervioso abandonó el bosque, bajó por el acantilado y llegó al mar. Observó de nuevo maravillado tanta belleza, aquellos peces de colores bailando en una sinfonía eterna al compás de las olas.

Sin pensarlo mas, Ecureil se lanzó al agua. Notó al instante una sensación muy desagradable porque, a medida que el agua penetraba en su pelo sentía un golpe helado en su piel como si multitud de alfileres lo pincharan. Su piel mojada le hizo además enormemente lento y pesado. Entonces, ya completamente sumergido, abrió su boca para respirar, cuando de pronto, una masa de agua salada el inundó los pulmones…

Intentó, desesperado salir a la superficie, pero el frío, lo pesado de su cuerpo y la asfixia se lo impedían. Se agitó dentro del agua con desesperación, observando además como los peces, asustados huían…

Desesperado consiguió agarrarse a una roca y salir del agua extenuado pero vivo.

Y entonces Ecureil cayó en la cuenta de que no todo era belleza en el mar. Que ese medio tenía sus peligros y valoró de verdad si vida y su bosque.

Y colorín colorado….

 

____________ERNESTO_LunaSol

Anteriores Entradas antiguas