Encuentros

Un día yo caminaba por Barcelona, y vi cuando iba a cruzar la otra acera vi a una chica que parecía estar muy asustada, sin saber muy bien a donde dirigir su frágil bastón. Yo que soy muy observador la miré y me di cuenta de que algo raro le pasaba. Le pregunté si se encontraba mal, ella me dijo que no, pero que no sabia donde se encontraba, que estaba desorientada. Le dije que estaba en la Diagonal, y sin saber muy bien por qué fuimos a tomar un cafe y hablamos. Fuimos a una cafetería que había en la misma calle y tomamos algo. De camino le dije que si quería se podía coger a mi brazo, ella no lo pensó demasiado, asintió con la cabeza y me cogió del brazo. Cuando estábamos dentro de la cafetería le pregunté que quería tomar, ella me dijo que lo mismo que yo tomase. Le dije que iba apedir un cubata de ron y ella me dijo muy seria que también quería otro, me reí. Ella quería saber mi nombre “Ernesto” le dije, ella se llamaba Susana, es un nombre bonito, siempre me ha gustado ese nombre para una chica, así que se lo dije, y ella muy seria me dijo que si sus padres la vieran bebiendo con un tipo al que ni conocía no lo entenderían, pero que, sin embargo, por algún extraño motivo se sentía protegida y a gusto a mi lado, no le dije nada, pero lo cierto es que yo también estaba a gusto con ella, era una chica muy bonita. Me dijo que tenía 24, yo tenía su misma edad. Quería saber por qué cojeaba, al parecer un accidente en la nieve cuando tenia 19 años, llevaba varias operaciones y aún le quedaba una última operación a la cual se iba a someter ese mismo mes. Hablamos de muchas cosas, y sin darnos cuenta se hizo de noche. Así que luego nos fuimos a cenar. Estuvimos desde las 6 de la tarde hasta las 3 de la mañana. La despedida fue rara, me hubiera gustado pedirle el teléfono, nunca más nos vimos.

               Ernesto.

 LunaSol

 
Anuncios

Diez ruegos de un perro a los seres humanos.

1. Mi vida dura unos 10 o 15 años. Cada separación de ti es para mí un sufrimiento. Piénsalo bien antes de aquirirme.

2. Dame tiempo para comprender lo que quieres de mí.

3. Infúndeme confianza, vivo de ella.

4. No te enojes demasiado conmigo y no me encierres como castigo. Tú tienes tu trabajo, tus diversiones y tus amigos. ¡ Yo sólo te tengo a ti !

5. Habla conmigo de vez en cuando.

6. Aprende a tratrar como es debido. Yo nunca lo olvido.

7. Antes de pegarme, piensa que mis mandíbulas podrían destrozar fácilmente los huesecillos de tu mano y, sin embargo, no hago uso de ellos.

8. Antes de que me taches de “inútil”, “testarudo” o “perezoso” cuando me pides que haga algo, piensa que ha podido hacerme daño la comida o que he estado demasiado rato al sol o que mi corazón está cansado.

9. Ocúpate de mí cuando llegue a viejo;también tú serás algún día.

10. Quiero que estés a mi lado cuando llegue ese difícil trance. No digas nunca “no puedo resistirlo” o “que suceda cuando yo no me halle presente”. Todo me resultará más fácil si estás conmigo. 

NO ABANDONES A TU PERRO 

ERNESTO   LunaSol         

 

La vida es un sueño.

Cierta noche me asaltó un sueño y desde entonces una misteriosa mujer me ha acompañado en mis sueños, hace ya una eternidad que cada madrugada la visualizo en la puerta de un hotel, ella me mira y yo también la miro, luego me besa y yo también la beso. De repente estamos en un bar sin saber muy bien como hemos llegado hasta allí. Hablamos de muchas cosas como si nos conociéramos de toda la vida, parece que pasamos una vida entera juntos o quizás sólo ha pasado una noche, no sé muy bien por qué. Pero siempre se repetía el mismo sueño, es como si fuera otra vida, un sueño. mis noches con ella, sentirla al lado, viajar con ella, cenar juntos, quererla hasta el punto de ahogarte. Ella también parecía quererme. Después de estar conmigo durante un sueño infínito salió de mi vida riéndose como una loca, luego hizo ademán de llorar. La busqué en todos mis sueños, era como si pudiese dominar mi mente, gritaba su nombre todas las noches, pero jamás contestó. Cada mañana despierto con su imagen  en la cabeza, hasta he llegado a pensar que aquella mujer ha existido en algún lugar, en algún tiempo… Pasaron muchas cosas en mis sueños que no voy a contar, aquella misteriosa mujer que me descorazonó en un sueño, también desgarró mi vida, porque como dijo Segismundo la vida es un sueño, y los sueños, sueños son. Ahora que ya parece haberse disipado su imagen en la vigilia, creo que ya no quiero más ese sueño, pero quén sabe si volveré a ver a esa mujer misteriosa, quizás logré olvidarla. No quiero otro sueño. no quiero más dolor soñado, quiero una aflicción verdadera que me haga soñar. En fin que ahora si tengo” sueño” y me voy a mi camita a soñar que estoy despierto.  Buenas noches y felices sueños, pero no soñéis con la hermosa mujer misteriosa, porque después ya no querréis despertar de su sueño.       

                                  Ernesto.LunaSol

 

PARA QUE TÚ ME OIGAS..

Para que tú me oigas

mis palabras

se adelgazan a veces como las huellas de las gaviotas en la playas.

Collar, cascabel ebrio

para tus manos suaves como las uvas.

Y las miro lejanas mis palabras.

Más que mías son tuyas.

Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.

Ellas trepan así por las paredes húmedas.

Eres tú la culpable de este juego sangriento.

Ellas están huyendo de mi guarida oscura.

Todo lo llenas tú, todo lo llenas.

Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,

y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte

para que tú me oigas como quiero que me oigas´

El viento de la angustia aùn las suele arrastrar.

Huracanes de sueños aún a veces las tumban. Escuchan otras vocez en mi voz dolorida.

Lanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.

Ámame, compañera,No me abandones. Sígueme.

Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.

Todo lo ocupas tú , todo lo ocupas.

Voy haciendo de todas un collar infinito

para tus blancas, manos, suaves como las uvas.

 

                PABLO NERUDA.

 ERNESTOLunaSol 

 

RECUERDOS

Siempre tenemos recuerdos imposibles de olvidar. Mi primer recuerddo triste fue ver morir a ni abuela, yo tenía 6 años, pero lo recuerdo muy bien. Mi abuela tenía 66 años, aunque parecía tenér muchos menos, era una persona muy alegre y nuy cuapa, como dice mi madre ” parecía una artista de cine” con su pelo lardo y negro, me acuerdo mucho de su pelo, porque por alguna extraña razón me encantaba tirar de él. Cuando murió mi abuela yo vi sufrir mucho a otra persona entrañable, mi abuelo. Jamas había visto llorar así  a un hombre, nunca más volvió a llorar, como él decía lloraba a su manera, dia a dia, hora a hora, mientras veia pasar los años.Sin enbargo, siempre tenía una sonrisa para mí mientras me expicaba sua aventuras de juventud y sus batallas en la guerra,” la maldita guerra,”como él solía decir. Sonreía a hablar de mi abuela y al explicar lo que le costó conseguir cacarse con ella. ya que mis bisabuelos no lo querían para mi abuela, ya que su familia era de clase  alta, pero mi abuela estaba tran enamorada que se casó con él  por carta mientras mi abuelo luchaba en el frente . Finalmente, los padres  de ella tuvieron que acatar los hechos, para despues querer a mi abuelo como a un propio hijo.No se porque escribo ésto, quizás porque hoy me acuerdo mucho de ellos. y no hay ni un día que no piense en mi abuelo cuando murió mi abuelo yo tenia 16 años y estaba con él, me hablaba de mi abuela cuando se encontraron al acabar la guerra, sus útimas palabras fueron:” ojalá unca se hubiera ido de mí lado, ya lo entenderás ernestillo” estubimos un rato callados, de pronto me apretó fuertemente la mano y cerro los ojos, mi abuelo se había apagado, jamás podré olvidarle, ya sólo me confonmo con recuerdar su amor,que fue mucho, que ya es demasiado.

                        Ernesto.LunaSol 

 

PARÁBOLAS.

Era un niño que soñaba

un caballo de cartón.

Abrió los ojos el niño

y el caballito no vio.

Con un caballito blanco

el niño volvió a soñar;

y por la crin lo cogío…

¡Ahora no te escaparás!

Apenas lo hubo cogido,

el niño se despertó.

Tenía el puño cerrado.

¡El caballito voló!

Quedóse el niño muy serio

pensando que no es verdad

un caballito soñado.

Y ya no volvió a soñar.

 Pero el niño se hizo mozo

y el mozo tuvo un amor,

y a su amada le decía:

¿ Tú eres de verdad o no?

Cundo el mozo se hizo viejo

pensaba:Todo es soñado

y el caballo de verdad.

Y cuando vino la muerte,

el viejo a su corazón

preguntaba:¿ Tú eres un sueño?

¡Quién sabe si despertó!                                   [      MACHADO   ]

ERNESTOLunaSol

 

SONETO AMOROSO DEFINIENDO EL AMOR.

Es hielo abrasador, es fuego helado,

es herida que duele y no se siente,

es un soñado bien, un mal presente,

es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,

un cobarde, con nombre de valiente,

un andar solitario entre la gente,

un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,

que dura hasta el postrero parasismo;

enfermedad que crece si es curada.

Este en el niño Amor, éste es un abismo.

¡Mirad cuál amistad tendrá con nada

el que en todo es contrario con nada

el que en todo es contrario de sí mismo!

                QUEVERO 

ErnestoLunaSol