EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA

Dicho caballero estaba atrapado en su armadura ocultando sus limitaciones, sus miedos, su falta de aceptación. Estaba a punto de perder a su familia por culpa de esa armadura y es cuando decide deshacerse de ella. Descubre que no puede y para lograrlo, debía pasar por una serie de pruebas que lo llevaría a conocerse y aceptarse como verdaderamente era y así conseguir la felicidad que siempre había buscado. Aceptando que debía liberarse de las barreras que le impedía conocerse y amarse a si mismo, para poder ser capaz de dar y recibir AMOR.


– EL SENDERO DE LA VERDAD

Se sentía avergonzado por haber llorado tanto, pero el Mago  le dijo que ese era el primer paso para poderse liberar de su armadura, lo condujo al mismo sendero por el que había llegado y le señaló dos caminos. Uno lo llevaría a la deshonestidad, la avaricia, el odio, los celos, el miedo y la ignorancia, pero le enseñó otro sendero que era el sendero de la Verdad, en que era muy espinoso, advirtiéndole que iba a necesitar de mucho coraje y de una fuerte decisión, si lo penetraba ya no habría marcha atrás. El caballero tomó este último y comenzó su camino. Antes de que partiese le dijo que se encontraría con tres castillos. El primero se llama Silencio, el segundo Conocimiento y el tercero Voluntad y Osadía. La lucha sería aprender a amarse a si mismo. Un pedazo de su armadura se le calló gracias a sus lágrimas. Mientras caminaba aprendió a diferenciar en su interior, entonces llegó a la puerta del castillo del Silencio.

EL CASTILLO DEL SILENCIO

Cuando entró se sentó junto al fuego y se dio cuenta de dos cosas: no había puerta de salida y había un tremendo silencio; de pronto escuchó la voz del Rey que hacía lo mismo que él, entonces le propuso que realizaran el viaje juntos, pero el Rey le dijo que solo si estaba callado hallaría la salida y que solo y en silencio la localizaría y que nadie podía encontrarla por él. “Esto es un nuevo tipo de cruzada que requiere más coraje que las otras, si logras reunir las fuerzas necesarias y quedarte para hacer lo que tienes que hacer aquí, será tu mayor victoria”.

Entonces a solas y en silencio admitió que le tenía miedo a la soledad, se abrió una puerta, entró a la otra habitación entonces empezó a hablar consigo mismo, es entonces cuando se volvió abrir otra, se dio cuenta de que antes no había vivido el momento si no que hablaba del futuro o su pasado y… otra puerta se abrió, en la siguiente habitación se dio cuenta que nunca había escuchado a nada y a nadie y sintió la soledad que durante mucho tiempo había sentido su esposa, entró a otra habitación cada vez más pequeña que la anterior, preguntó ¿por qué?… y una voz en su interior, le contestó -que estaba a punto de encontrar a su verdadero yo; entonces se durmió al despertar estaba fuera de el castillo, en el sendero de la verdad. Había llorado tanto que su yelmo se había oxidado y caído. Entonces empezó a tener una conexión con él mismo.

– EL CASTILLO DEL CONOCIMIENTO

Había una oscuridad tan densa que no veía nada. Hasta que poco a poco se fue acostumbrando a la oscuridad y es cuando divisó una inscripción que decía “El conocimiento es la luz que iluminará vuestro camino”, después vio otra inscripción que decía ¿Alguna vez has confundido la necesidad con el amor? Comprendió que había necesitado el amor de su familia ya que el no se amaba a sí mismo y eso le dolió tanto que empezó a llorar de pronto una enorme luz brilló a su alrededor; encontró un espejo, se colocó frente a él de mala gana y vio a un caballero lindo, generoso, amoroso, con unos ojos llenos de bondad y se dijo que ese era el verdadero yo, que solo estaban debajo de esa armadura y se alegró del potencial que tenía como persona. El caballero entendió que para recuperar esas cualidades las tenía que reclamar ya que ahí estaban, y comenzó a llorar, pero las lágrimas de autocompasión no le iban a ayudar. Salió a un patio y vio un manzano que tenía una inscripción que decía: “por esta fruta no impongo condición, pero ahora aprenderéis acerca de la ambición”. Significa que el manzano entrega la fruta porque está en la semilla fructificar y llegar a ser lo que está decretado para él, no teniendo ambiciones de ser otra cosa sino la de ser manzano. El Mago le dice al Caballero que nacemos hermosos, inocentes y perfectos y que esas cualidades siempre están en el corazón. Eso significa que el hombre nace en estado de perfección y, según va creciendo, se aleja del estado de inmanencia y, por lo tanto, de la Fuente. La ambición del corazón es la intención sincera para retomar las nobles cualidades.
En cambio la ambición que proviene de la mente sirve para conseguir cosas materiales e información, pero no da la felicidad.
Se prometió que a partir de ahora sus ambiciones provendrían del corazón. Mientras pronunciaba esa promesa, el castillo y el Mago, que eran los poseedores del conocimiento, desaparecen puesto que el Caballero ha reconquistado el conocimiento de su castillo interior. Con esta reflexión vio de nuevo el sendero de la Verdad y encontró un arroyo cuando quiso tomar de su agua se dio cuenta de que la armadura que cubría sus piernas y brazos se había oxidado. Y continuó su camino hacía el castillo de La Voluntad y La Osadía.

– EL CASTILLO DE LA VOLUNTAD Y DE LA OSADÍA

Cuando llegó al castillo se encontró con un enorme dragón que representaba al Miedo y la Duda, que era lo que él sentía; trató de huir dos veces, pero escuchó de su interior: – “La verdad es mejor que cualquier espada” El dragón era una ilusión entonces tomó fuerzas y se enfrentó a él, el dragón comenzó a hacerse cada vez más pequeño. (Vencerá a su dragón interior y lo someterá, pero no lo matará en el sentido de acabar para siempre con él. Integrará las dos fuerzas: la del bien – el Yo verdadero, la voluntad, la osadía, el coraje y el conocimiento de sí mismo, – el yo falso, el ego y a las fuerzas del mal).

Entonces abrió la puerta y ahí estaba la cima de la montaña y convencido de que ya no había nada que lo pudiera detener y decidió subir.

– LA CIMA DE LA VERDAD

Cuando ya casi llegaba a la cima encontró una roca que decía: “Aunque este Universo tengo, nada poseo, pues no puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido” Se dio cuenta de que se tenía que arrojar al abismo, al principio se negó pero se dijo a si mismo, que confiara en la vida y en el universo. Mientras caía advirtió que había culpado a su madre, su padre, su esposa, su hijo, sus profesores y a muchas personas por cosas que le habían pasado. Según caía al vacío fue desprendiéndose de todo aquello que había lanzado contra ellos. Entonces empezó a comprender que no tenía que juzgar ni excusarse, al mismo tiempo que aceptaba la responsabilidad de sí mismo. Cuanto más descendía al océano de sus recuerdos, más descendía lo mental al nivel del corazón intuitivo. y por primera vez mientras caía aceptó la responsabilidad de su vida y empezó a caer hacía arriba, y seguía sintiéndose conectado con lo más profundo, de pronto se encontró de pie en la cima de la montaña y acertó el significado de la inscripción de la roca, le vino una sobrecogedora sensación de bienestar, su corazón rebosaba de amor por sí mismo, por todos, por la vida y por el maravilloso mundo. El caballero se puso de rodillas y con lágrimas que resbalaban por su peto viendo como ese se derretía, el caballero lloraba de alegría y nunca más vería a la gente en el brillante reflejo del acero porque ahora el caballero era el arroyo, era la luna, el sol y podía ser todas esas cosas a la vez, y más, porque era uno con el Universo. “ERA AMOR”.


El caballero de la armadura oxidada de Robert Fisher

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

POEMAS

No te rindas.

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

MARIO BENEDETTI

 

EL BRINDIS DEL BOHEMIO

En torno de una mesa de cantina,

una noche de invierno.

Regocijadamente departían

seis alegres bohemios.

Los ecos de sus risas escapaban

y de aquel barrio quieto

iban a interrumpir el impotente

y profundo silencio.

El humo de olorosos cigarrillos

en espirales se eleva al cielo,

simbolizando al resolverse en nada,

la vida de los sueños.

Pero en todos los labios había risas,

inspiración en todos los cerebros,

y repartidas en la mesa, copas

pletóricas de ron, whisky o ajenjo.

Era curioso ver aquel conjunto,

aquel grupo bohemio,

del que brotaba la palabra chusca,

la que vierte veneno,

lo mismo qué, melosa y delicada,

la música de un verso.

A cada nueva libación, las penas

hallábanse mas lejos

del grupo, y nueva inspiración llegaba

a todos los cerebros,

con el idilio roto que venía

en alas del recuerdo.

Olvidaba decir que aquella noche,

aquel grupo bohemio

celebraba entre risas, libaciones,

chascarillos y versos,

la agonía de un año que amarguras

dejó en todos lo pechos.

y la llegada, consecuencia lógica,

del “feliz año nuevo”…

una voz varonil dijo de pronto:

-Las doce, compañeros;

Digamos el “requiescat” por el año

que ha pasado a formar entre los muertos.

¡Brindemos por el año que comienza!

porque nos traiga ensueños;

porque no sea su equipaje un cúmulo

de amargos desconsuelos…

-Brindo dijo otra voz, por la esperanza

que a la vida nos lanza,

de vencer los rigores del destino,

por la esperanza, nuestra dulce amiga,

que las penas mitiga

y convierte en vergel nuestro camino.

Brindo porque ya hubiese a mi existencia

puesto fin con violencia

esgrimiendo en mi frente mi venganza;

si en mi cielo de tul, limpio y divino

no alumbrara mi sino

una pálida estrella: Mi esperanza.

-¡Bravo! dijeron todos, inspirado

esta noche has estado

y hablaste bueno, breve y substancioso.

El turno es de Raúl; alce su copa

y brinde por… Europa,

ya que su extranjerismo es delicioso…

-Bebo y brindo, clamó el interpelado;

brindo por mi pasado,

que fue de luz, de amor y de alegría

y en el que hubo mujeres tentadoras

y frentes soñadoras

que se juntaron con la frente mía…

Brindo por el ayer que en la amargura

que hoy cubre de negrura

mi corazón, esparza sus consuelos

trayendo hasta mi mente las dulzuras

de goces, de ternura,

de amores, de delicias, de desvelos.

-yo brindo, dijo Juan, porque en mi mente

brote un torrente

de inspiración divina y seductora,

porque vibre en las cuerdas de mi lira

el verso que suspira,

que sonríe, que canta y que enamora.

Brindo porque mis versos cual saetas

lleguen hasta las grietas

formadas de metal y granito,

del corazón de la mujer ingrata

que a desdenes me mata…

¡Pero que tiene un cuerpo muy bonito!

Porque a su corazón llegue mi canto,

porque enjuguen mi llanto

sus manos que me causan embelesos;

porque con creces mi pasión me pague…

¡vamos!, porque me embriague

con el divino néctar de sus besos.

Siguió la tempestad de frases vanas,

de aquellas tan humanas

que hallan en todas partes acomodo,

y en cada frase de entusiasmo ardiente,

hubo ovación creciente,

y libaciones, y reír, y todo.

Se brindo por la Patria, por las flores

por los castos amores

que hacen un valladar de una ventana,

y por esas pasiones voluptuosas

que el fango del placer llenan de rosas

y hacen de la mujer la cortesana.

Sólo faltaba un brindis, el de Arturo,

el del bohemio puro

de noble corazón y gran cabeza;

aquel que sin ambages declaraba

que solo ambicionaba

robarle inspiración a la tristeza.

Por todos estrechado, alzo la copa

frente a la alegre tropa

desbordante de risa y de contento;

los inundó en la luz de una mirada,

sacudió su melena alborotada

y dijo así, con inspirado acento:

-Brindo por la mujer, mas no por esa

en la que halláis consuelo en la tristeza,

rescoldo del placer ¡desventurados!;

no por esa que os brinda sus hechizos

cuando besáis sus rizos

artificisosamente perfumados.

Yo no brindo por ella, compañeros,

siento por esta vez no complaceros.

Brindo por la mujer, pero por una,

por la que me brindó sus embelesos

y me envolvió en sus besos:

por la mujer que me meció en la cuna.

Por la mujer que me enseñó de niño

lo que vale el cariño

exquisito, profundo y verdadero;

por la mujer que me arrulló en su brazos

y que me dio en pedazos

uno por uno, el corazón entero.

¡Por mi Madre! bohemios, por la anciana

que piensa en el mañana

como en algo muy dulce y deseado,

porque sueña tal vez, que mi destino

me señala el camino

por el que volveré pronto a su lado.

Por la anciana adorada y bendecida,

por la que con su sangre me dio vida,

y ternura y cariño;

por la que fue la luz del alma mía,

y lloró de alegría,

sintiendo mi cabeza en su corpiño.

Por ella brindo yo, dejad que llore,

que en lágrimas desflore

esta pena letal que me asesina;

dejad que brinde por mi madre ausente,

por la que sufre y siente

que mi ausencia es un fuego que calcina.

Por la anciana infeliz que sufre y llora;

y que del cielo implora

que vuelva yo muy pronto a estar con ella;

por mi Madre, bohemios, que es dulzura

vertida en la amargura

y en esta noche de mi vida estrella.

El bohemio calló; ningún acento

profanó el sentimiento

nacido del dolor y la ternura,

y pareció que sobre aquel ambiente

flotaba inmensamente

un poema de amor y amargura.

(Guillermo Aguirre y Fierro)

 

bg_6774743[1]y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

Refranes

 

 

 

 

 

 

 

 

imagesCAFCYCVW

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

666

Estaba escrito que el fin del mundo, el Apocalipsis, llegaría por obra del hijo de Satán, el Anticristo. Satán, como ya había hecho en anteriores ocasiones a lo largo de la historia, viajó al mundo terrenal con apariencia humana. Como las otras veces, buscó una mujer joven y fuerte para que fuera la madre de su hijo. Tenía que ser una mujer casada, y que mantuviera relaciones con su marido periódicamente para no despertar sospechas. Se encaprichó de una joven rubia y atlética, muy atractiva. Entró en su casa y la poseyó practicando el sexo más salvaje y depravado que se pueda imaginar. Satán con su malvado poder hizo que su mente lo olvidara, y nueve meses después nació su hijo. Su nombre era Software. Este niño empezó a prepararse para su misión estudiando a sus hermanos de tiempos pasados: Atila, Gengis Khan, Hitler… Todos ellos fueron hijos de Satán que fallaron en su misión. Al igual que ellos se preparó para ser un gran líder y formar un poderoso imperio.
Creció observando a los humanos para conocer sus debilidades, haciéndose pasar por uno de ellos, ganándose su confianza. Viendo que todos sus hermanos fallaron a pesar de haber construido grandes imperios, decidió cambiar de táctica. Su imperio no debía ser militar. Se fijó en el posible potencial de la industria informática, y vio en ella su medio para dominar a los humanos. Utilizando su poder sobrenatural, empezó a apoderarse de diversos sectores de esta industria, y logró formar un poderoso imperio informático. Ya formado, el Imperio extendió sus malévolos tentáculos introduciéndose en todos los campos empresariales e industriales. En poco tiempo toda la economía mundial estaba bajo su poder. Ninguna empresa, ningún banco, nada podía funcionar sin los programas informáticos del Imperio. Incluso estaban bajo su dominio usuarios particulares en sus casas. El Imperio llegó a tener más adeptos que cualquier religión del mundo.
Como una secta destructiva, obligó a sus súbditos a pagar un tributo cada poco tiempo. Había que comprar actualizaciones de los programas continuamente, pues estos se quedaban obsoletos en cuestión de semanas. Todos los programas del Imperio fueron la droga más usada del mundo. Prácticamente todo el planeta estaba enganchado. Software en su trono se reía viendo como los pobres humanos intentaban inútilmente manejar sus productos. Pero estos fallaban inteligentemente, arruinando proyectos, trabajos, vidas. Todo el planeta sufría pero no podía hacer nada, eran adictos a las drogas informáticas del Imperio.
Pero esto no era suficiente, el broche final para llevar a cabo su plan fue el “Efecto 2000”. Algunos profetas lo predijeron, y los humanos aterrados intentaron prepararse para ello durante meses, pero fue inútil. El 31 de diciembre de 1999 a las 00:00 h, cuando comenzó el año 2000, empezó también el Armaguedón. Todos los ordenadores fallaron, la industria y la economía se colapsó, la electricidad dejó de funcionar, los trenes descarrilaron, los aviones se estrellaron… Los misiles de todos los países se dispararon controlados por los ordenadores, destruyendo todas las fuerzas militares y policiales del mundo. El caos y la destrucción reinaron en la Tierra. La ley había sido eliminada, los humanos empezaron a pelearse por comida y ropa. Pero había desaparecido todo vestigio de humanidad en ellos. Ya no eran humanos, se comportaban como alimañas egoístas y enloquecidas, peleándose y matando por un trozo de pan. Software había triunfado.
Por fin un hijo de Satán se había apoderado del mundo. La risa de Satán resonaba ensordecedora en los confines del infierno. Dios observaba apenado como su creación se había destruido. Pero aquello no fue el fin del mundo, fue un nuevo origen. Satán mandaba ahora y Dios era el que debía actuar en las sombras. Se había producido un cambio de Dirección General, y aquello era solo el principio…

http://www.halloween.com.es/relatos-terror/666.htm

FRASES

SOL, el tiempo….

Hay personas que transforman el Sol

en una simple mancha amarilla,

pero hay también quienes

hacen de una simple mancha amarilla

el propio Sol”

Pablo Picasso.

EL TIEMPO QUE PASA NO VUELVE

Y cuando menos lo pienso, me doy cuenta de cómo pasa veloz el tiempo…

A los seres que amamos, los tenemos al lado, muchas veces hasta los ignoramos, no nos portamos con ellos como se merecen.

Y sin darnos cuenta, llegará el día en que los añoremos y cuando queramos sentirlos cerca, ya no estarán, se han ido, el tiempo ha pasado y será demasiado tarde, ya no se podrá decir lo que nunca se dijo, y mucho menos se podrán dar los detalles que en su tiempo no dimos.

Construimos sueños lejanos, los acariciamos desde lejos, posponemos nuestra lucha por ellos, hasta dejamos escapar las oportunidades, porque creemos que después será mejor y habrá más tiempo, pero cuando menos lo pensemos, y queramos intentarlo de nuevo, todo habrá pasado, será demasiado tarde.

Y no es pesimismo decir lo que digo, tampoco es una lucha contra el tiempo, es ante todo, saber valorar el sagrado momento de vida, que no se repite, se nos concede para usarlo bien y vivirlo como Dios quiere.

Los niños no se quedarán siendo niños, cada día van creciendo… Y tarde o  temprano, se irán del nido y volarán lejos, ya no volverán a ser niños, y el tiempo que no compartimos con ellos, no será igual, ya habrán crecido.

En una semana no se recuperan las materias que por no estudiar en todo el año perdimos, y cuando queramos reaccionar, el año estará vencido, habremos caído, y si no reaccionamos, quizá hasta fracasemos.. .

La vida no es comprada, nada es eterno… Todo pasa en y con el tiempo…

Y aún hay quienes dicen que viven aburridos, que no hay nada que hacer, o que sienten que todo esta hecho, que solo esperan lo que ha de venir…

Pero el tiempo es sagrado, cada segundo se vive solo una vez, jamás se nos repite, y aunque Dios por su inmenso amor nos regale millares de segundos, el tiempo perdido no volverá, y nadie por mucho que crea saber, podrá adivinar lo que le falta por vivir…

Muchas veces no pensamos en lo que hoy tenemos y que mañana tal vez no esté; seres queridos, oportunidades, amor, cariño, atenciones, trabajo, tesoros que no valoramos en su tiempo y que cuando queramos disfrutarlo, ya no los tendremos, habrán pasado, se los habrá llevado el mismo tiempo.

Lo que no valoramos, las palabras que nunca dijimos, el cariño que no demostramos, las personas que estando a nuestro lado nunca disfrutamos, el esfuerzo que no hicimos en su momento, el sueño que desde lejos abrazamos, lo que podíamos hacer ayer y no hicimos, aquello que pospusimos por pereza o cansancio…

Todo ello, va abrazado con el tiempo.

Por ello, aprovecho al máximo mi hoy, el tiempo que se me ha dado para decirte que soy una obra del Amigo, esa que desde siempre imaginó y soñó así tal como soy, y aunque tal vez alguna vez no entendí lo que de mí quería Dios, hoy comprendí que todo tiempo a su tiempo, que no hay que desesperarse ni confiarse demasiado por aquello que queremos, porque Dios a cada cosa le da su momento; simplemente hay que estar atentos, para que no nos pille desprevenidos, nuestro hermano EL TIEMPO.

StickPeopleFlower

“El tiempo es muy lento para los que esperan,

muy rápido para los que temen,

muy largo para los que sufren,

muy corto para los que gozan;

pero para quienes aman,

el tiempo es eternidad.”

“William Shakespeare”

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40solmar

FRASES

Como afrontar el matrimonio

EL NOVENTA POR CIENTO DE LOS ACIERTOS, SON VERDADEROS,

EL OTRO DIEZ POR CIENTO, SEGURO QUE ESTAS DE ACUERDO CON ELLOS.

Cuando un hombre te roba a tu mujer no hay mayor venganza que dejar que se  quede con ella
Sacha Guitry
Algunas personas nos preguntan el secreto de nuestro largo matrimonio.

Nos reservamos tiempo para ir a un restaurante dos veces por semana.

Luz de  velas, cena, música suave, baile y polvete. Ella va los jueves y yo los viernes.’
Henny Youngman 

No me preocupa el terrorismo. Estuve casado diez años’
Sam Kinison 

‘Hay una manera de transferir fondos que es mas rapida que el banco. Se llama matrimonio.’
James Holt McGavran 

Tuve mala suerte con mis dos esposas. La primera me dejó, la segunda  no.’
Patrick Murray 

Dos secretos para mantener vivo el matrimonio
1. Cuando estés equivocado, admítelo
2. Cuando tengas razón, cállate.
Nash
La manera mas efectiva de recordar el cumpleaños de tu mujer es olvidarlo una sola vez
Anónimo

¿Sabés qué hice antes de casarme? Lo que quería.
Henny Youngman 

Mi esposa y yo fuimos felices durante veinte años. Después nos casamos.
Rodney Dangerfield 

Una buena esposa siempre perdona a su marido cuando está equivocada.
Milton Berle 

El matrimonio es la única guerra en la que uno duerme con el enemigo.
Anónimo
Un hombre puso un aviso en los clasificados: ‘Busco esposa’. Al día siguiente recibió cien cartas.

Todas decían lo mismo: ‘Puedes quedarte con la mía.’
Anónimo

Primer hombre (orgullosamente): ‘¡Mi esposa es un ángel!’
Segundo hombre: ’Tienes suerte, la mía aún vive‘
Anónimo

010307_10028970077y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

Cuento con moraleja

Una mañana, el marido vuelve a su cabaña después de varias horas de pesca y decide dormir una siesta. Aunque no conoce bien el lago, la mujer decide salir en la lancha. Se mete lago adentro, ancla y lee un libro..

Viene un Guardián en su lancha, se acerca a la mujer y dice:

‘Buenos días, señora. ¿Qué está haciendo? ‘

– Leyendo un libro- responde ella (pensando ‘¿No es obvio?’)

-Está en zona restringida para pescar- le informa el.

– Disculpe, oficial, pero no estoy pescando, estoy leyendo.

-Si, pero tiene todo el equipo, por lo que veo, podría empezar en cualquier momento, tendré que llevarla y detenerla.

– Si hace eso, lo tendré que acusar de abuso sexual- dice la mujer…

-Pero ni siquiera la toqué !!! – dice el guarda.

– Es cierto, pero tiene todo el equipo. Por lo que veo, podría empezar en cualquier momento.

-Disculpe…, que tenga un buen día, señora, y se fue….

MORALEJA:

Nunca discutas con una mujer que lee.. Sabe pensar.

x_nenalegre5fy1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40