EL LOBO DE ALLARIZ

En el lugar de Regueiro, pequeño pueblecito de la provincia de Ourense, el 18 de Nov. de 1809 nace el que será conocido como “el hombre lobo de Allariz”… Con 21 años se casa con una vecina de Soutelo de la que enviudará tres años después. Es entonces cuando  decide  recorrer los caminos como tendero ambulante, caminos que le llevarán muy lejos de su Regueiro natal, de los valles de Maceda y Conso, de las Sierras de San Mamede, de la provincia de Ourense e incluso del reino de Galicia…
 
Era un hombre mañoso, de esos que dicen “aprendiz de todo, maestro de nada”, fue cordelero, segador, sastre, trabajó la lana haciendo de hilador o tejedor (labor que en la época era realizada por mujeres… pero ya desde su juventud tenía fama de ser un poco afeminado). Sus paisanos decían que era un tipo normal, los forenses lo definieron como de mirada dulce y tímida pudiendo volverse altiva y feroz o por el contrario, sumamente serena. Era bajo de estatura, de comportamiento bilioso…
 
En la Galicia de la época ( y en el resto del España) los que cortaban el bacalao eran la nobleza y el alto clero suficientemente diferenciados de los hidalgos y de los campesinos hacendados.
 
Nuestro protagonista, Manuel Blanco Romasanta, se llevaba bien con los curas y se manejaba mucho mejor con los campesinos…
 
El 21 de Agosto de 1843 desaparecía Vicente Fernández, alguacil de León que iba a embargar al gallego por una deuda de 600 reales…las sospechas confluían en Romasanta, que había puesto tierra por medio y fue juzgado en rebeldía aunque nadie pudo aportar pruebas, por aquél entonces él se encontraba de nuevo en su tierra, había abandonado la venta ambulante e intentaba pasar desapercibido ganándose la confianza de sus paisanos…
 
Al pasar un par de años empezó a confiarse y paulatinamente volvió a su oficio de tendero y mujeres y niños empezaron a desaparecer…
 
Cuando le detuvieron confesó haber matado a trece personas convertido en lobishome por una maldición que le echó alguno de sus parientes en su juventud y tras los asesinatos tenía alucinaciones en las que se veía rodeado de lobos.
 
Fue condenado por nueve asesinatos y absuelto de cuatro. Ha pasado a la Historia como el único caso perfectamente documentado de licantropía en España.
 
Siempre eran presas fáciles, mujeres o niños, mataba a las víctimas con las manos y la boca y después se las comía…
 
En tierras de Ourense antes de conocerle como el hombre lobo, se le conocía como el “Sacamanteigas”(sacamantecas) y  “home do unto” y así se le sigue conociendo en muchas zonas de la montaña ourensana, incluso muchos piensan que no eran la misma persona.
 
Y ¿por qué Sacamantecas?
 
Decían que se llevaba a los niños y a las mujeres con engaños, los mataba, les sacaba el sebo o unto y lo vendía con excesivo lucro (así dicen los legajos) en Portugal.
 
De manera macabra aunque eficaz, aún se asusta a los niños que no quieren acostarse a su hora diciendoles que va a venir el hombre del saco o el sacamantecas y claro se van a la cama, pero se pasan gran parte de la noche sin dormir con el corazón helado por el miedo…
 
La “causa contra el hombre lobo” (más de 2000 páginas), se guarda en el Archivo del Reino de Galicia en A Coruña y los manuscritos todavía estremecen a los que los consultan.
 
Fue condenado a muerte por garrote vil. La reina de España, Isabel II se interesó vivamente por el caso y le conmutó la pena por cadena perpetua…trasladado de la carcel de Allariz a Celanova, su muerte está sumida en el misterio. No hay más datos documentales, unos dicen que fue trasladado a Ourense, pero no hay referencias de ese traslado, otros dicen que murió en la cárcel vestido de mujer, o que se le perdió la pista en los calabozos de Celanova  bajo la protección de la casa real… y otros… sienten un terror ancestral al recorrer los caminos gallegos en las noches de luna llena.
Image Hosted by ImageShack.us 
___________________LunaERNESTO__Sol__________________________________________