Están.

Están los que usan siempre la misma ropa.

Están los que llevan amuletos o se hacen promesas.

Los que imploran mirando el cielo y los que creen en supersticiones.

Y están los que siguen corriendo, cuando las piernas le tiemblan.

Están los que siguen jugando cuando se les acabó el aire.

Los que siguen luchando cuando todo parece perdido.

Ellos están convencidos de que la vida es un desafío en sí misma.

Sufren pero no se quejan, saben que el dolor pasa,

El sudor se seca, el cansancio se termina…

Saben que hay algo que nunca desaparecerá:

La satisfacción de lograr un sueño.

Sus cuerpos tienen la misma cantidad de músculos.

Por sus venas corre la misma sangre.

Lo que los hace diferentes es su espíritu

Y la determinación para alcanzar la cima.

Una cima a la que no se llega superando a los demás.

Sino superándose a si mismo.

Autor desconocido por mí.

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: