¿Sabías?(Fabián Ruiz)

¿Sabías
que mis días
han adoptado
más horas,
que la nostalgia
ya no añora,
y que mi reloj
de a ratos da
marcha atrás?
¿Sabías
que las mañanas
se despiertan
más bellas,
que el dolor
ya no hace mella;
y que no paro
de cantar?
¿Sabías
que la claridad
me ha dicho:
“¡Bienvenido!”,
que por fin
la locura
tiene sentido,
y que no dejo
de soñar?
¿Sabías
que tu amor
se hizo dueño
de mi destino,
que tus latidos
son mis latidos,
y que jamás
podré dejarte
de amar?

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

Señor de la Nada(Fabián Ruiz)

Me proclamo inmenso Señor de la Nada,
sin más riqueza que el fruto de mi pluma,
la fortaleza de este amor que me acuna,
y la perseverante bendición de tus ganas.
La fascinación se apodera de mis días.
Se anteponen los principios a la crítica,
y en una cruzada de emociones míticas,
infinitos requiebros de sincera armonía.
En los infructuosos sobornos matinales.
En las fugaces carantoñas del mediodía.
En el anhelado reencuentro de las tardes.
En nuestras noches de romántica energía.
La pasión se hace guardiana de mi vida.
Por la inflexión de tus ojos enamorados,
se deslizan, en pos de tus besos dorados,
un sinnúmero de desinhibidas fantasías.
En la generosa terneza de tu dulce rincón.
En todas mis tontas ocurrencias reiteradas.
En los insondables coloquios de almohada.
En el súbito ángel de una ingenua canción.
La emoción se conmueve en las palabras,
no habrá que afrontar el sendero bermejo…
Las acciones serán por siempre fiel reflejo
del ilusionado romance de nuestras almas.

nuevo-1

(Fabián Ruiz) Perdón

Te pregunto:
-¿Por qué?
y triste enmudeces,
y la respuesta
no tiene valor…
Si en este universo
de amor y cariño
alguna estrella
ha perdido su encanto,
ha perdido su brillo,
¡te pido disculpas,
te pido perdón!
Te pregunto:
-¿Por qué?
y triste enmudeces,
y la respuesta
no tiene valor…
Si alguna vez
sentiste que
te he desatendido,
si de tanto amarte
he enloquecido,
¡te pido disculpas,
te pido perdón!

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

Más que enamorado (Fabián Ruiz)

Que jamás acepto un “no” y soy como un niño.
Que suelo ir de regreso cuando hay que partir.
Reiterado e irreflexivo puñado de sinsentidos:
¡Te Amo!… y estoy más que enloquecido por ti.
Que acostumbro a extrañarte por todo motivo.
Que en tu ausencia ya no entiendo como vivir.
Fanático, incondicional y devoto de tu cariño:
¡Te Amo!… y estoy más que necesitado de ti.
Que me acuesto y amanezco con tu imagen.
Que procurar tu felicidad es mi esencial fin.
Hidalgo, leal, y tu gozo, mi noble estandarte:
¡Te Amo!… y estoy más que pendiente de ti.
Que te siento como en la existencia he sentido.
Que soy simplemente tuyo desde que te conocí.
De tus pasos se alimenta mi encantado camino:
¡Te Amo!… y estoy más que enamorado de ti.

250993_323906861035660_608448220_ny1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

El pollito triste

Va un pollito caminando por el bosque, este estaba muy triste porque no sabia que tipo de animal el era. Una zorra que pasaba por allí,le pregunta que le sucedía y este lo pone al tanto de su pesar. La zorra decide ayudarlo y le dice que la acompañe al río. Ya en el río, la zorra mirándose en el agua le dice: -Observa -Tengo mucho pelo. -Tengo hocico largo. -Tengo una gran cola -Soy una zorra,soy una zorra. El pollito al ver esto se mira también y dice: -Tengo un pico -Tengo plumas -Tengo alitas -Soy un pollo, soy un pollo. Y dándole gracias a la zorra se marcha muy feliz de saber que animal el era. Pero en el camino se encuentra una mofeta que también estaba triste y le pregunta cual era el motivo de la tristeza y la mofeta le dice que ella no sabía que tipo de animal era. El pollito la lleva al río para resolverle el problema y mirándose en el agua dice: -Tengo un pico. -Tengo plumas. -Tengo alas. -Soy un pollo,soy un pollo. La mofeta viendo esto también se mira al agua y dice: -Tengo pelos. -Tengo una raya. -Tengo peste -Soy un CULO,Soy un CULO.

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

Que el amor no admite cuerdos – Rubén Darío

Que el amor no admite cuerdos.

 

Señora, Amor es violento,
y cuando nos transfigura
nos enciende el pensamiento
la locura.

No pidas paz a mis brazos
que a los tuyos tienen presos:
son de guerra mis abrazos
y son de incendio mis besos;
y sería vano intento
el tornar mi mente obscura
si me enciende el pensamiento
la locura.

Clara está la mente mía
de llamas de amor, señora,
como la tienda del día
o el palacio de la aurora.
Y el perfume de tu ungüento
te persigue mi ventura,
y me enciende el pensamiento
la locura.

Mi gozo tu paladar
rico panal conceptúa,
como en el santo Cantar:
Mel et lac sub lingua tua.
La delicia de tu aliento
en tan fino vaso apura,
y me enciende el pensamiento
la locura.

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40

Están.

Están los que usan siempre la misma ropa.

Están los que llevan amuletos o se hacen promesas.

Los que imploran mirando el cielo y los que creen en supersticiones.

Y están los que siguen corriendo, cuando las piernas le tiemblan.

Están los que siguen jugando cuando se les acabó el aire.

Los que siguen luchando cuando todo parece perdido.

Ellos están convencidos de que la vida es un desafío en sí misma.

Sufren pero no se quejan, saben que el dolor pasa,

El sudor se seca, el cansancio se termina…

Saben que hay algo que nunca desaparecerá:

La satisfacción de lograr un sueño.

Sus cuerpos tienen la misma cantidad de músculos.

Por sus venas corre la misma sangre.

Lo que los hace diferentes es su espíritu

Y la determinación para alcanzar la cima.

Una cima a la que no se llega superando a los demás.

Sino superándose a si mismo.

Autor desconocido por mí.

y1pCUibA6Wsyh1PCYTO7tF7GJXa9bSwz0Qpr_JkX60gQV6gB8740EiGB_JaobhFRFbPDTgrNhTva40