LUNA

___

Luna Luna, Tú eres mi luna. Blanca como estrella

apareces en mis noches, reluciente como única y eterna,

 como ella que se encuentra en mi corazón,

 llenando un espacio infinito de silencios y caricias eternas.

 Luna, tú eres mi luna. Sé que de noche te observa,

 sé que iluminas su rostro a tiempo de estar Nueva,

 ella me contempla desde lo alto pues sus ojos tú reflejas.

 Luna, tú eres mi luna. Infinita eres Luna cuando

 navegas por la bóveda celeste, ella navega contigo

 pues su silueta reflejas, tú Luna, Tú eres mía, tus ojos

 son los míos que buscan correspondencia, tu Luz

 es su Luz que en mí encuentra acogida; Abrazo

majestuoso e invisible, caricia luminosa que reflejas

 al infinito, dando un poquito a quien lo necesita, a quien la merezca.

 Luna, tú eres mi luna. Hoy te espero en lo alto, espero

 tu brillo, sus ojos espero, como también su silueta, toda entera;

 Luna, tráeme su esencia, déja en mi conciencia

 su estado etéreo, así en silencio yo puedo estar con ella.

 Luna, mi Luna, Tú eres Ella.

ERNESTO____________________________

_____

ESTOY GUAPO NO?

 
   
Cuanto te he querido
Tantas palabras que escribo
Para no decirlas
Tantos versos que son tuyos
Sin ti no existirian
Tanta poesia que es de nadie
Perdida en el silencio
Tantas maneras de decirte
Cuanto te he querido

Tantos suspiros en el aire
Se diluyen inefables
Es transparente la aurora
Que predice las notas
De la inesperada canción
Que en mi corazon renace
Tantas ausencias contigo
Ni te imaginas amor mio
Cuanto te he querido

Tantas cartas llenas de ti
Nunca seran leidas
Y la eterna pregunta aflora
Cuanto me has querido
Me rio de mi nostalgia
Para no llorarte
El amor se nos fue al olvido
Pero quizas aun recuerdes
Cuanto te he querido

________ERNESTO_________________________
  
 

JULIO OLIVERA- para mi amiga Lunita (Yolanda)

El Vino La Mujer y la Músic

El Vino

 Presentir y olfatear,

acariciar la copa y apetecer,

sorber, gustar y paladear,

volver a repetir y no acabar.

 Tomar para olvidar o soñar

o tomar sólo para embriagarse,

tomar por placer

o por sustentar el buen humor.

 Sorber un borgoña o un jerez

y anegarse en su bouquet

para arrobarse o transportarse

al mundo de la ilusión.

 Subir y elevarse en los vapores del licor,

estar flotando como un celaje

se meciera en una melodía

o se durmiera en la cauda de un ángel.

 Alejarse así del tedio, de la pena,

saber ser feliz cuando el dolor acecha,

reír y cantar

hasta el último instante y zozobrar.

 Estar siempre borracho

para ver en la mente espejismos

de vientres y caderas que se rebullen

en un océano de vino tinto.

 Beber con arte y con placer

como un catador o como un poeta

y estar siempre en farra o jarana

como un juglar.

 

                         La Mujer

 

Es la mujer la deidad que veneramos

o el ídolo ante quien nos posternamos

y es también la esfinge legendaria

ante quien enmudecemos.

 Es la virgen que enlodamos,

el ángel que nos arroba

o la hetaira que nos seduce.

 

                      La Música

   

El vino y la mujer sin la música

no tendrían sentido,

porque el goce de los sentidos es una melodía

que la embriaguez y el amor laudan.

 No hay acorde ni más hondo ni más alto

que el de la embriaguez o el amor,

sin ellos no Shuman ni Lizt habrían creado

“ensoñación” y “Sueño de amor”.

 El sonido y la música son sensuales

como el vino y la mujer,

son lascivos y voluptuosos

como un vals o un tango.

 Berlioz compuso :Sinfonía Fantástica”,

donde el opio alucina y da escuchar notas mórbidas,

como si la melodía brotara de una nube de senos

o de un torbellino de muslos.

 Libar, soñar y acariciar,

entrever mirajes y escuchar fantasías

de copas como senos

o de besos como música de ósculos.

 En una ensoñación celestial,

el ser que integra nuestra vida,

la belleza que nos embelesa

y el manjar que nuestros labios apuran.

 Estar con ella y no apartarse,

estrecharla más hasta confundirse,

seguir así abrazados,

acá y en la eternidad.

 Amarla como a un ángel

y desearla como un demonio

tenerla como a una santa en el altar

o como una vacante en la taberna.

 Vivir por un beso

o por una mirada,

llorar por ella

o morir por sus caprichos.

 Beber su gracia

y estar embriagado de sus encantos

es como quien escanciara una copa

al corazón o al alma.

 Hay melodías tiernas que hacen soñar

ángeles y mariposas de cristal

y hay ritmos eróticos que hacen desear

abrazos y besos de mujer.

 Hay melodías salvajes

apasionadas y sedientas

que como himnos y marchas guerreras

incitan a las lides del amor.

 Wagner en “transfiguración del Isolda”

introdujo ondas perfumadas en la melodía,

tonos de espasmo y éxtasis

para culminar en el paroxismo de la voluptuosidad.

La Luna

 ________ERNESTO ________________________________