Lenguaje corporal de los perros.

Los perros se comunican a través
 de ciertas señales. Aprenda a interpretar
 lo que éstas significan.

Una de las razones por la que los perros son tan

 buenas mascotas, es la forma tan asombrosa en que

se comunican con los humanos. Los perros mascotas

 nos ven como una extensión de su propia familia canina

 y son muy rápidos para interpretar nuestros estados

de ánimo y nuestras intenciones. El entender cómo

 los perros se comunican con otros perros, ayudará

 al amo observador a descifrar correctamente el

 mensaje que su perro está tratando de comunicarle.

Los perros se pueden comunicar con otros perros a

través de una serie de señales, incluyendo una

variedad de expresiones faciales, posturas corporales,

 ruidos y olores. Su perro utilizará la boca, los ojos,

las orejas e incluso su cola para expresar sus emociones.

 Leyendo la combinación de señales corporales, usted debe

ser capaz de dejar claro cuál es el perro dominante en cualquier

 situación o confrontación.

Un perro que se sienta bravo o agresivo tratará de dar

 la impresión de ser un animal más grande y poderoso de

 lo que en realidad es. Él se parará erguido con sus orejas

y su cola erectas, echara el pecho hacia adelante y hasta

 puede levantar los pelos alrededor de su cuello y su lomo.

 Igualmente, puede mover lentamente su cola y gruñir.

Por otra parte, un perro sumiso tratará de parecer más

 pequeño y más parecido a un cachorro, ya que los perros

 adultos pueden castigar a un cachorro, pero nunca lo atacarían.

Su acercamiento hacia un individuo más dominante seguramente

 será de lado, agachándose muy cerca del piso con la cola baja

 y moviéndola con entusiasmo. Igualmente, él también puede

 tratar de lamer la mano o las patas y la cara del perro o persona

dominante y si esto no es lo suficientemente apaciguador,

 él puede rodar sobre su espalda para exponer su ingle.

 En esta posición algunos perros involuntariamente dejarán

 escapar una pequeña cantidad de orina.

Un patrón de conducta característico de los perros,

el cual es familiar a casi todas las personas, es el batir

 de la cola. La mayoría de las personas pueden reconocer

que una cola que se mueve libremente indica placer y amistad

 en general. Un movimiento de cola exagerado, el cual se

 extiende hasta las grupas o ancas del animal, es observado

 en los perros subordinados, así como en perros con colas muy cortas.

Sin embargo, la cola también es un indicador de otras emociones.

 Una cola que se mece erguida y lentamente, en línea con la

espalda, expresa enojo. Una cola que se lleva baja, entre las

 patas traseras del animal denota que el perro tiene miedo.

 Los perros nerviosos o ansiosos pueden mover la cola

 en forma rígida en señal de pacificación.

La forma natural en que los perros llevan la cola ha sido

modificada con el paso del tiempo a través de la cría selectiva

 y las amputaciones de la cola. Algunas razas, como el Whippet

 y el Greyhound italiano, naturalmente llevan su cola entre las

 patas traseras, pero en general una cola que es mantenida

 por encima de un nivel de 45° del nivel de la espina,

 expresa interés y alerta.

Las expresiones faciales de su perro le dirán mucho sobre

 su estado de ánimo, si está ansioso o excitado, asustado

 o juguetón, o cualquier otro vasto repertorio de emociones

que él puede expresar.

Sus orejas estarán erectas cuando esté alerta o escuchando

 atentamente, pero serán echadas hacia atrás o

aplastadas hacia su cabeza cuando exprese placer, sumisión

 o miedo. Para interpretar correctamente sus

 estados de ánimo, usted debe observar al mismo tiempo

 otras señales corporales.

El que un perro entrecierre los ojos indica placer o sumisión,

 pero si sus ojos están completamente abiertos quiere decir

 que tiene intención de ser agresivo.

En la naturaleza, el líder de la manada puede mantener el

 control simplemente mirando al perro subordinado.

 Los dos animales continuarán mirándose hasta que uno

 rete al otro, o hasta que uno de los dos baje la cabeza

y se aleje. Si la mirada continúa después de que el perro

 subordinado haya apartado la mirada, él se sentirá

 confuso y puede tirar a morder llevado por el miedo.

 Si no se rompe el contacto visual, el perro dominante

 reforzará su amenaza gruñendo, refunfuñando e incluso atacando.

Usted no debe tratar de mantener la mirada de su perro

 si él tiene tendencias agresivas o nerviosas, ya que esto

 puede provocar que él ataque. Sin embargo, el contacto

visual regular y gentil tranquiliza al perro y refuerza la

 relación entre ustedes.

Los perros sumisos, y aquellos de ciertas razas,

 notablemente los Labradores, pueden parecer

 que están “sonriendo” cuando abren sus bocas para

 enseñar sus dientes en una mueca de amistad.

 En el refunfuño de la agresión, sin embargo, ambos

 labios son retirados para exponer la mayor parte de los

 dientes y este gesto puede estar acompañado por un gruñido.

Un perro indicará su deseo de jugar levantando una de

 sus patas delanteras o realizando una reverencia de juego,

 la cual a menudo está acompañada por un ladrido para

 llamar la atención. Otros gestos incluyen el ofrecer el

objeto del juego o el empujar a otro perro para iniciar

 una persecución.

ERNESTO._____________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: