Sirena.

Sirena
Un pescador vivía con su madre frente al mar. Todos los días, trabajaba con sus pesadas redes en un peñasco al borde del mar. Una tarde, como cualquier otra, escuchó, sin saber de donde venía, una voz femenina que cantaba. Con mucha curiosidad, bajo del peñasco al mar. Allí, en una roca medio sumergida se encontró con una sirena.
Su cara angelical, su voz musical, su pechos jóvenes semi cubiertos por el velo de su hermosa cabellera. Una imagen tan ensoñadora como sus cantos seductores.
El pescador sintió un rayo que lo sacudía. Al verla sumergirse, se quedó como en trance, siguiéndola con la mirada. El agua, en un mar tranquilo, era de tal transparencia que le permitió seguirla hasta que, finalmente, la perdió de vista en las profundidades abismales de su mar misterioso.
Volvió a su casa aún en trance. Le contó a la madre que se sentía tan enamorado… que lo único que deseaba era encontrarla nuevamente y hacerla suya.
“No mi hijo, las sirenas son peligrosas, hazle caso a tu mamá.” Pero él, no. Era tal su deseo que no se podía imaginar un solo minuto sin ella. La madre le sugirió que fuera a ver a un sabio, viejo, viejísimo, que vivía en una cueva en la costa de mar. Con una barba roja larguísima, hasta por el suelo. Ciego y sabio.
El viejo sabio le recomendó que atrapara a la sirena con una red tejida con nilon fino, pero le advirtió que si lo hacía, iba a tener que atenerse a las consecuencias… que podían ser peligrosas, terribles y que podían afectarlo por el resto de su vida.
No le importaba, tan prendido estaba a la voz cantarina del mar… Preparó la red, a la madrugada siguiente y cuando aun estaba oscuro, la sorprendió, la envolvió con el nilon y se la
llevó  
Cuando abrió la red frente a la madre, se encontró con una sirena, horrible, con unos dientes que parecían teclas de piano viejo, una piel verde y arrugada, un pelo que parecía alambre de púas y que dejaba ver, sin pudor, los pechos que le llegaban a la cintura, y la voz, ronca y desafinada.
La madre, salió velozmente y se fue a vivir con su hermana. El pobre enamorado, frustado, se quedó solo con ese horror, en su casa.
La vida se le convirtió en un martirio. La horrible sirena no lo dejaba en paz. “Prepárame la comida”; “llévame arriba a dormir”; “sácame a nadar un rato”; “tengo hambre”; “levántame la cola que quiero hacer pis”; “tengo más hambre”; “otro paseo a nadar”. El pobre pescador, andaba acarreando la sirena fea de acá para allá durante día y noche. Parecía que el martirio no tenia fin.
Desesperado, buscó a su madre. – “¿Viste? Yo te dije…. – “Si mamá, tienes razón, pero ayúdame, estoy desesperado, ¿cómo me la saco de encima?” – “Te lo advertí, nunca escuchas a tu mamá. Anda y pregúntale al viejo sabio que puedes hacer. Yo te lo dije. Yo te lo dije, yo te lo dije, yo te … “Vuelve a ver al sabio viejo de barba roja. Esta vez, le recomienda que le corte el pelo y que con el mismo la ate de pies y manos y la tire al mar. “Pero ojo, por que si ella advierte lo que vas a hacer, las consecuencias esta vez serán catastróficas.”
Como nada podía ser peor que la tortura que le infligía el mamarracho con cola de pescado, se preparó bien y siguió la recomendación del sabio.
Lo logró, y arrojó al mar a la sirena espantapájaros.
Regresó a su casa por el peñasco donde se había producido el primer encuentro. Y allí, otra vez, escuchó una melodía encantadora. Bajó al mar corriendo y en la misma roca se encuentra con su primera sirena, la misma que con su hermosura lo había dejado tan enamorado y
Esta vez, la sirena no se sumergió, y en vez de seducirlo cantando, le habló con la misma voz musical, le dijo:
 “Cuando quieras a alguien profundamente, busca primero el eco de sus deseos. Lo que te pasó, fue por que no supiste escucharme. En mis cantos, estaba el secreto. Sólo percibiste los tuyos.”
La sirena, tomó su belleza y se la llevó al mar, desde las profundidades, con la cola, le dijo: “chau chau.”
  Autor: Martin Raskovsky

ERNESTO.  
 

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Yolanda
    Mar 17, 2006 @ 12:41:30

    q bonita   historia   ,saludos  de  lunita

    Responder

  2. manuela
    Mar 17, 2006 @ 15:14:21

    Desde luegoo…en fin…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: