poesía Trova-dor .

¿ME QUIERE?

¿Me quiere, no me quiere, me quiere?,
¿No sabes aún, mi vida, lo que tienes?
¿Que dudas que yo te quiera todavía?
Y no sabes que aún sangra mi herida,
porque partiste mi corazón, querida,
cuando te ví delante de mí, aquel día.

Te quiero, te quiero y más te quiero,
eres la más hermosa del mundo entero,
porque eres la luz que me ilumina,
por la que al verte mi alma camina
y me guía con su luz por el sendero,
con el gran amor que hacia tí yo llevo.

Te quiero, te quiero y más te quiero,
y quererte más yo quiero y no puedo.
Sólo pienso en poder siempre verte
y con todo mi amor jamás perderte,
para entre mis brazos estrecharte
y a tus pies, mi diosa, yo adorarte.

Deshoja esa linda flor, que te dirá
que siempre a mi lado tu estarás,
que nunca jamás podré olvidarte,
que serás siempre mi bello estandarte,
que amaré más allá de la eternidad
y al que tu también corresponderás.

Con el tiempo, ya lo comprenderás
y tu misma, sonriendo, ya me dirás
lo que mi amor sincero pudo darte
y verás que nadie nunca pudo amarte,
más que al que hoy tienes a tu lado
que de tí siempre estará enamorado.

Trova-dor 20 de Septiembre de 2.003

______________________________________

 

AMOR CIEGO

Veo, como en un reflejo,
tras un cristal de ventana,
una silueta que no dejo
de mirarla y remirarla.

¿Es ilusión? ¿O el reflejo
del sol de la mañana?

Alzo los ojos y me recreo
en tu belleza temprana
y a veces miro y no veo
tu figura, hermosa dama.

Pienso que eres lucero,
al que yo no alcanzara.

Siento que me convierto,
como hiedra que trepara,
hacia el balcón de tu cielo
y siempre te alejas, amada.

Trepo y trepo, pero no llego,
a verte, mi diosa del alma.

Ya miro con desconsuelo,
el cristal de tu ventana,
creyendo que eres reflejo
y no mi diosa encarnada.

Y cierro mis ojos ciegos,
pensando en verte mañana.

Trova-dor 4 de Septiembre de 2.003

_____________________________________

CARIÑO MIO, BAILEMOS

 

Cariño mío, abrázame y suspira,
oye el dulce son de la música,
baila, mientras te digo al oído,
que en este momento me inspiras,
esa gran sensación, para mí única,
de sentirnos así los dos, tan unidos.

Baila, hermosa, mi vida, baila,
oye como mi corazón te grita,
todo el amor que, por tí, ya siente.
Gira, vuela, como preciosa hada,
sube conmigo, hasta donde palpita
la luz de las estrellas, intermitente.

Abrázame muy fuerte, cariño mío,
para que esté siempre a tu lado
y no haya fuerza en el universo,
que me separe de estar contigo,
para recibir el cariño anhelado
y sellarte mi amor con un beso.

Quiéreme, por favor, como te quiero,
dime lo que por mí tu has sentido,
por qué me amas a mi ya tanto,
que yo por más me pienso en ello,
nunca pensé que fuese tan querido,
por tí, amor, a la que estoy amando.

Esta dicha, pido a nuestro Dios,
que nunca acabe en nuestra vida,
haciéndonos felices por siempre,
que cada día estemos más unidos.
Pido a los hados protejan, día a día,
nuestro gran amor, siempre latente.

Baila, mi amor, mi niña querida,
apoyate en mí y te diré muy quedo,
lo que mi alma te susurra, amorosa,
que yo te adoraré por toda la vida,
siendo mi amor puro y mi deseo,
el quererte eternamente, mi rosa.

  Trova-dor 10 de Septiembre de 2003

___________ERNESTO._________________________