CNT – V

En 1932 hubo un primer intento de conducir a la República hacia la derecha, éste fracasó debido a la debilidad de la derechista activista. Tanto es así, que el propio Sanjurjo se ve a sí mismo “como un vulgar rebelde”. En Sevilla, Sanjurjo se pronuncia en favor de una República moderada. Los obreros declaran una huelga general. Sanjurjo fracasa nuevamente, sus acciones fracasadas refuerzan la posición del Gobierno y el entusiasmo republicano. Gobernó Azaña, hasta noviembre de 1933, con el dominio de los republicanos y de los socialistas. Hubo un resurgimiento temporal en el que los rebeldes fueron encarcelados o deportados y la prensa de derechas fue suspendida.

Fueron aprobadas por las Cortes la ley de Reforma Agraria de la Constitución y el Estatuto Catalán.

Tras dimitir Lerroux vio un nuevo futuro político en la unión del republicanismo de la clase media contra los gobiernos republicanos de la clase media en contra de los de predominio socialista.

Desde los primeros días de la República hasta las elecciones de 1933 fue gobernada por civiles inexpertos y la fuerza política era inadecuada, por ello hubo estallidos revolucionarios violentos y frecuentes, además de huelgas.

España constaba de algunos puntos agitadores. Eran pocas las huelgas organizadas por la CNT por motivos económicos. Las huelgas eran “gimnásticas”, para mantener en tensión los músculos revolucionarios de los trabajadores y estaban organizadas por la FAI y CNT.

A parte de Barcelona la ciudad más agitada era Sevilla, donde la policía era débil y tensa, la CNT era fuerte pero había perdido a los trabajadores portuarios que se habían pasado al bando comunista, estaban en lucha con la UGT. En 1931 se produjo una revuelta campesina apoyada por la CNT.

En Cataluña la FAI intentó una seria revolución social. En 1932 hubo un levantamiento no planeado, en el que por cinco días se implantó el comunismo libertario en el Valle del Llobregat.

La CNT junto a la UGT, protagonizaron dos episodios salvajes. En primer lugar, en la aldea de Castilblanco se asesinó y mutiló a los guardias civiles de la localidad. En segundo lugar, en 1933, en Casas Viejas un entusiasta local inició una declaración de comunismo libertario, como consecuencia, las fuerzas gubernamentales aplastaron este levantamiento desesperado fusilando a veinticinco habitantes de Casas Viejas. Estos hechos tuvieron grandes consecuencias, una de ellas fue la caída del gobierno de Azaña en 1933.

La crisis ministerial, en el verano de 1933, mostró que la unidad republicana en San Sebastián había degenerado.

Se produjo la segunda dimisión por Azaña en septiembre de 1933. Los radicales no podían gobernar sin unas nuevas cortes. Le concedieron el decreto de disolución a Martínez Barrio, que convocó elecciones para noviembre de 1933.

Se produjo la deserción del Partido Socialista, que se negó a unirse al gobierno de Martínez Barrio, en la elecciones lucharon como un partido separado. Como consecuencia se redujo la fuerza socialista y se aniquiló a Izquierda Republicana.

Ello, produjo una situación desastrosa en Aragón y en Cataluña, las relaciones con la CNT y la izquierda quedaron degeneradas. 47 

2º EL BIENIO NEGRO

La derrota de la coalición presidida por Azaña

CAUSAS DEL FRACASO DEL BIENIO REPUBLICANO

LA OPOSICIÓN AL RÉGIMEN REPUBLICANO

EL EJÉRCITO Y LOS MONÁRQUICOS

En este momento, el cuerpo de oficiales reflejaba la reacción hostil de la clase conservadora; dichos oficiales poseían una mentalidad anclada en el pasado monárquico y católico que se desvanecía frente a un presente republicano.

Azaña había modificado el ejército, lo reformó mejorando la situación de los oficiales sin destino e implantó la abolición de los privilegios de los cuerpos relevantes. Esto disgustó a la oficialidad.

La fuerza de choque de la extrema derecha procedía del carlismo militante. En 1933, Goicochea fundó una agrupación monárquica para atraer a los carlistas, Renovación Española, unión de monárquicos alfonsinos, pero éstos permanecieron en la Comunidad Tradicionalista, a pesar de votar con las derechas.

LA CEDA

Por influencia de Ángel Herrera Oria, director de El Debate, aparece Acción Popular, su líder será José María Gil-Robles.

Acción Popular se distingue de la antigua derecha por su énfasis en una política social católica frente al socialismo.

José María Gil-Robles quería atraer a la juventud a su partido, tenían que tener unos 30 años y un potente movimiento de juventudes.

La propuesta de Acción popular se basaba en una revolución socio-ideológica. Su ideal era un Estado corporativo basado en sindicatos profesionales “libres”. Los sindicatos proporcionan al trabajador un control mayor sobre su propio destino.

47 Raymond Carr, España 1808-1975, Ed. Ariel Historia 1962, páginas 578-580.

Para ello, se necesitaba un requisito previo: una reforma social basada en la recuperación de la posición privilegiada de la Iglesia Católica, ello se conseguiría derrotando a Azaña en las urnas.

Gil-Robles pretendía que su grupo se convirtiera en un partido parlamentario que funcionase dentro de la República, semejante a los partidos social-cristianos europeos; rechazaba la rebelión militar.

La debilidad de Acción Popular se hallaba en la necesidad de contar con el apoyo electoral, y en la necesidad de contar con los fondos de grupos conservadores ortodoxos pero éstos estaban en contra de los métodos legales y del catolicismo social.

Gil-Robles intenta ocultar las debilidades de Acción Popular con la doctrina “accidentalista”, es decir que obliga a sus afiliados a someterse al régimen establecido considerándolo como algo “accidental”. Por ello los elementos monárquicos abandonaron esta formación, fundando, así, su propio partido (Renovación Española), ello le perjudicó, ya que se confundió con intenciones aliadas entre los conspiradores monárquicos.

Los socialistas y los republicanos de izquierdas presentaron a Gil-Robles como a un contrarrevolucionario, le denunciaron como fascista y se negó a Acción Popular la libertad de actuar como partido constitucional.

LAS ELECCIONES DE NOVIEMBRE DE 1933

Azaña presentó a la República como seria (radical), ello explica la reacción defensiva de las clases conservadoras. Aquellos que estaban en contra de la República tomaron como arma el nacionalismo español. El Estatuto de Cataluña representaba las reivindicaciones mínimas de los separatistas, de la Cataluña “egoísta”. A fines de 1933 Azaña fue derrotado en las elecciones por una coalición moderada-conservadora respaldada por la Iglesia y los terratenientes. El nuevo jefe de gobierno Alejandro Lerroux, trató de dar marcha atrás por fin al reparto agrario; saboteando otras reformas. Empieza así el “bienio negro” en el que abundaron las huelgas, con represalias cada vez más duras por parte del Gobierno, que envió al ejército para que aplastara a los movimientos separatistas en Cataluña y el país Vasco. La sublevación más violenta ocurrió en Asturias en octubre de 1934. Unos 30.000 militantes de izquierda, en su mayoría mineros, lograron apoderarse de casi toda la región. El gobierno envió a las tropas moras y a la Legión extranjera a sofocar la sublevación, pero las tropas no fueron retiradas aún después de haberse rendido los mineros, y cientos de civiles fueron asesinados después de que la sublevación ya había sido totalmente aplastada.

LA ACTITUD DE LA CNT

La inquietud anarquista se halla en la situación agraria andaluza, las causas se deben a la hostilidad implacable desplegada por la CNT frente a la República burguesa.

La CNT era consciente de que la legislación laboral de Largo Caballero amenazaba toda su organización. Los extremistas de la CNT calificaban a Largo Caballero como “traidor y perro colaboracionista”.Para la FAI la revolución era el producto de una decidida voluntad revolucionaria. La FAI conquistó el núcleo catalán y a su periódico Solidaridad Obrera.

El activismo de la CNT supuso la abstención de los votantes anarquistas en las elecciones de noviembre de 1933.

La CNT llevó a cabo, por los puristas de la FAI, la campaña con el lema “No Votad”, ello produjo la victoria de las derechas en Cataluña.

Con un gobierno reaccionario en el poder sería el momento de llevar a cabo la revolución social.

La CNT y FAI y su táctica revolucionaria fue desastrosa para una República de izquierdas y progresiva.

Se generó, tras la victoria del centro derecha una huelga general.

Tras la dimisión de Azaña, Alcalá Zamora trató de formar un primer gobierno que excluyera al presidente del Consejo pero que comprendiese a radicales y a socialistas, esto estuvo mal visto por Largo Caballero.

Para Gil-Robles las elecciones debían ser bienvenidas como una prueba de que en España era imposible un partido de masas católico. Gil-Robles estaba convencido de que podía conseguir votos.

Finalmente las derechas consiguieron 218 escaños, las izquierdas 98 votos y los radicales 102 votos; ello significó que el próximo jefe del gobierno sería Alejandro Lerroux.

-Consecuencia: reacción anarquista- 48

 

48 Raymond Carr, España 1808-1978, Ed.Ariel Historia, 1969, páginas 580-601.

LA PRÁCTICA REVOLUCIONARIA ANARQUISTA

(datos extraídos de la prensa)

Para dar una visión de los hechos destacados durante la IIª República, hemos extraído de la prensa las acciones anarquistas más relevantes y destacables durante este periodo.

Para ello, escogimos dos periódicos de ideas totalmente diferentes y divergentes, El Sol, de centro derecha , y El Debate, dirigido por la CEDA, y por tanto de ideas fascistas.

LA REACCIÓN ÁCRATA TRAS LAS ELECCIONES DE 1933

En el periódico El Sol, 3 de diciembre de 1933. Aparece una noticia relativa a

una agitación social, la CNT y FAI preparaban un movimiento revolucionario que fue atajado por el gobierno. En Madrid la CNT y FAI se preparan para el golpe subversivo, para ello el gobierno tomó medidas de precaución en Barcelona y en Madrid, donde se hallaban los focos revolucionarios más violentos. En la misma fecha en el diario El Debate, portavoz oficial de la CEDA, se anuncia la existencia de una seria preocupación ante la anarquía en Barcelona. El gobernador general expone sus alarmas en el Consejo de la Generalidad.

Se da la noticia del fallecimiento de un hombre tras la explosión de una bomba en la plaza de Padró, la violencia ha comenzado.

En el diario El Sol, con fecha del 9 de diciembre de 1933 se anuncia en primera plana: “En varias poblaciones se registraron anoche violentas agresiones contra la fuerza pública”, se espera que ese mismo día estalle el movimiento extremista, esta es la razón por la que se han tomado medidas excepcionales. Hubo dos muertos y dos heridos. La violencia había tomado cuerpo, ya que se hace saber que para este mismo día se llevará a cabo la huelga revolucionaria en Barcelona. Estallan bombas en Barcelona.

En Hospitalet, en la fábrica de de Caralt y Pérez, también estallaron varias bombas causando graves desperfectos. Se intentaron incendiar algunas barracas pero la Guardia Civil lo impidió, no sin ser antes agredida a tiros.

La acción de las fuerzas del orden se hace sentir; tras el intento de incendio en una fábrica de embalajes del Prat de Llobregat. La guardia civil efectuó veinticuatro detenciones y un guardia civil falleció.

Al igual que El sol, El Debate informa del accidente ferroviario Puzol en Valencia producto de una bomba. También, hace referencia a la explosión de tres bombas en la parroquia de las Angustias y al corte de las líneas telefónicas en Gijón.

La violencia continúa y el 10 de diciembre de 1933 el diario El Sol publica en primera plana: “El Consejo de ministros acordó declarar el estado de alarma en toda España”. La situación se complica ya que si bien se domina el movimiento en Logroño, se intensifica en Zaragoza, donde los revoltosos ocupan los tejados y las viviendas de una barriada desde donde tirotean a los guardias. Un pistolero muere de un tiro en la frente.

Algunos pistoleros hicieron fuego desde algunas torres de Zaragoza. Mientras la Guardia civil encuentra dos cadáveres acribillados a tiros.

Se hostiliza a la fuerza pública desde las torres de las iglesias y se intenta quemar una iglesia en construcción.

EL DEBATE, de ideas derechistas, publica el mismo 10 de diciembre, en primera plana que el Gobierno cree dominado y deshecho el movimiento extremista. También anuncia los focos revolucionarios principales en Barcelona, en Zaragoza y en Logroño, con disturbios importantes en Huesca, Teruel, Valencia y Granada.

Esta jornada se salda con doce muertos, un tren descarrilado en Valencia y seis iglesias incendiadas en Granada. Se proclama la huelga general en La Coruña y la de mineros en La Felguera.

Estallan en Madrid once petardos que se instalaron en distintos lugares, algunos de ellos céntricos. Sin embargo ninguno ocasionó víctimas mortales ni grandes desperfectos materiales.

En Barcelona se unen a la huelga los panaderos. Estallan cuatro bombas que produjeron dos muertos y varios heridos. Se producen tiroteos en diferentes partes de la ciudad. Se termina suspendiendo las elecciones municipales, mientras la situación en Hospitalet es gravísima; se ha llegado incluso a incendiar el mercado.

El diario hace notar que sus ideas políticas no están nada a favor del anarquismo, ya que denominan a las gentes de la CNT como seres que reducen la revolución a tirotear a algún que otro guardia, a quemar iglesias y a asustar monjas, a asaltar pequeñas tiendas de comestibles, entre otras cosas de poca utilidad.

El debate también anuncia que La Benemerita de Labastida (Álava) ha sido tiroteada, cobrándose con la muerte de un guardia y un sargento herido.

Los tiroteos de Zaragoza se han saldado con la muerte de seis hombres. Durante el levantamiento cabe destacar que los revolucionarios consiguieron paralizar el tráfico y cerrar fábricas y comercios.

En Granada seis iglesias y conventos son incendiados.

Hubo 48 detenidos pertenecientes a la CNT por hacer explosionar los once petardos en Madrid.

Se declara el estado de alarma en toda España, el Consejo de ministros se reúne para liquidar inmediatamente los focos de perturbación, ello producirá reacciones violentas.

En otros lugares continúa el movimiento revolucionario, en La Coruña se ha declarado la huelga general.

En Madrid y en otras provincias se registran explosiones, por ejemplo, en Granada se incendian conventos.

En Zaragoza los detenidos ascienden a un centenar, tras la actuación de las fuerzas del orden cuando distribuían explosivos, estallan algunos y perecen siete extremistas, los heridos son numerosos.

La situación el 11 de diciembre

El 11 de Diciembre, El Sol informa de un mensaje radiofónico del presidente de la Generalidad condenando el movimiento calificándolo de sospechoso y acusando a la F.A.I de inducir al obrero a la violencia y a los golpes de fuerza, convirtiéndolos en víctimas. Termina haciendo un llamamiento al pueblo, al cual pide tranquilidad, normalidad y “sumisión”.

En Hospitalet, en esta misma fecha, un grupo se apoderó de un taxi en la plaza Española, de la barriada de Coll-Blanch. Lo componían unos treinta individuos. Los revoltosos huían de la Guardia civil. Los guardias intentaron disolver los grupos pero recibieron una descarga sin heridos, se practicaron seis detenciones.

También estallaron multitud de bombas, destacan las de la vía Layetana, las de San Gil, las de Casa Masdéu, etc.

Los revoltosos volvieron a actuar en la Torratxa, en Coll-Blanch y en Sants. En la carretera de Madrid levantaron una barricada. En Hostafrancs se produjo un tiroteo cuando un grupo intentaba asaltar el centro.

En el resto de España la situación es similar a la catalana, en Granada se declara la huelga general, en Alcampel (Huesca) se proclamó el comunismo, izaron la bandera roja en el Ayuntamiento, pero fueron batidos por la infantería, los rebeldes huyeron al campo, donde volaron un puente.

El 12 de diciembre

El 12 de diciembre de 1933, El Sol informa de la detención de los autores del descarrilamiento de Valencia que se cobró diecinueve muertos.

En varios pueblos de Teruel, Huesca y Vitoria, los insurgentes atacan a la fuerza armada.

En Teruel dos guardias civiles son heridos, en Huesca, grupos de obreros desarmaron a los cuatro guardias civiles del puesto, y seguidamente asaltaron la Cooperativa, hubieron dos muertos y dieciséis heridos. En La Bastida ha sido sofocado el movimiento, en una agresión murió un revoltoso y otros dos fueron heridos.

En Calatayud, los revoltosos pretendían incendiar varios conventos y en Logroño resultó muerto un guardia de asalto y hubo cinco heridos.

Los revoltosos izaron la bandera revolucionaria en una Tenencia de Alcaldía de Hospitalet, resultó muerto un guardia civil.

Por otra parte, el Debate publica en primera plana: “Adhesiones y ofrecimientos de toda España para sofocar la rebeldía”, añade que el gobierno aunque agradece dichos ofrecimientos no los acepta ya que afirma tener suficientes medios para restablecer la normalidad. Según el gobierno la situación está dominada.

El jefe de Gobierno sostiene que es innecesario el estado de guerra asegurando que en sus manos tiene todos los resortes para acabar con los disturbios.

Por otra parte anuncia que ha sido vencida la revolución en Logroño, Huesca y Teruel, mientras surgen brotes rebeldes en la zona minera de Ponferrada, destacando agresiones aisladas en Madrid.

Esclarece los sucesos del tren descarrilado y aclara que el número de muertos por el momento son dieciocho, variando así los datos del día nueve, y de la existencia de dos detenidos, supuestos autores del descarrilamiento del tren.

Se anuncia que en seis pueblos de la Rioja se proclamó el comunismo libertario, donde los revoltosos se apoderaron de las armas y de los comestibles, y establecieron el racionamiento. Pan y pescado por familia, y la moneda fue abolida. Todo terminó con bajas en las fuerzas públicas y en los rebeldes.

El debate hace referencia a los tiroteos producidos en Zaragoza ya que grupos rebeldes se habían hecho fuertes en sus posiciones, fue enviada la compañía para desalojarlos, evitando así, la quema de un convento. Dos incendiarios resultaron heridos.

En España se constituyen los tribunales de urgencia debido a las numerosas detenciones.

Finalmente se anuncia que Madrid tiene asegurado su abastecimiento.

Se detiene a un hombre en Valencia por llevar entre la camisa y la camiseta una proclama, encabezada de la siguiente manera: “Pueblo: La Confederación Nacional del Trabajo y la F.A.I. os llama a la insurrección armada”, y termina: “¡Viva la revolución social!.”.

Los somatenistas prestan servicio de vigilancia en Hospitalet debido a los hechos sucedidos en las barriadas de la torratxa, Coll-Blanch y Sants.

El 13 de diciembre

El 13 de diciembre de 1933, El Sol anuncia como van aumentando los brotes de violencia en Madrid, donde un petardo hizo explosión en la glorieta de Cuatro Caminos, durante la persecución de los supuestos autores, resultó muerto uno de éstos, que parece ser no tuvo nada que ver con dicho suceso. También fueron detenidos dos fabricantes de bombas y petardos.

Al mismo tiempo, un guardia civil murió en La Coruña al explosionar una bomba dentro de un túnel.En Granada, la CNT trata de extender la huelga a otros ramos, pero parece que se normaliza la situación, pues los ferroviarios y dependientes de comercio vuelven a sus trabajos, los incidentes fueron de poca importancia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: