CNT – II

EL FEDERALISMO QUE PROPONE BAKUNIN EN LA LIGA DE LA PAZ

El federalismo es un concepto básico en Bakunin; considera que para hacer triunfar la libertad, la justicia y la paz en las relaciones internacionales de Europa, para hacer imposible la guerra civil entre los diferentes pueblos que componen la familia europea, sólo hay un medio: constituir los Estados Unidos de Europa. Éstos no podrán formarse jamás con los Estados tal como están constituidos hoy, vista la desigualdad monstruosa que existe entre sus fuerzas respectivas.

            Rechaza el Estado centralizado, burocrático y por eso militar, aunque se llame

Republicano, le niega su entrada en una futura confederación internacional. La razón la argumenta  por su constitución, que es siempre una negación abierta o enmascarada de la libertad. Este tipo de Estado está fundado esencialmente sobre un acto de violencia, la conquista, que en la vida privada se llama robo con fractura, acto bendecido por la Iglesia de una religión cualquiera, consagrado por el tiempo y por lo mismo transformado en derecho histórico; por consiguiente, los adherentes de la Liga deberán tender con todos sus esfuerzos a reconstituir sus patrias respectivas, a fin de reemplazar en ellas la antigua organización fundada de arriba abajo sobre la violencia y sobre el principio de la autoridad, por una organización nueva que no tenga otra base que los intereses, las necesidades y las atracciones naturales de los pueblos, ni otro principio que la federación libre de los individuos en las comunas, de las comunas en las provincias, de las provincias en las naciones, en fin, de éstas en los Estados Unidos de Europa primero, y más tarde del mundo

entero. En consecuencia, se abandonará el derecho histórico de los Estados; todas las cuestiones relativas a las fronteras naturales, políticas, estratégicas, comerciales,

4 Obras Completas de Bakunin tomo III, página 44, Editorial Piqueta.

deberán ser consideradas en lo sucesivo como pertenecientes a la historia antigua y

entero. En consecuencia, se abandonará el derecho histórico de los Estados; todas las cuestiones relativas a las fronteras naturales, políticas, estratégicas, comerciales, deberán ser consideradas en lo sucesivo como pertenecientes a la historia antigua y rechazadas con energía por los adherentes de la Liga. Se reconocerá el derecho de toda nación, grande o pequeña, de todo pueblo, débil o fuerte, de toda provincia, de

toda comuna, a una completa autonomía, siempre que su constitución interior no sea una amenaza y un peligro para la autonomía y la libertad de los países vecinos. Los países que hayan sido parte de un Estado, aunque se hubieran agregado libremente a él, no tienen la obligación de quedar asociados siempre a ese Estado. Ninguna obligación perpetua podría ser aceptada por la justicia humana, la única que puede constituir autoridad entre éstos, y no se reconocerán nunca otros derechos y otros deberes que los que se funden en la libertad. El derecho de la libre reunión y de la secesión igualmente libre, es el primero, el más importante de los derechos políticos; sin él, la confederación sería una centralización enmascarada.

CONCLUSIÓN

Resulta de todo lo que precede, que la Liga debe proscribir toda alianza en cualquier fracción nacional de la democracia europea con los Estados monárquicos, aun cuando esa alianza tuviese por fin reconquistar la independencia o la libertad de un país oprimido; tal alianza, no pudiendo llevar más que a decepciones, sería al mismo tiempo una traición a la revolución. Al contrario, la Liga, precisamente porque es la Liga de la Paz y porque está convencida de que la paz no podrá ser conquistada y fundada sino en la más íntima y completa solidaridad de los pueblos, en la justicia y en la libertad, debe proclamar sin reservas sus simpatías hacia toda insurrección nacional contra toda opresión, sea extranjera, sea indígena, siempre que esa insurrección se haga en nombre de sus principios y en el interés tanto político como económico de las masas populares, pero no con la intención ambiciosa de fundar un poderoso Estado.

            La Liga hará una guerra incondicional a todo lo que se llama gloria, grandeza y

            potencia de los Estados. A todos esos falsos y maléficos ídolos a que han sido

inmolados millones de víctimas humanas, se opondrán a la gloria de la inteligencia del hombre, que se manifiesta en la ciencia, y en una prosperidad universal fundada en el trabajo, en la justicia y en la libertad.

            La Liga reconocerá la nacionalidad como un hecho natural que tiene

            incontestablemente derecho a la existencia y al desenvolvimiento libres, pero no  como         un principio, pues todo principio debe llevar el carácter de la universalidad y

la nacionalidad es, al contrario, un hecho exclusivo, aislado. El llamado principio de nacionalidad, como fue planteado por los gobiernos de Francia, de Rusia y de

Prusia, y aun por muchos patriotas alemanes, polacos, italianos y húngaros, no es más que un derivativo opuesto por la reacción al espíritu de la revolución  -eminentemente aristocrático en el fondo, hasta el desprecio de los dialectos de las poblaciones no instruidas- que niega implícitamente la libertad de las provincias y la autonomía de las comunas, y no es sostenido en ningún país por las masas populares, cuyos intereses reales sacrifica sistemáticamente a un supuesto bien público, jamás distinto al de las clases privilegiadas; ese principio no expresa más que los pretendidos derechos históricos y la ambición de los Estados. El derecho de nacionalidad, pues, nunca podrá ser considerado por la Liga sino como una  consecuencia natural del principio supremo de la libertad, que cesará de ser un

            derecho desde el momento en que éste afecte a la libertad.

            La unidad es el fin hacia el cual tiende irresistiblemente la humanidad. Pero se hace mal, es destructora de la inteligencia, de la dignidad, de la prosperidad de los

            individuos y de los pueblos, siempre que se forma fuera de la libertad, sea por la

            violencia, sea bajo la autoridad de una idea teológica, metafísica, política o  

económica. El patriotismo que tiende a la unidad al margen de la libertad, es un patriotismo malo, funesto para los intereses populares y reales del país que pretende exaltar y servir; éste es el enemigo de la revolución, es decir de la emancipación de las naciones y de los hombres. La Liga sólo podrá reconocer una sola unidad: la que se constituya libremente por la que éste, cesando de ser la negación de los derechos y de los intereses particulares, cesando de ser el cementerio adonde van a enterrarse

forzosamente las prosperidades locales, se convertirá, al contrario, en la confirmación y en la fuente de todas esas autonomías y de todas esas prosperidades. La Liga atacará, pues, vigorosamente cualquier organización religiosa, política, económica y social que no esté absolutamente penetrada por el gran principio de la libertad: sin él, no hay inteligencia, no hay justicia, no hay prosperidad, no hay humanidad.5

       _____________________________________________________________________

 5 Obras completas, Bakunin, Ed. Piqueta. Páginas: 51, 52, 53, 54 y 55.

EL SOCIALISMO VISTO POR LA LIGA

Se declara:

            “Convencida de que la realización seria de la libertad, de la justicia y de la paz en el mundo, será imposible mientras la inmensa mayoría del pueblo quede desposeída de todo bien, privada de instrucción y condenada a la nulidad política y social y a una esclavitud de hecho, si no de derecho, por la miseria tanto como por la necesidad en que se encuentra de trabajar sin descanso, produciendo todas las riquezas de que el mundo se glorifica hoy y no retirando más que una parte tan pequeña que apenas basta para asegurarle el pan de día siguiente;

            Convencida de que para el pueblo, hasta aquí tan horriblemente maltratado durante siglos, la cuestión del pan es la de la emancipación intelectual, de la libertad y de la humanidad;

            Que la libertad sin el socialismo es el privilegio, la injusticia; y que el socialismo sin la libertad es la esclavitud y la brutalidad,

            La Liga proclama abiertamente la necesidad de una reforma social y económica radical que tenga por fin la liberación del trabajo del pueblo del yugo del capital y de los propietarios, liberación fundada en la más estricta justicia, no jurídica, ni teológica, ni metafísica, sino simplemente humana, en la ciencia positiva y en la más absoluta libertad.

            Decide, al mismo tiempo, que su periódico abra ampliamente sus columnas a todas las discusiones serias sobre las cuestiones económicas y sociales, cuando estén sinceramente inspiradas por el deseo de la más vasta emancipación popular tanto desde el punto de vista material como político e intelectual. 6

POSTURA DE LA LIGA ANTE LA RELIGIÓN: ANTITEOLOGISMO

“No siendo todas las religiones con sus dioses más que una creación de la fantasía mística y crédula del hombre, que no ha llegado todavía a la altura de la reflexión pura y del pensamiento libre apoyado en la ciencia, el cielo religioso es un milagro en el que el hombre, exaltado por la fe, halló largo tiempo su propia imagen, opero agrandada y trastornada, es decir divinizada.” 8

Bakunin razona pues, que la existencia de Dios, o la creencia en éste, implica la abdicación de la razón y de la justicia humana, es la negación de la humana libertad y termina, necesariamente, en una esclavitud, no sólo teórica sino práctica 8

_______________________________________________________________________________________

6Obras Completas, tomo III, Bakunin. Ed. Piqueta. Páginas 77 y 78.

7Obras Completas, tomo III, Bakunin. Ed. Piqueta. Página 79.

8 Obras Completas, tomo III, Bakunin. Ed. Piqueta. Página 80.

 FRAGMENTO

“No hay que confundir la teología con la religión, ni el espíritu teológico con el sentimiento religioso. La religión tiene su fuente en la vida animal. Es la expresión directa de la dependencia absoluta en que todas las cosas, todos los seres existen en el mundo se encuentran ante el Gran Todo, ante la naturaleza, ante la infinita totalidad de las cosas y de los seres reales.” 9

 

9 Obras Completas, tomo III, BAkunin. Ed. Piqueta. Página 78, hace referencia a la ley natural.

LAS IDEAS ANARQUISTAS EN ESPAÑA A TRAVÉS DEL IDEARIO

DE RICARDO MELLA

LIBERTAD Y AUTORIDAD

Inutilidad de las leyes

“Quien dice ley, dice limitación; quien dice limitación, dice falta de libertad. Esto es axiomático.

Los que fían a la reforma de las leyes el mejoramiento de la vida y pretenden por ese medio un aumento de libertad, carecen de lógica o mienten lo que no creen.

Porque una ley nueva destruye otra ley vieja. Destruye, pues unos límites viejos, pero crea otros límites nuevos. Y así, las leyes son siempre traba al libre desenvolvimiento de las actividades, de las ideas y de los sentimientos humanos. Es, por tanto, un error, tan generalizado como se quiera, pero error al fin. La creencia de que la ley es la garantía de la libertad. No, es y será siempre su limitación, que es como decir su negación.”

Desde la óptica de Mella las leyes que se consideran indispensables para mantener un orden el equilibrio y la justicia, poseen argumentos tan poco sólidos que ni si quiera aquellos que creen en las leyes saben como sostenerlos. Pero estas explicaciones o razonamientos no justifican nada para el anarquista, al contrario hace más fuerte el sentimiento antilegalista por el que lucha el anarquista.

La sociedad siempre ha dividido a los hombres en dos grandes grupos, los buenos y los malos, si los hombres son malos no pueden hacer las leyes, y si son buenos no hay necesidad de ellas. 11

PSICOLOGIA DE LA AUTORIDAD

“La función hace al órgano”, así pues, “la función autoritaria ha creado el órgano autoridad”, ésta no consta de humanidad, ha perdido aquello que la caracterizaba como ser humano para convertirse a algo bien parecido a la alimaña.

Mella considera que aquel que cae en manos de una ordenanza, una disciplina o legislación se torna en un ser cruel sin nobles sentimientos ni pensamientos, imperando en él instintos malvados. No se trata, pues, de una función autoritaria que vele por la seguridad y la justicia en la sociedad, sino que se trata de una fuerza prepotente, superior a todo.

Se dice que la autoridad ha de ser imparcial, dicha imparcialidad está fuera del alcance de todo aquello a lo que denominamos humano, ya que se la quiere recta, y la rectitud no trata la sensibilidad, a su vez, deja de lado lo humano. “ La autoridad es un abismo que excede los límites de la inteligencia humana. Su psiquis no es la psiquis del hombre aunque el hombre la engendró. Acaso no tiene alma, y si la tiene es alma contrahecha y monstruosa que surgió de lo ignorado y se ejercita en el mal y por el mal dura y perdura. Por el bien de la humanidad, será menester aplastar al monstruo.” 12

______________________________________________________________________

10 ( <<ACCIÓN LIBERTARIA>>, núm. 5 Gijón, octubre 1910), del Ideario de Ricardo Mella, Ed. CNT.

11 (<<ACCIÓN LIBERTARIA>>, núm. 11. Madrid, 1 agosto 1913), del Ideario de Ricardo Mella, Ed. CNT.

12 (<<ACCIÓN LIBERTARIA>>, núm. 16. Gijón, marzo 1911), del Ideario de Ricardo Mella, Ed. CNT.

RESABIOS AUTORITARIOS

La autoridad, y sus “normas”, está establecida desde siempre. La heredamos y educamos a nuestros hijos bajo la misma autoridad a la que hemos estado sometidos nosotros, todos somos prisioneros.

“La anarquía no será entonces la realización voluntaria o forzada de ningún plan previo. Será el instrumento necesario para obtener, como resultado, una organización libre, o una serie de organizaciones libres según el estado moral e intelectual y según la voluntad de los hombres en cada momento… La posibilidad, por medio de la igualdad de condiciones de todas las experiencias, es la afirmación netamente anarquista. El resto o pertenece a la hipótesis o es fruto del autoritarismo.” 13

Libertarios y autoritarios

En este apartado Ricardo Mella considera que son libertarios aquellos que proclaman que fuera de la libertad total de pensamiento y de hecho no hay más que privilegio y opresión. Sin embargo, aquellos que proclaman la subordinación del individuo a la sociedad o al Estado son de tendencia autoritaria, éstos sostienen firmemente que fuera de la potencia del Estado o de la sociedad no hay más que libertinaje y desorden. Para los grupos autoritarios la sociedad es algo preexistente, para los libertarios es un resultado. Se dice que la autoridad ha cristalizado en el entendimiento humano, pero, sin embargo, es el individuo la raíz de todo y el disolvente del autoritarismo es la rebeldía individual, de ella surge la subversión colectiva.

“Perdura el autoritarismo. Pugna la libertad por abrirse paso a través de todas las resistencias. Sin igualdad de condiciones, la libertad es un mito. Sólo entre iguales es posible la justicia. El libertario quiere la libertad total, la igualdad total, la justicia total. El autoritarismo, pese a los siglos, perecerá.” 14

LA ESENCIA DEL PODER

Las dictaduras

Cualquier dictadura es la consecuencia de una autoridad. La dictadura nace en cualquier lugar donde se inicie una dominación. Cualquier hombre se torna en un ser banal al poseer un poder autoritario. “La dictadura es el galardón más estimado del animal que razona.”

Sin embargo, el hombre se ha acostumbrado a verse subordinado, y a estar organizado por alguien “superior” a él. “El determinismo de todas las cosas conduce a la exaltación al triunfador”.

13 ( <<EL LIBERTARIO>>, núm. 5. Gijón, 7 septiembre 1912.) Del Ideario, Ricardo Mella, páginas 81, 82 y 83.

14  (<<EL LIBERTARIO>>, núm. 2. Gijón, 17 agosto 1912) Del Ideario, Ricardo Mella.

No se debe cooperar a falsas redenciones, se debe difundir un espíritu de independencia, imprimiendo la idea real de libertad.

“No se acabará con las dictaduras ayudando a nuevos amos, aunque se llaman republicanos y radicales.”15

EL SOCIALISMO ANARQUISTA

La cooperación libre y los sistemas de comunidad

“El colectivismo anarquista es una reminiscencia de los principios de asociación.”

La idea que tiene un anarquista de colectivismo es muy diferente de la que la tiene un marxista. Lo prioritario en el colectivismo anarquista es el principio del contrato para regular la producción y la distribución. No se acepta el principio comunista “a cada uno según sus necesidades”, el colectivismo anarquista  busca una organización espontánea de la sociedad mediante pactos libres, sin afirmar ni procedimientos ni un resultado obligatorio.

Mella entiende por cooperación libre el concurso voluntario de un número indeterminado de hombres para un fin común. La comunidad es una forma de convivencia que se establece mediante la propiedad común de las cosas.

No importa si se es comunista, anarquista o colectivista, no hay un determinado adjetivo; lo que cuenta es aquello a lo que llamamos “socialismo anarquista”.

Cualquier anarquista es, por definición, socialista y está por la comunidad, al igual que las demás doctrinas relacionadas con el socialismo y la comunidad, ya que el socialismo es un grado de ésta. Por lo tanto nos encontramos ante un principio común, que llevará a diferentes doctrinas que harán evolucionar este principio, igual para todos, y derivarlo en un modo de ver muy distinto al inicial.

Las diferencias surgen tan pronto se trata del modo o modos de producir y distribuir la riqueza.

El anarquista se librará del dogma y de la autoridad, en ello destacará su doctrina. El anarquista afirma la justicia y la necesidad de la posesión común de la riqueza en común de todas las cosas, ya que si no existe comunidad la autonomía tampoco se podría llevar a cabo.

“Sistematizar el ejercicio de la autonomía es contradictorio. Libre el individuo y libre el grupo, nada puede obligarle a adoptar tal o cual sistema de convivencia social. Nada será asimismo bastante poderoso para determinar una dirección uniforme en la producción y distribución de la riqueza.”.

_________________________________________________________________________

15 (<<ACCIÓN LIBERTARIA>>, núm. 9. Madrid, 18 julio 1913.) De Ideario, Ricardo Mella, páginas 137, 138, 139, 140, 141, 142, 143 y 144.

La anarquía es la cooperación libre, dentro de la que toda práctica de comunidad tiene espacio adecuado. Bajo el “socialismo anarquista” se deben agrupar todos. El anarquismo y la verdadera idea cooperación libre se basa en algo tan genuino como la libertad de acción. 16

TÁCTICA LIBERTARIA

Las ideas anarquistas se basan en la emancipación general, y por supuesto, la emancipación obrera. No se basan en hacer política de clase, simplemente se permite la expresión y en este ideal y conducta se basa el anarquismo, ayudando siempre a la clase trabajadora.

El anarquismo es un ideal obrero, donde todos los hombres de buena voluntad pueden afiliarse a él en la defensa de las comunes aspiraciones.

La propaganda se llevará al obrero, haciendo que éste reaccione y se implique en la lucha. Se lleva pues dicha propaganda al seno de las agrupaciones obreras donde se deberá actuar con los principios del anarquismo; es en estas sociedades corporativas donde la influencia de la lógica anarquista ha de dejarse sentir si se quiere que el pueblo llegue a conocer las ideas y la táctica anarquista.

El anarquista conoce las dificultades de esta intervención, dado que las opiniones que éste tiene suelen ser contrarias en la mayoría de las asociaciones obreras. Una vez el obrero escuche y tenga conocimiento de su explotación se situará frente a frente del capitalista, y la hasta ahora sumisión se convertirá en rebeldía. Actualmente, el proletariado se halla en una actitud de constante rebeldía, ello se debe a la propaganda socialista, al espíritu de asociación y de lucha que siempre hay en las sociedades obreras.

Las luchas económicas implican, en una sociedad obrera, la aceptación de sus limitadas aspiraciones. Se necesita de una sociedad obrera educada en el determinado trabajo que lleve a cabo para la emancipación integral de la humanidad. El trabajador necesita acostumbrarse y conocer la libertad, el obrero necesita sentir la rebeldía, la independencia y la emancipación. Ello, no se ha llevado a cabo. La táctica anarquista simplemente propone: “ Lo que juzgamos indispensable es vivir el ambiente obrero, propagar en medio de los obreros educar y educarnos para la libertad entre la multitud de aquellos nuestros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: