CNT – I

CNT

Palabra Final

 

“Trabajador, esta es la Confederación Nacional del Trabajo: una organización sindical revolucionaria e independiente que lucha por el comunismo libertario por medio de la acción directa. En la CNT existe el marco en el que el proletariado militante ha desplegado en nuestro país sus energías creadoras más grandes. La CNT te ofrece un lugar de lucha en contra del capital y en contra del Estado, una solidaridad que reafirma tu voluntad de transformación social, un instrumento internacionalista con todos los trabajadores de la tierra. En la milicia confederal aprenderás a conocerte a ti mismo y a conocer a los demás.

           La  CNT eres tú: defendiéndola te defiendes.”

En memoria de J.A.B.“el Jove”

(1913-1991), mi abuelo,

y de mi amigo F.P.(1920-2002)

INTRODUCCIÓN

Recuerdo la figura de mi abuelo, un hombre duro y de penetrante mirada, luciendo infinitud de cicatrices por su cuerpo…, recuerdo que mi padre y yo nos sentábamos cerca de la chimenea mientras él contaba historias “fantásticas”, épicas, de valor y sangre. Yo atendía como si me estuvieran contando un cuento, mientras mi padre preguntaba cosas, algunas las entendía, otras no.

Me parecía imposible que aquel hombre de palabras sencillas, tolerante y fraternal, se viese envuelto en aquella pesadilla sin sentido.

Recuerdo su sonrisa levantando el puño, después una gran carcajada. Yo también me reía sin saber muy bien porqué. Hablaba de “grandes hombres” y odiosos fascistas, comunistas…, muchas cosas acababan en “istas”.

Hablaba de una lucha…, mientras fumaba y su cara quedaba borrosa por el humo que parecía envolverle al salir de su pipa, a veces sus ojos se quedaban fijos en el suelo, durante algunos segundos…, después, sin previo aviso, sonreía y seguía hablando: “Yo estuve en el infierno…, no, no está bajo tierra, estuvo en el Ebro…”.

No sabía bien de qué hablaba, pero aunque sólo tenía trece o catorce años sabía que aquello era “malo”, “muy malo”.

Mi abuelo murió aquel año…, en abril de1991, pero dejó un montón de palabras…, unas escritas en cartas, otras el viento no pudo arrebatarlas de mi  mente.

En fin, sin demorarme más, estaba claro que yo no quería hacer una investigación puramente histórica…, yo quería volver a hablar con mi abuelo…, no, no se trataba de hacer espiritismo, sino de buscar la verdad, o al menos intentarlo, a través del punto de vista de los que estuvieron allí…, no de los que meramente se sentaron a escribir lo que leemos…, yo quería hablar con más ex-habitantes del infierno, y esta investigación demuestra que lo conseguí…, y no, no descubrí nada nuevo, o tal vez sí, porque es diferente leer un libro de terror que entrevistar a un personaje real de una auténtica historia de miedo. Mi abuelo era anarquista, eso lo supe mucho después de su muerte, por ello, he basado mi investigación en el anarquismo y en la ilusión de los anarquistas que lucharon por una sociedad libre durante la IIª República y la Guerra Civil Española.

Gracias a ellos he entendido a qué “infierno” se refería mi abuelo y he conocido a grandes luchadores.

En un principio, basamos la investigación en la historia oral, es decir, explicada a través de los verdaderos protagonistas…, pero al poco tiempo tuvimos que cambiar la estructura del trabajo, ya que, los antihéroes no eran eternos y se morían. Durante esta investigación reviví la muerte de mi abuelo. Moría el 2 de septiembre F. P, un hombre de honor al que había tenido el placer de entrevistar apenas un mes antes…, le llamé a finales de septiembre para interesarme por su salud y para saber como iba el libro que estaba escribiendo y que iba a publicar por primera vez…, respondió su hija y me dijo que había fallecido…

A veces oigo su voz en mi grabadora y me entristezco porque nadie más podrá hablar con él, nadie más podrá sentir la verdad a través de sus aladas palabras que hacían que percibieras la amargura y el amor que nos aporta el anarquismo.

Por ello, quiero agradecer a F. P. su colaboración, aunque no pueda decírselo personalmente, pero debía brindarle un tributo, un “a las barricadas”, un adiós humilde de alguien a quien trató como a su compañero de lucha por el mero hecho de escuchar sus palabras, su mayor tesoro.

Pero no todo ha sido impotencia, porque gracias al anarquismo he conocido a grandes personas, y sobre todo a alguien en especial, con quien mantengo una gran amistad: mi amigo y compañero F. A. F., al que agradezco que me escriba fraternales epístolas, llenas de amor, sabiduría y anarquismo; y espero y deseo que este sentimiento, que ha nacido de las ideas, sea perenne hasta el final del tiempo.

F. ha sido un gran colaborador que me ha enviado documentos de gran relevancia y lo más importante su visión personal, que he ido conociendo poco a poco, pero que me ha ensanchado el alma, y me ha hecho mejor persona.

También debo nombrar a otros grandes luchadores que me han ayudado y han aportado datos que me han servido para unificar y dar el formato que hoy tiene esta investigación.

Debo nombrar pues: a A. C., escritor y poeta anarquista con el que inicié mi trabajo, a J. E. I., a un testimonio femenino que no quería que diese su nombre pero a la que agradezco su aportación, ya que se trata de una visión femenina, la única que he podido aportar.

A A. P., un escritor anarquista, de gran cultura y de grandes gestos.

A J. G., un cínico anarquista, de gran sentido del humor y con el cual pasé un gran rato.

A J. A. C., al que considero mi amigo y con el cual mantengo una relación fraternal. Agradezco su confianza, ya que este gran hombre con sólo verme me ofreció su casa y me prestó veintiséis libros sin saber si yo era de fiar.

También debo dar las gracias a T. R., y a un vecino y amigo que no quiere ser nombrado, pero al que agradezco su colaboración y amistad de hace años.

(Por una cuestión de respeto y consideración con sus familias he omitido los nombres de los entrevistados, ya que algunos hoy ya no cuentan con nosotros.)

En definitiva, en las sucesivas páginas, no encontrarán un trabajo meramente bibliográfico, para eso están los historiadores y sus libros. Yo he intentado exponer, dentro de un trágico contexto histórico, las vidas, esperanzas e ilusiones de unos hombres y mujeres que lucharon, vivieron y murieron por una idea: el anarquismo.

OBJETIVOS

El objetivo básico de este trabajo de investigación era, en un primer momento, conocer a través de la historia oral la visión de los anarquistas que vivieron la IIª República y la Guerra Civil Española. Ello lo conseguimos, pero tuvimos que reducir el número de entrevistas, ya que la existencia de anarquistas vivos en mi ciudad, era escasa, incluso mientras realizaba mi trabajo moría F. P., uno de los anarquistas entrevistados…

Así pues, reducimos el número de entrevistas, de veinte a diez, y buscamos a anarquistas por Cataluña e incluso en Francia. A través de ellos hemos obtenido una historia diferente y subjetiva, pero no menos subjetiva de lo que lo puede ser un libro de historia, escrito por alguien de ideas relativas que las puede moldear arbitrariamente.

De modo que después de diversos inconvenientes y de diferentes modificaciones de la estructura del trabajo, nos centramos en varios objetivos; uno de ellos era estudiar los orígenes de la ideología anarquista a través de los autores más característicos que difundieron sus ideas, Bakunin y Mella en España.

Otro de los objetivos era conocer la práctica revolucionaria anarquista en la que se viese reflejada la lucha, en la que se sostiene la parte teórica ácrata, en un momento concreto de la IIª República, el periodo posterior a las elecciones de noviembre de 1933, cuando se produjo la victoria del centro derecha y profundizar este anarquismo situándolo en España centrándolo en la CNT, con el objetivo de demostrar la influencia de ésta en las acciones ácratas de la época; realizar una visión de la IIª República a través de la prensa de la época, concretamente, nos hemos centrado en dos periódicos de relevancia: El Sol, un diario bastante objetivo, y El Debate, un periódico claramente inclinado hacía la derecha, cabe destacar que lo dirigía la CEDA.

Por último queríamos realizar entrevistas a cenetistas de la época, con el objetivo de visionar los hechos acaecidos en la IIª República y en la Guerra Civil, desde el punto de vista ácrata, y a su vez relacionar las diferentes entrevistas y así, extraer una idea general y veraz de, la que yo considero, la auténtica realidad histórica de los hechos más importantes y relativamente recientes que ha vivido España.

METODOLOGÍA:

Para realizar esta investigación tuvimos que documentarnos en el anarquismo, utilizamos mucho material bibliográfico, el cual fue necesario para dar nociones básicas de dicho movimiento social, y profundizamos en aquello que consideramos vital e indispensable para entender esta visión social.

Entre los diferentes libros de los que me he servido para hacer esta investigación, quisiera destacar La conquista del pan de Kropotkin, por ser un libro con el cual he disfrutado y que refleja claramente como sería una sociedad anarquista con sus pros y sus contras. También ha sido útil la lectura de Bakunin, ya que es el creador del anarcocolectivismo; aunque yo he entendido mucho mejor sus ideas a través de la visión del español Ricardo Mella, ya que su manera de escribir es más amena y más fácil de comprender.

También me he ayudado de El Eco de los pasos de García Oliver para entender mayo de 1937, aunque no me ha servido de mucho, ya que no es un libro objetivo, es pura política y la visión de los entrevistados hacia este personaje me han hecho prejuzgarle.

Luego nos servimos de la prensa para reflejar la práctica anarquista, y por supuesto, para mostrar la visión que la prensa ofrecía a la sociedad. Para ello, escogimos los dos periódicos más relevantes de la prensa de la época, El Sol (de centro derecha) y El Debate, ambos de ideologías muy poco afines.

Finalmente, realizamos las entrevistas a excombatientes y a no combatientes anarquistas, para mostrar “la cara oculta” de aquellos que practicaron el anarquismo, extrayendo así, una postura más humana.

IDEOLOGÍA  DEL  ANARQUISMO

El anarquismo es una  teoría de salvación del proletariado que se caracteriza por el rechazo al Estado (deseando la destrucción de éste), la eliminación de la propiedad privada, el paso de los medios de producción al trabajador y la búsqueda de la libertad del ser humano.

BAKUNIN

La ideología de Bakunin es materialista, en el sentido de que todo es materia y no hay espíritu, “el ser humano está supeditado a las leyes de la naturaleza”. 1

El concepto de libertad en Bakunin se reduce a la capacidad de desarrollar las potencias intelectuales morales y físicas del ser humano, los únicos límites que éste tiene son las leyes de la Naturaleza.

La propuesta revolucionaria de Bakunin la llevará a cabo el campesinado, los pasos que esta revolución seguirá son los siguientes:

                        1º.- La toma del poder municipal.

                        2º.- Situar a los revolucionarios en los municipios.

                        3º.-Expulsar al sacerdote, al terrateniente y al funcionario.

                        4º.-La expropiación de las tierras, que pasarán al campesinado.

                        5º.- El establecimiento de la Comuna.2

La Comuna, es una unidad de producción agraria donde la propiedad es colectiva, no existen mandos (sin embargo en el trabajo se elegirá a un encargado que organizará el trabajo), todo lo acordará la asamblea de trabajadores y cuando acabe el trabajo este jefe dejará de serlo.

Se generará una Federación de Comunas, donde los representantes carecerán de poder). 3

De la ideología de Bakunin surgirá el anarcocolectivismo.

________________________________________________________________________

1Del tomo I de las Obras Completas de Bakunin.

2 Del tomo II de las Obras Completas de Bakunin.

3 Del tomo III, junto al tomo IV, de las Obras Completas de Bakunin. Estas ideas las intena reflejar a través de la Liga de la Paz y de la Libertad, ubicada en Ginebra, 1876, y dirigida por Bakunin (Comité Central). Página 43.

Bakunin, en 1876, propone al Comité de la Liga de la Paz:

            1º.- Establecer las condiciones y preparar los elementos de un nuevo congreso;

2º.- Organizar la liga, siempre que se pueda, en todos los países de Europa y extenderla a América e instituir  en cada país comités nacionales y subcomités provinciales, dejando a cada uno de ellos la autonomía legítima necesaria, y subordinándolos todos, jerárquicamente, al Comité central de Berna. Dar a esos comités plenos poderes y las instrucciones necesarias para la propaganda y para la recepción de nuevos miembros, y para contribuir en esa propaganda, fundar un periódico. En las propuestas de la Liga se ve reflejado el lema “ni Dios, ni Estado, ni patrón”.

            3º.- para contribuir en esa propaganda, fundar un periódico. 4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: