LA HORMIGA Y LA CIGARRA.

 
ES DE MI AMIGA YuRiKo   
  El caballero de la triste figura.
 Ernesto.
 
Había una vez una Hormiguita y una Cigarra que eran muy amigas. Durante
todo el otoño la Hormiguita trabajó sin parar, almacenando comida para el
invierno. No aprovechó el sol, la brisa suave del fin de tarde ni de la
charla con amigos tomando una cervecita después de un día de labor.
 Mientras, la Cigarra sólo andaba cantando con los amigos en los bares de
la ciudad, no desperdició ni un minuto siquiera, cantó durante todo el
otoño, bailó, aprovechó el sol, disfrutó muchísimo sin preocuparse con el
mal tiempo que estaba por venir. Pasados unos días empezó el
frío, la Hormiguita, exhausta de tanto trabajar se metió en su pobre
guarida repleta hasta el techo de comida.
Pero, alguien la llamó por su nombre desde afuera y cuando abrió la
puerta
tuvo una sorpresa cuando vio a su amiga Cigarra dentro de una Ferrari y
con
un valioso abrigo de pieles.
La Cigarra ledice:
Hola amiga! Voy a pasar el invierno en París. Podrías cuidar de mi
casita?
La Hormiguita respondió: pero claro! Sin problemas. Pero qué ocurrió?
Dónde conseguiste el dinero para ir a París, comprar este Ferrari, y ese
abrigo tan bonito y caro? Y la Cigarra respondió:Imagínate que yo estaba cantando en un bar la semana pasada y a un >
productor le gustó mi voz… y firmé un contrato para hacer shows en París.
A propósito, necesitas algo de allá?
Sí, dijo la Hormiguita; Si te lo encontrás a La Fontaine (autor de la
fábula original), mándalo de mi parte a la conch….$()%$#¡[]?&@dre!Moraleja:
Aproveche la vida, sepa dosificar trabajo y diversión, pues trabajar
demasiado sólo trae beneficios en las fábulas de La Fontaine. Trabaje,
pero disfrute de la vida, ella es única. Si no encuentra su media
naranja,
no se desanime, busque un medio limón, póngale azúcar, ron y hielo y a la
mierda, ¡¡¡SEA FELIZ!!!
Y recuerde, vivir sólo para trabajar hace muy bien….. al patrimonio del
Patrón
 

!!!VIVE LA VIDA ANTES QUE LA VIDA TE VIVA A TI…,
…PERO TAMPOCO HUEVEES TANTO!!!

 
 

IMAGENES

imagen

imagen

imagen
imagen


ERNESTO

POEMAS.

JOSÉ ANGEL BUESA

CARTA A USTED

Señora:

Según dicen ya tiene usted otro amante.
Lástima que la prisa nunca sea elegante.
Yo sé que no es frecuente que una mujer hermosa,
se resigne a ser viuda, sin haber sido esposa.

Y me parece injusto discutirle el derecho
de compartir sus penas sus goces y su lecho
pero el amor señora cuando llega el olvido
también tiene el derecho de un final distinguido.

Perdón... Si es que la hiere mi reproche... Perdón
aunque sé que la herida no es en el corazón
Y para perdonarme... Piense si hay más despecho
que en lo que yo le digo, que en lo que usted ha hecho.

Pues sepa que una dama con la espalda desnuda
sin luto en una fiesta, puede ser una viuda.
Pero no como tantas de un difunto señor
sino para ella sola, viuda de un gran amor.

Y nuestro amor recuerdo, fue un amor diferente
al menos al principio, ya no, naturalmente.

Usted será el crepúsculo a la orilla del mar,
que según quien lo mire será hermoso o vulgar.
Usted será la flor que según quien la corta,
es algo que no muere o algo que no importa.

O acaso cierta noche de amor y de locura
yo vivía un ensueño y... y usted una aventura.
Si... usted juró cien veces ser para siempre mía
yo besaba sus labios pero no lo creía.

Usted sabe y perdóneme que en ese juramento
influye demasiado la dirección del viento.
Por eso no me extraña que ya tenga otro amante
a quien quizás le jure lo mismo en este instante.

Y como usted señora ya aprendió a ser infiel
a mí así de repente me da pena por él.

Sí es cierto... alguna noche su puerta estuvo abierta
y yo en otra ventana me olvidé de su puerta
O una tarde de lluvia se iluminó mi vida
mirándome en los ojos de una desconocida.

Y también es posible que mi amor indolente
desdeñara su vaso bebiendo en la corriente.
Sin embargo señora... Yo con sed o sin sed
nunca pensaba en otra... si la besaba a usted.
Perdóneme de nuevo si le digo estas cosas
pero ni los rosales dan solamente rosas.
Y no digo estas cosas por usted ni por mí
sino por... por los amores que terminan así.
Pero vea señora... que diferencia había
entre usted que lloraba... y yo que sonreía.
Pues nuestro amor concluye con finales diversos
usted besando a otro... Yo escribiendo estos versos.
_____________________________________________________

CANCIÓN DEL AMOR QUE PASA

 
Yo soy como una nube que da sombra un instante;
soy una hoguera efímera que no deja una brasa.
Yo soy el buen amor y el mal amante.
Dime adiós y sonríeme: Soy el amor que pasa...

Soy el amor que olvida pero que nunca miente,
que muere sonriendo porque nace feliz.
Yo paso como un día fugazmente;
y aunque se siembra un ala nunca tendrá raíz.

No intentes retenerme: déjame que vaya
como el agua de un río que no vuelve a pasar…
Yo soy como una ola en una playa
pues las olas se acercan pero vuelven al mar…

Soy el amor de amar que odia lo inerme
que se lleva el perfume pero deja la flor…
Dime adiós y no intentes retenerme:
Soy el amor que pasa… pero soy el amor.
_________________________________________________

No era amor

No era amor. Fue otra cosa
Pero según murmuran en la ciudad aquella,
yo cometí el delito de inventarte una estrella,
y fue tuyo el pecado de ofrecerme una rosa.

No era amor, no era eso
que se enciende en la sangre como una llamarada;
Era mirar tus ojos y no decirte nada
o acercarme a tu boca sin codiciar un beso.

Tarde para mi hastío,
tarde para tu angustia de mariposa en vano,
era como dos ciegos que se daban la mano,
como dos niños pobres, tu corazón y el mío.

Nada más. Ni siquiera
suspirar en la lluvia de una tarde vacía,
No era amor, fue otra cosa. No sé lo que sería
Yo sé que es triste que nadie lo creyera.
______________________________________________

Mi corazón se siente satisfecho

Mi corazón se siente satisfecho
de haberte amado y nunca poseído:
así tu amor se salva del olvido
igual que mi ternura del despecho.

Jamás te vi desnuda sobre el lecho,
ni oí tu voz muriéndose en mi oído:
así ese bien fugaz no ha convertido
un ancho amor en un placer estrecho.

Cuanto el deleite suma a lo vivido
acrecentado se lo resta el pecho,
pues la ilusión se va por el sentido.

Y, en ese hacer y deshacer lo hecho,
sólo un amor se salva del olvido,
y es el amor que queda insatisfecho.