PARÁBOLAS.

Era un niño que soñaba

un caballo de cartón.

Abrió los ojos el niño

y el caballito no vio.

Con un caballito blanco

el niño volvió a soñar;

y por la crin lo cogío…

¡Ahora no te escaparás!

Apenas lo hubo cogido,

el niño se despertó.

Tenía el puño cerrado.

¡El caballito voló!

Quedóse el niño muy serio

pensando que no es verdad

un caballito soñado.

Y ya no volvió a soñar.

 Pero el niño se hizo mozo

y el mozo tuvo un amor,

y a su amada le decía:

¿ Tú eres de verdad o no?

Cundo el mozo se hizo viejo

pensaba:Todo es soñado

y el caballo de verdad.

Y cuando vino la muerte,

el viejo a su corazón

preguntaba:¿ Tú eres un sueño?

¡Quién sabe si despertó!                                   [      MACHADO   ]

ERNESTOLunaSol

 

SONETO AMOROSO DEFINIENDO EL AMOR.

Es hielo abrasador, es fuego helado,

es herida que duele y no se siente,

es un soñado bien, un mal presente,

es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,

un cobarde, con nombre de valiente,

un andar solitario entre la gente,

un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,

que dura hasta el postrero parasismo;

enfermedad que crece si es curada.

Este en el niño Amor, éste es un abismo.

¡Mirad cuál amistad tendrá con nada

el que en todo es contrario con nada

el que en todo es contrario de sí mismo!

                QUEVERO 

ErnestoLunaSol